Vicente Fox, cómo hacerse millonario

Entrevista con Raúl Olmos

Raúl Olmos y Valeria Durán exponen su libro Fox, negocios a la sombra del poder (Grijalbo, 2017) los múltiples —y en algunos casos oscuros— negocios que el político y empresario tiene en la actualidad.

Vicente Fox llega a la Presidencia.

En el tránsito mexicano a la democracia uno de los personajes centrales lo fue Vicente Fox Quesada, el primer candidato presidencial postulado por la oposición que logró derrotar al PRI. Así, tras setenta años de dominio del partido oficial en nuestro país se logró la alternancia en el Poder Ejecutivo.

Muchas son las visiones y puntos de vista acerca del desempeño del gobierno encabezado por Fox, pero ahora nos ocupa un tema en particular: la prosperidad personal y familiar que, desde una situación logró construir desde el ejercicio del poder, y que incluso ha logrado acrecentar después.

Ése es el asunto principal que Raúl Olmos, en colaboración con Valeria Durán, desarrolla a profundidad en su libro Fox, negocios a la sombra del poder (Grijalbo, 2017), en el que se detallan los múltiples —y en algunos casos oscuros— negocios que el político y empresario tiene en la actualidad.

Se trata de la historia de la transición de Fox a la prosperidad: como se dice en la introducción del libro, “si se conociera la verdadera 3 de 3 de Vicente Fox Quesada, sabríamos que el empresario que llegó a la presidencia en 2000 quebrado y con deudas millonarias, ha participado en más de treinta empresas, y que su familia —hermanos, hijos, sobrinos, cuñados, hijastros— prosperó hasta extenderse en negocios en negocios inmobiliarios, de seguridad electrónica, productos milagro y, por supuesto, agropecuarios. Sus hermanos —que él ayudó a rescatar— son hoy socios de algunos de los empresarios más importantes de México”.

¿Por qué investigar a Vicente Fox y publicar un relato pormenorizado de un empresario quebrado que floreció con su llegada a la Presidencia de la República?

Sobre ese trabajo de investigación conversamos con Olmos, periodista con tres décadas de trayectoria, quien ha colaborado en publicaciones como Proceso, Emeequis, Animal Político y El Financiero, además de que fue director editorial de AM, de León. Ha obtenido diversos premios: el Nacional de Periodismo (2009), Latinoamericano de Periodismo de Investigación, el Alemán de Periodismo Walter Reuter, el Internacional de Solidaridad con los Refugiados. Autor de tres libros, es investigador de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

—¿Por qué investigar a Vicente Fox y publicar un relato pormenorizado de un empresario quebrado que floreció con su llegada a la Presidencia de la República?

—Era un tema inexplorado. Se había hablado de Fox como personaje, envueltos en escándalos de corrupción, él, su familia y su círculo más cercano, pero no se había abordado su aspecto en la prosperidad, que, además, contrasta con sus dichos: cada vez que habla de su pensión presidencial la defiende diciendo que es una persona necesitada, que de eso vive, y coloquialmente ha dicho que le sirve para “comer frijolitos”, que con eso va saliendo adelante, además de que frecuentemente está en cartera vencida porque es una persona ajustada a lo que recibe.

”Me interesaba mostrar la ruta de prosperidad de Fox, mostrar que esa postura que repite no concuerda con la forma tan holgada en la que vive. Esto es muy sencillo: simplemente hay que visitar su rancho y darse cuenta del contraste que existía antes de que fuera presidente, con la prosperidad en la que ahora viven él y su familia, en una gran extensión de tierra.

”Quiero mostrar este contraste entre el Fox que dice que es una persona necesitada y el que tiene una multitud de facetas: empresario, conferenciante, gestor de empresas extranjeras (“coyote de lujo”, digamos) y cabildero. Es una gran cantidad de ingresos la que ha ido generando, y lo más cuestionable del asunto: no tendría nada de malo si él fuera un empresario exitoso, pero lo que cuestionamos (me refiero también a la coautora, Valeria Durán) es que estos negocios los tejió gracias a la red de intereses que hizo cuando fue presidente. De allí el título: Fox, negocios a la sombra del poder.

