No hay nadie como Dry Cleaning

New Long Leg, poesía en movimiento

Poesía en movimiento, pero una obtusa, dispar, insaciablemente seductora y, a veces, tremendamente solazada en su maestría.

Dry Cleaning, imagen del video de “Scrachtcard Lanyard”.

En los oscuros días del año pasado Dry Cleaning estaban montando la cresta de una ola con una tabla de surf que les quedaba chica. Habiendo completado una gira por el Reino Unido con sold out, estaban ya en camino de humillar el circuito de festivales, y es casi seguro que se convirtieran en uno de los shows más importantes en salir de la escena musical underground del Reino Unido, algo que no pasaba desde hacía muchísimo tiempo. Luego vino la pandemia y, con ella la cuarentena, que provocó el aplazamiento de la música en vivo hasta nuevo aviso. No obstante, eso no impidió que Dry Cleaning terminara lo que habían comenzado. Habiéndose formado apenas en 2019, el cuarteto lanzó dos de los mejores EPs de ese año en la forma de Sweet Princess y su subsecuente Boundary Road Snacks and Drinks. De hecho, éste ha sido una especie de ascenso meteórico para una banda que se formó sólo después de una noche de karaoke —aunque no lo creas—, pero que se ganó por completo sus rayas en un periodo muy breve.

El cuarteto: Florence Shaw (voz), Tom Dowse (guitarra), Lewis Maynard (bajo) y Nick Buxton (batería), ejecuta una música incomparable con cualquier otra banda, cosa, persona o inteligencia artificial del pasado o del presente. Claro, hay influencias que van desde el post–punk hasta el noise psicodélico y la new wave, unido por el inconfundible e inexpresivo verbo parlamentado de Shaw. Poesía en movimiento, pero de una obtusa, dispar, insaciablemente seductora y, a veces, tremendamente solazada en su maestría.

New Long Leg cumple en todos los niveles, desde la lírica y la atención a los pequeños detalles vocales de Shaw, hasta la impecable maestría musical que la rodea, cumpliendo toda la promesa mostrada por esos primeros lanzamientos.

El álbum en sí se ensambló entre un encierro de dos semanas el verano pasado. Producido por el gran John Parish en los legendarios Rockfield Studios, en las afueras de Monmouth, en la campiña galesa. Es interesante que en New Long Leg nada se repite ni regurgita, como el vómito de otras bandas. Cada pieza representa diez nuevas entradas en el diario circunstancial de Dry Cleaning. Desde el lacónico tema de “Scratchcard Lanyard” y sus reflexiones cortantes (“Do everything and feel nothing”) pasando por el art–rock cargado de ruido de “Unsmart Lady”, que nos recuerda a la era de Dirk Wears White Sox y Adam and the Ants (sólo para conocedores), a través del encantador funk impulsado por el siguiente fraseo: “Are there some kind of reverse platform shoes that make you go into the ground more” —antes de que el épico “Every Day Carry” con su gloriosa poética a lo Pink Floyd ponga fin al álbum.

New Long Leg cumple en todos los niveles, desde la lírica y la atención a los pequeños detalles vocales de Shaw, hasta la impecable maestría musical que la rodea, cumpliendo toda la promesa mostrada por esos primeros lanzamientos. Dry Cleaning, señores, la tintorería musical es el verdadero negocio. Potencial realizado en abundancia. ®

Compartir:

Publicado en: Mixtapes

¿Quieres apoyar a Replicante? Aquí puedes donar desde $25 MXN al mes:
patreon.com/replicante

Otras revistas:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.