Maternar

La hija única, de Guadalupe Nettel

Durante la lectura no dejas de preguntarte ¿sabrá algo? Te da la impresión de que sabe cosas de ti, pero a la vez la sensación de que habla de todas las mujeres en diferentes etapas de la vida.

Guadalupe Nettel.

La hija única (Anagrama, 2020) de Guadalupe Nettel, llegó a mis manos el cinco de marzo y terminé de leerlo el siete. Un día antes de las marchas y manifestaciones del 8M con motivo del día Internacional de la mujer. Lo menciono ya que este libro aborda la marcha del 8M de 2020 en uno de los últimos capítulos.

Es avasalladora la forma en la que Nettel se introduce en la cabeza ya desde el primer capítulo. Durante la lectura no dejas de preguntarte ¿sabrá algo? Te da la impresión de que sabe cosas de ti, pero a la vez la sensación de que habla de todas las mujeres en diferentes etapas de la vida.

Esta novela es un tratado sobre las implicaciones de la maternidad vistas desde diferentes perspectivas. Plantea la problemática social en la cual está inmerso México actualmente. Aborda la violencia de género y la asociación para trabajar en conjunto contra esa violencia.

En esta propuesta de Guadalupe Nettel estamos viendo una película de ocho historias entretejidas de manera fresca y con un lenguaje sencillo, lo que hace que la lectura se vuelva ágil. La autora va soltando imágenes potentes a lo largo de la novela para crear, más que personajes redondos, personas que podemos ver y tocar. Personas entrañables.

Laura, una mujer soltera con una apretada agenda y la preparación de su tesis, opta por la salpingoclasia porque decide no tener hijos. Sin embargo, de un momento a otro se vuelve madre sustituta del hijo de su vecina Doris.

“Siempre hemos cuidado a los hijos de otras, y siempre hay otras que nos ayudan a cuidar de los nuestros. Por supuesto que se crean lazos entre los niños y esas madres sustitutas.”

Doris es una madre viuda a cargo de la crianza de Nicolás, su hijo de ocho años, que se escapa en el alcohol para sobrellevar la desesperanza que siente por la muerte de su marido y por las dificultades de la relación entre ella y su niño.

“Toda su infelicidad se filtraba por el muro como hace la humedad en temporada de lluvias.”

La madre de Laura, que vive la etapa de la menopausia, y que se adhiere a La Colmena, donde encuentra nuevas amigas y actividades que le ayudan a pasar el tiempo.

“Cuando naciste, nadie me había explicado cómo ser mamá, tampoco me habían advertido del grado de cansancio —un cansancio incurable— y desamparo que una llega a sentir.
Mi madre y yo nos acurrucamos sobre los sillones y seguimos hablando de todo y de nada.”

La Colmena es el grupo de mujeres que se reúnen cada semana para apoyarse, para organizar movimientos durante las marchas del 8 de marzo. Y en donde se habla de las mujeres desaparecidas, encontradas muertas o violentadas en México.

“Ninguna madre sabe cuánto tiempo vivirán sus hijos.”

La vida profesional de la doctora Salazar, una ginecóloga dedicada a su carrera para mejorar las condiciones de salud de las pacientes que han dado a luz niños especiales.

Marlen, la niñera estéril que se dedica a cuidar recién nacidos para compensar esta incapacidad biológica de ser madre y para volcar todo su amor materno en esos bebés desahuciados.

La pareja de palomos que formaron un nido en la casa de Laura y que poco a poco fueron acondicionando hasta que nació su polluelo.

“¿Quién no se ha sumergido en un amor abismal a sabiendas de que no tiene futuro, aferrado a una esperanza endeble como una brizna de hierba?”

La historia central y alrededor de la cual giran todas estas maravillosas mujeres es la vida de Inés, La hija única, una niña muy deseada y amada por sus padres: Alina y Aurelio. El proceso de embarazo, los chequeos médicos, los temores maternos y eventos inesperados se entremezclan en esta conmovedora novela. Nettel nos sumerge primero en la esperanza y la alegría de una pareja de esposos que desean ser padres para llevarnos luego al terreno de la frustración al saber que la niña tiene un síndrome muy raro que le impedirá vivir por mucho tiempo.

“No hay nada como mirar un lago para apaciguar los pensamientos.

¿Cómo escapar de algo que nos asusta cuando lo llevamos dentro?”

En ese momento la madre empaca las chambritas y la cuna que había preparado para Inés y en su lugar compra un servicio funerario, pues los médicos le han dicho que su niña vivirá pocas horas después del parto.

“Si iba a parirla, también podía sepultarla.”

La novela en ciertos capítulos da la impresión de que se está narrando la vida de la misma mujer en diferentes etapas de su proceso vital, su participación social y su forma de “maternar”.

Así, Nettel aborda de manera natural las peculiaridades humanas de la juventud; la vida profesional y su techo de cristal; la vida en pareja casados y sin hijos (DINK Double Income No Kids); el reloj biológico y el deseo de tener un hijo; el embarazo, el parto y la depresión postparto; la relación de pareja antes y después de ser padres y los temores en torno a la crianza.

Sin duda, una novela para disfrutar y reflexionar sobre la maternidad. ®

Compartir:

Publicado en: Éstos son nuestros papeles

¿Quieres apoyar a Replicante? Aquí puedes donar desde $25 MXN al mes:
patreon.com/replicante

Otras revistas:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.