—¿Cuáles fueron los principales problemas y obstáculos que tuvieron que enfrentar para hacer la investigación? En el libro veo desde el miedo a declarar de los ejidatarios de San Cristóbal hasta la negativa de la PGR para proporcionar información sobre Fox.

—El enfoque original del trabajo era solamente mostrar la multitud de actividades que venía desempeñando Fox, sus negocios que identificamos en los distintos registros públicos: al menos 106 empresas ligadas a su familia más cercana, en las que participan él, su esposa, sus hijos, sus hermanos y sus sobrinos. Resulta que opera de forma muy cohesionada y no se puede explicar su desarrollo sin la figura de Vicente apadrinándola.

”Ése era el trabajo original: cómo esta red de empresas de la familia se había extendido y fortalecido a partir de que él fue presidente. Así, vamos mostrando cómo año con año se fue incrementando el número de empresas y cómo fue creciendo a la par de que avanzaba la presidencia de Fox.

”Pero luego nos topamos con otros datos que nos parecieron más reveladores: los que mostraban que él, e incluso su pareja desde su gobierno, habían realizado negocios dudosos. Nos encontramos con una investigación que hizo la Secretaría de la Función Pública (SFP), que sigue con carácter de secreta y es información reservada todavía, expediente en trata de una transferencia de al menos 27 millones de pesos que nunca habían sido reportados en su declaración patrimonial, y le pedían a Fox que explicara el origen de este dinero.

”Al hacer una revisión de a qué correspondía esa transferencia nos sorprendimos de que una gran parte era de utilidades que le reportaba la empresa Estrella Blanca a uno de los hijos de Marta Sahagún; pero, además, la cuenta a la que se reportaba era manejada de forma mancomunada por ella.

”Esto fue un filón distinto que le dio un giro a la investigación, y por eso arrancamos el libro mostrando los 27 millones que Fox ocultó y que derivaron en una investigación de la SFP que integró un expediente que fue turnado a la PGR para que investigara posibles ilícitos cometidos por el expresidente.

“Por eso arrancamos el libro mostrando los 27 millones que Fox ocultó y que derivaron en una investigación de la SFP que integró un expediente que fue turnado a la PGR para que investigara posibles ilícitos cometidos por el expresidente.”

”Las trabas que la investigación fue encontrando posteriormente fue tener acceso a ese expediente: una vez que lo conocimos y quisimos tener copia de todo el volumen, más de 6 mil fojas, se nos negó por la SFP, con un argumento que a mí me parece absurdo: que no conservó copia. Es realmente increíble porque, aun cuando le hayan turnado el expediente a la PGR, ellos deberían haber conservado un volumen. A mí me pareció que fue una forma de ocultar información.

”Luego, cuando acudimos a la PGR, ésta nos dio una respuesta aún más sorpresiva: once años después de que Fox había dejado la Presidencia seguía abierta una carpeta de investigación en su contra, y nos negaban el acceso al expediente con el argumento de que si se daba a conocer había la posibilidad de que las personas involucradas en presuntos delitos pudieran destruir pruebas o huir.

”Entonces nos negaron la información, pero más que la negativa lo que nos sorprendió fue descubrir que seguía abierta una investigación contra Fox, lo que nos llevó a inferir que si esta investigación se mantiene abierta o un poco congelada, pudiera ser utilizada incluso como moneda de canje o chantaje por el actual gobierno para tener de su lado a Fox (como ha ocurrido).

”Eso explicaría mucho por qué él se muestra tan dócil, tan dispuesto a todo lo que es el gobierno de Enrique Peña Nieto.

—En el libro a eso le llaman “Pacto de San Cristóbal”, cuando en 2010 Peña Nieto fue a visitar a Fox. Es evidente que obtiene algo a cambio del apoyo del presidente, pero ¿éste que ha ganado con ese arreglo?

