RS. Recuerdo de Rafa Saavedra

“Tijuana makes me happy…”

Rafa Saavedra nació a mediados del verano de 2013, un 12 de agosto, pero no hay noche tijuanense en que no sea el alma de la fiesta. Cada uno de sus amigos y sus lectores —que no dejamos de invocarlo— se ha convertido en una pieza móvil del mapa de la city. Y él siempre será la pieza que brilla al centro de ese mapa.

Rafa Saavedra. Foto de Omar Pimienta

RS

el internet fue el éter
donde fluías
a ráfagas
mi Rafa
el neutrón y el neutrino
de tu esperanto buten
tu noisepop beyondeado
con limaduras kraftwerk
(nunca trolas)
tu mogollón de compas trasnochados
tu besucón escrache de vinilos

la fiesta te agarraba a medio sueño
y en sueños
Segismundo
te subías a guayinas de neón
camino a nuevas fiestas

Tijuana era tu jaina tu morrita
velocet y radiante en su collar de estrobos
y alrededor de su piercing gigantesco
en real time cada noche
oficiabas la movida borderiza
en clave ready–made
la noche en que nortecos
artistas popnediscos bailarinas poetas diletantes
fanzineros deluxe groupies de la mediósfera
cineastas snobground y dos tres académicos
chilangos o italianos giraban frente a ti
en la espiral de las conversaciones
y el alcohol y las risas y la música
que al cabo abandonabas
para huir a otro pari más curada

epicentro e imán
patrono de los tránsfugas
todos nosotros y todas nosotras te seguíamos
a una mesa en el Dandy la pista de la Estrella
te seguíamos al Kin–klé dadaísta y el jukebox
de torso encadenado te seguíamos a Don Loope
al Tinieblo al Turístico también a la Ballena
te seguíamos neweird kids entre ruinas fluorescentes
te seguíamos al Zaca y sus chotas fumafocos
al Adelitas repleto de marinos te seguíamos
a las cascadas de espuma en el Hong Kong
te seguíamos
porque sí y porque no
sin saber que a cada uno y cada una
de todos nosotros y todas nosotras
ya horas antes nos habías asignado
un paseo inmoral intransferible

Rafadro con turbante en los esténciles
de tu compa Acamonchi
¿quién te aguantaba el trote?

ante al weekend
oficinista y mainstream de los débiles
y en los años más cruentos de la city
ejercías tu derecho a salir salir salir todas las noches
y al desandar la ruta de la Sexta
de tu chamarra negra tus audífonos
y t–shirts estampadas
iba cayendo glíter
entre humores de sexo y balacera

marchoso ingobernable
la noche era tu pulso el miocardio
más fuerte de tu cuerpo
en especial
la noche del verano
era lo más cercano a esa euforia luciérnaga
que alguna vez llamaste
felicitud
por eso ahora
que finalmente has cambiado de canal
ahora que estás dándole carrilla
al dios que te persigue
propongo que cada año hagamos una fiesta
que vaya de la noche del solsticio
ya bien entrado junio
hasta casi empezar el equinoccio
y nos tomemos algo
y nos metamos algo
y estemos under tu influence
armando un cagadero
y bailemos contigo y sudemos
y leamos tus libros
y veamos tus fotos y videos
y hagamos un playlist que compile
tus caminatas lentas
por la arena de Playas
tus hashtags como heridas ®

Compartir:

Publicado en: Poesía

¿Quieres apoyar el proyecto de Replicante? Aquí puedes donar desde un dólar mensual:
patreon.com/replicante

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.