—Un respaldo pleno de un personaje que lo mismo genera simpatías que odios y molestias. Creo que sumar a un personaje de este tamaño le resultaba benéfico en su momento al gobierno de Peña Nieto. Incluso ahora que se busca detener de alguna forma el avance que ha tenido López Obrador, allí está Fox declarando abiertamente que va a hacer todo lo posible para frenarlo.

”Le sirvió a Peña Nieto como un personaje que impulsó las reformas, la energética en concreto, ya que siempre salió a defender abiertamente al presidente. Entonces en el momento en que el actual mandatario busca tener aliados, creo que la figura de Fox le resultó importante.

”¿Qué ganó Peña Nieto? A lo mejor menos de lo que ganó Fox, quien obtuvo cierta inmunidad ya que no se le tocó, pero dio algún apoyo, que es de lo que está ávido el presidente. Tal vez obtuvo un aliado desequilibrado, porque de repente da y de repente no.

—Las disputas legales de la familia Fox vienen de muy lejos, cuando menos desde el cardenismo. Hubo un problema agrario sobre su rancho, que se solucionó setenta años después, resuelto por Vicente al aprovechar algunos programas del gobierno.

—Creo que sí representaba un conflicto de interés. Desde que se dio un decreto de expropiación y de formación del ejido de San Cristóbal, pasaron casi siete décadas para que llegara una resolución. Fueron años de conflictos entre campesinos y la familia Fox para que se delimitaran las zonas del ejido y de la propiedad de ésta. Hubo un jaloneo intenso. La mayor parte del pleito era por las mejores tierras del ejido, que son las de riego.

”Nosotros tuvimos acceso a expedientes muy antiguos y voluminosos del Archivo Agrario Nacional, donde había mapas donde se mostraba cómo se fue modificando el reparto. En distintos decretos decían “este pedazo le corresponde a los ejidatarios”, pero luego se modificaba y se iba alterando. Hay un mapa que nos llamó la atención, con un lindero donde decía abiertamente “Vicente Fox”, en uno de los acuerdos donde se estableció que se les restituían tierras a los ejidatarios y que tocaban la propiedad de Vicente Fox. Él se manifestó, impugnó, etcétera, y logró que esas tierras se le restituyeran. Pero luego hay otro plano donde mostraba una presa dentro del ejido, y revisando y cotejando el mapa de aquel entonces con el actual, resulta que sobre lo que fue esa presa Vicente construyó su casa.

”Nosotros le preguntamos: “¿Cómo es posible?, ¿por qué construyó usted su casa sobre lo que era la presa?” Nos dijo: “Lo que era propiedad de los ejidatarios era el agua. Pero como la presa se secó pues ya no hay agua que repartir”. De esa forma insólita justificaba que su casa se había construido sobre lo que alguna vez fue el vaso de la presa.

”Pasaron los años, y seis meses antes de que dejara la Presidencia fue emitido un decreto en el que finalmente se dio solución jurídica sobre la posesión de las tierras, y una porción de las tierras que estaban en disputa pasan a manos de la familia Fox. Si esto se hubiera resuelto después de haber dejado el cargo tal vez no hubiera despertado tantas suspicacias. Pero creo que hay un conflicto de interés porque durante su gobierno resolvió una posesión de tierras que lo benefició tanto a él como a su familia.

Nosotros le preguntamos: “¿Cómo es posible?, ¿por qué construyó usted su casa sobre lo que era la presa?” Nos dijo: “Lo que era propiedad de los ejidatarios era el agua. Pero como la presa se secó pues ya no hay agua que repartir”.

—¿Cuál era el estado general de las finanzas de Vicente Fox al llegar a la Presidencia de la República en 2006? Se menciona que sus empresas estaban en quiebra y con millones de dólares en deudas. Para entonces ya había sido gobernador de Guanajuato.

—Considero que hasta el momento en que Fox fue gobernador mantuvo una línea de honestidad que se manifestaba en su forma de vida. Se veía que era una persona con limitaciones económicas; uno pensaría en los actuales gobernantes, que se pueden servir con cuchara grande y cubrir sus carencias. Uno ve en la declaración patrimonial de aquella época de Fox, y reportaba, por ejemplo, una camioneta vieja, unos muebles no ostentosos y una deuda de alrededor de 70 mil pesos con quien en aquel entonces era su mejor amigo, Lino Korrodi. Éste nos platicaba que una parte de esos préstamos habían sido para sacarlo de algún apuro. Entonces uno observa en ese momento un Fox con carencias, humilde, o cuando menos de condición modesta.

”Pero al llegar a la Presidencia dio un viraje en su compotamiento. Creo que hasta la elección de 2000 todavía era un personaje con principios y convicciones democráticas y de justicia social, y que eso es lo que movió a la sociedad a votar por él.

”Pero luego en la Presidencia fue dando un giro que creo que tiene que ver mucho con la influencia que tuvo sobre él Marta Sahagún, una mujer ambiciosa y de intereses. Ese viraje se manifestó cada vez más, y cuando dejó el cargo llegó al punto de que llegó a alianzas que antes podríamos pensar imposibles, como a la que llegó con los priistas, al punto de que el personaje que sacó al PRI de la Presidencia es el mismo que doce años después lo ayudó a volver al poder.

”Ese giro lo dio con el interés particular de obtener beneficios, según mostramos y documentamos en el libro.

—En diciembre de 2007 se inició la investigación sobre Fox por enriquecimiento ilícito, por sobornos, por pagos de favores e incluso por cohecho, algunos de los cuales ya podrían haber prescrito. ¿Por qué se inició entonces esa investigación? Su sucesor era su compañero de partido, Felipe Calderón.

—No hay que olvidar que en 2004 Calderón dejó el gabinete de Fox, pero no porque él haya querido —era el secretario de Energía— sino que literalmente Vicente lo echó del gabinete porque en aquel entonces Felipe se atrevió a manifestar públicamente su interés por ser candidato a la Presidencia de la República por el PAN.

”Entonces hubo un rompimiento porque el gallo de Fox era Santiago Creel; al final Calderón llegó a ser candidato a la Presidencia. Cuando alcanzó el poder el gobierno de Calderón inició una investigación sobre Vicente, quien lo atribuye a una venganza. El rompimiento se dio totalmente; fue cuando en 2010 llegaron a casa del expresidente, le tocaron y le dijeron: “Señor, aquí tiene un requerimiento para que explique el origen de recursos que usted nunca declaró (los 27 millones de pesos)”. Fox se enfureció; los testimonios que hemos recabado coinciden que al día siguiente de que recibió la notificación hizo su primer pronunciamiento público diciendo que él veía que en 2012 el PRI iba a regresar a Los Pinos.

”Es impensable que esto fuera obra de las casualidades; fue un asunto premeditado. Fox vio que su compañero de partido lo estaba atacando, según su percepción, y lo que hizo es ver la forma de protegerse. Él ya veía que Peña Nieto se perfilaba como futuro presidente de México, y es con quien terminó aliándose.

—¿Cuáles fueron los principales procedimientos de Fox para florecer durante su gobierno? Según se lee en el libro, abarcaron desde programas agrarios hasta regalo de dinero, intercambios entre familiares, obsequio de acciones de empresas, por ejemplo.

—De su gobierno nosotros solamente documentamos lo que menciona la SFP, que son esas transferencias de utilidades a cuentas que compartía Marta Sahagún con uno de sus hijos, con una gran proveedora del gobierno: la empresa transportista Estrella Blanca.

”Otro de los puntos cuestionables es cómo a través de esa misma cuenta en su momento salieron recursos para financiar a una empresa que se llama Construcciones Prácticas, que estuvo ligada a los hermanos Bribiesca y que fue beneficiada en las subastas del IPAB, donde se vendieron propiedades o inmuebles a precios de ganga, en uno o dos por ciento de su valor. Había la sospecha de que era un negocio de la familia, y lo que venimos a corroborar es que, efectivamente, por lo menos salieron recursos para financiar esas operaciones.

”Después de la Presidencia, lo primero que podemos documentar es que a Fox le regalaron acciones de una empresa transportista a nueve meses de haber dejado el cargo, para lo cual estaba impedido: la Ley de Responsabilidades establece que los funcionarios deben abstenerse de recibir obsequios de valor hasta un año después de haber dejado su puesto. En el caso de él, pasaron sólo nueve meses. Si se hubiera aplicado la ley esto se debería haber visto como el delito de cohecho, que es como está tipificado en la Ley de Responsabilidades.

Imaginemos: si esa empresa llega a concretar una inversión de cien millones de dólares, él se llevaría, tan sólo de comisión, seis millones. Entonces no es cualquier cosa o cualquier negocio el que amarró en forma gratuita.

”Luego, tras meses o años, vemos que se repite ese mismo esquema de obsequio de acciones, pero ahora por una empresa petrolera que está buscando obtener concesiones para explotación de fracking, que es el rompimiento de rocas para generar recursos petroleros. Fox no pagó ni un solo peso para volverse socio en la empresa petrolera; además es un acuerdo que él estableció con comisiones del seis por ciento sobre cada contrato concretado.

”Imaginemos: si esa empresa llega a concretar una inversión de cien millones de dólares, él se llevaría, tan sólo de comisión, seis millones. Entonces no es cualquier cosa o cualquier negocio el que amarró en forma gratuita.

”¿Cómo lo logró? Creo que necesariamente lo tuvo que haber logrado por las relaciones que estableció desde que era Presidente de la República.

—¿Cuáles son los principales negocios de Fox? Veo desde productos milagro, hortalizas, mariguana legal en Estados Unidos, hasta la industria petrolera. Son muy variados.

—Identificamos al menos treinta empresas en las que él o su esposa han participado directamente, y los demás son negocios en los que han intervenido sus hermanos, sus hijos, sus sobrinos y gente de su círculo cercano.

”Esto está muy diversificado, aunque la más importante es la cuestión agrícola, no nada más en las hortalizas, que es el producto tradicional de la familia, sino también se dedica a la producción de aguacate y de agave, por ejemplo.

”Ellos no están en la zona de producción de denominación de origen para producir agave para tequila, pero lo hacen para otros fines, como endulzante para personas que padecen diabetes y otros productos derivados.

”También son los mayores productores de papa de la región. Sus hijos y otros parientes han incursionado en productos milagro: una de las mayores productoras tiene su raíz en la familia.

”También posee ganado japonés, produce venados, etcétera. Es una diversidad de negocios los que ha impulsado él y su familia más próxima.

—El Centro Fox llama la atención. El expresidente dice que todo lo hace por él, que es donde tiene un gran negocio: es hotel, salón de fiestas y de reuniones académicas, e incluso tiene la reproducción de su oficina en la Presidencia. Bajo esa bandera parece haber negocios dudosos, como el de la compañía londinense que tiene de activos dos libras esterlinas pero que le ha donado al Centro 200 mil dólares, además de paraísos fiscales de donde también recibe donaciones. ¿Qué es en realidad?

—Hay muchos puntos cuestionables. Uno de ellos es el origen de los fondos que recibe. Nosotros detectamos empresas tituladas “de operaciones inexistentes” no por nosotros sino muchas por el Sistema de Administración Tributaria (SAT). Por ejemplo, hay una empresa que se llama Delta Servicios del Sureste, que le transfirió dos años consecutivos más de dos millones de pesos al centro, a pesar de que el SAT la ha declarado inexistente. Esta empresa, a su vez, ha estado ligada, de alguna forma, a Oceanografía, una firma tan cuestionada y que fue beneficiada durante el sexenio de Fox; incluso un integrante de la familia declaró que efectivamente habían intervenido para que se le otorgaran contratos.

”También está esa empresa británica que, al revisar nosotros sus estados financieros, nos encontramos con que tenía un capital de apenas dos libras esterlinas, equivalente a 50 pesos, que en el transcurso de los años no había tenido mayor movimiento en su capital; a pesar de ello, le transfirió en dos años consecutivos el equivalente de 200 mil dólares al Centro Fox.

También está esa empresa británica que, al revisar nosotros sus estados financieros, nos encontramos con que tenía un capital de apenas dos libras esterlinas, equivalente a 50 pesos, que en el transcurso de los años no había tenido mayor movimiento en su capital; a pesar de ello, le transfirió en dos años consecutivos el equivalente de 200 mil dólares al Centro Fox.

”Otro aspecto cuestionable es cómo ese centro ha funcionado como una especie de centro de espectáculos, de eventos sociales, utilizando para ello a personal asignado por la Presidencia de la República para apoyo del expresidente, que lo utiliza como sus empleados en el Centro Fox; incluso uno de ellos, que era el director de Mercadotecnia, se dedica a vender bodas, primeras comuniones, peticiones de mano, cenas románticas, lo que suena ajeno a la labor de un centro académico, como él ha venido presumiendo que es. ¿Qué tiene que ver una pedida de mano, una cena romántica con el perfil del Centro Fox? Bueno, es una forma de generar recursos, y dice que eso es para hacer más labor social.

”Pero al revisar las cuentas del Centro Fox vemos que no todo el recurso que se genera se invierte en programas sociales. Una gran cantidad del dinero está en los bancos, guardado, calentándose y generando intereses.

”Las cuentas oscuras del Centro Fox tienen muchas aristas que cuestionar.

—Y ha sido apoyado y usado por varios gobiernos.

—Claro, porque además ha tenido de su lado a gobiernos estatales aliados, y el propio gobierno federal lo ha utilizado como centro de capacitación de funcionarios. Uno de sus aliados fue, incluso, el gobierno de Javier Duarte, que lo contrató para capacitar a pequeños empresarios.

—¿Cuál ha sido la labor de Fox como cabildero? Le llega a llamar “coyote” tras relatar algunas experiencias con secretarios de algunas dependencias. ¿Qué tan exitoso ha sido en ese trabajo?

—Entrevistamos a Vicente sobre esta faceta, y él reconoce que efectivamente una de sus labores es ser gestor (él se ofende si le dicen “coyote”), un cabildero de lujo, y tan es así que tiene acceso directo con las autoridades federales. En el libro publicamos minutas, oficios, memorándums en los que se hace referencia de cómo Fox tiene acceso directo a la Secretaría de Economía y con el propio secretario. Él lo tiene con funcionarios de primer nivel para hacer gestión de inversionistas extranjeros. Lo documentamos en los casos de empresarios chinos y estadounidenses que, después de esas intervenciones, se volvieron donantes del Centro Fox.

”Su labor de cabildero le ha permitido generar ingresos para su egoteca. En la entrevista que le hicimos él dijo que lo ha venido haciendo para otras empresas trasnacionales: General Motors, Chrysler y otras grandes transnacionales. No lo niega, lo reconoce.

—Justamente hablando sobre la entrevista que ustedes le realizaron a Fox y que tuvo momentos duros, ¿cómo fue?, ¿cómo la consiguieron? En muchas partes de ella las reacciones de Fox fueron de ira.

—Primero la solicité en forma escrita al Centro Fox, a su área de Comunicación, pero siempre se me negó. Luego tuvimos que recurrir a personajes cercanos a Fox, en concreto a Rubén Aguilar, que fue quien finalmente intervino para conseguirla.

Antes de iniciar la entrevista pasó por lo menos una hora de jaloneos, de “¿Por qué me cuestionan?, ¿por qué me investigan?, ¿de qué se trata?, ¿ustedes quiénes son para andarme investigando? Vayan e investiguen a los corruptos, yo no lo soy”.

”Se pactó y se hizo en un lugar cerrado, en una sala de juntas. Originalmente iba a ser grabada por Univisión, pero el señor se encolerizó y dijo, cuando ya se había montado un pequeño set, “Yo no quiero que sea así; no me van a sentar como si yo estuviera en el banquillo de los acusados”, y jaló su silla y la puso junto a la mesa.

Antes de iniciar la entrevista pasó por lo menos una hora de jaloneos, de “¿Por qué me cuestionan?, ¿por qué me investigan?, ¿de qué se trata?, ¿ustedes quiénes son para andarme investigando? Vayan e investiguen a los corruptos, yo no lo soy”.

”Aun antes de saber qué le íbamos a preguntar el señor ya estaba trinando y despotricando contra nosotros. Finalmente Marta lo serenó —se ve que tiene una influencia impresionante sobre él—, y le dijo: “Mira, vamos a hacer la entrevista. Nosotros estamos tranquilos, tenemos las pruebas, no tienes qué temer. Si hacen mal uso de la entrevista los denunciamos”.

”Lo que nosotros queríamos es tener su postura para hacer un libro equilibrado.

”A final accedió a regañadientes, y hubo momentos tirantes como cuando nosotros le mostramos pruebas de lo que teníamos. Él se confundía, de algunos temas no sabía de qué le estábamos hablando, señal de que no tiene el control absoluto; en el caso del Centro Fox, cuando le mostramos el donativo de la empresa británica se confundió y dijo: “A ver, Martita, ¿esto qué es”, como diciendo “¿De dónde salió este dinero?” Ni él lo sabía, y hubo un momento en que dijo: “¿Y ustedes de dónde sacan esta información?”. “Señor, es información de ustedes”.

“Bueno, a ver, Martita”, quien quedó de aclararnos ese donativo y nunca lo hizo.

”En el caso de las empresas también se sacó de onda cuando le dijimos: “Sabemos que a usted le regalaron unas acciones de esta empresa. ¿Por qué?” Se confundió, y al final tuvo que dar una explicación diciendo que ya las había vendido, que todo estaba correcto, etcétera.

”Entonces tuvo sus momentos tirantes, de fricción, pero nos parecía clave para poder cerrar la investigación. Una de este tipo sin la postura del involucrado pues yo creo que hubiera sido impublicable: por una cuestión de justicia y de equidad necesitamos tener la postura de él sobre aspectos clave.

”Creo que el libro, aun si hace denuncias delicadas, también guarda cierto equilibrio porque está la voz del expresidente.

—Como se relata en el libro, van prácticamente diez años de estas investigaciones. ¿Qué ha pasado con ellas por parte de la SFP y de la PGR?

—Considero que la investigación está congelada, porque ni avanza ni se le da carpetazo. Pudieron haber hecho dos acciones: que la PGR hubiera dicho “En esta carpeta hemos encontrado que no hay elementos, o prescribieron algunos delitos, y le damos carpetazo”.

En el momento en que hicimos la entrevista hubo una reacción muy violenta de Fox cuando dijo “Ya te investigué, ya sé quién eres, ya sé por qué me estás siguiendo las huellas”.

”La otra es que hubiera encontrado evidencias y procediera. Pero no ocurre ni una cosa ni otra, sino que la investigación está allí, y por lo menos en lo que va del actual sexenio no avanza. Pareciera como que es una acción premeditada de tener congelada la investigación, como una moneda de canje con el involucrado para tenerlo sometido. Eso parece desde fuera: ¿por qué no se cierra? O ¿por qué no se procede? ¿Por qué está congelada? Pareciera un medio de chantaje.

—¿En algún momento de esta investigación recibió usted alguna amenaza o agresión?

—En el momento en que hicimos la entrevista hubo una reacción muy violenta de Fox cuando dijo “Ya te investigué, ya sé quién eres, ya sé por qué me estás siguiendo las huellas”. Ese asunto a mí me pareció intimidatorio en el sentido de que antes de que hiciéramos la entrevista el señor investigó quiénes éramos, qué habíamos hecho en esta trayectoria profesional (me refiero a mí y a mi compañera), y eso me parece que en el caso de un entrevistado no tendría ninguna razón.

”Cuando uno entrevista a un personaje pues sí se documenta: quién es, cuáles son sus antecedentes, etcétera, pero en el caso del entrevistado es como si yo me pusiera a investigarte a ti. Pero en el caso de un personaje público, un político, un expresidente me haya dicho eso yo lo sentí realmente como una intimidación.

”Fue el único incidente que yo considero que ha ocurrido. Esperemos que no ocurra más. ®

Compartir:

Publicado en: Libros y autores

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.