El sujeto de la fotografía

Contrariando el lugar común, la fotografía no es estática ni congela. El sujeto de la fotografía es movimiento y relación: hacer, experimentar y mirar. Punto de vista. Luz. A veces salta, a veces ondea.

Fotografía © Daido Moriyama.

Fotografía © Daido Moriyama.

El sujeto de la fotografía es uno. Quien aparece en la imagen. El fotógrafo. La misma imagen. Usted. El sujeto de la fotografía es muchos. Generalidad y diferencia. Mezcla. Resistencia al objeto, a lo inerte, a lo puro. Es sinónimo, heterónimo, el nombre y lo que nunca acaba de nombrar y nombrarse. Subjetivo. Ni completamente cosa ni completamente aquello de que la cosa carece. El sujeto es el lugar. Éste, todos y otro, que se forma en el trayecto por estas arquitecturas de sombras, volúmenes, texturas. El sujeto de la fotografía es lo contrario de otro rostro en el espejo del mío. Semblante. La cara de un ideograma. Trampa cósmica. El azar encontrado a la vuelta de la esquina. El sujeto no es el centro, sino a la vez el camino y el viaje. Operador y resultado inexacto entre lo que el viajante carga, lo que encuentra y lo que deja. El sujeto de la fotografía es metonimia. Cabellos, brazo, raíz, sombras, trazos, desdoblamientos. Está lleno y vacío. Es el contenido y la forma, tanto cuanto el marco. No es una identidad ni la suma de los yos que confluyen en la imagen. El sujeto de la fotografía es la mitad de la respuesta. La otra mitad es pregunta. Occidente y Oriente. Desidentificado del logo, del logos, del ergo e incluso del verbo, del ser: probabilidad. Oscilación entre el blanco y el negro. Contrariando el lugar común, la fotografía no es estática ni congela. El sujeto de la fotografía es movimiento y relación: hacer, experimentar y mirar. Punto de vista. Luz. A veces salta, a veces ondea. Corta la imagen y el tiempo, y escapa por la misma brecha que la multiplica y recrea. El sujeto de la fotografía no se deja aprehender. Resbala, como la verdad, en la superficie lisa, finita e ilimitada de la imagen.

Este texto sobre la fotografía de Daido Moriyama se escribió especialmente para el proyecto Palavras cruzadas del sector cultural de la Embajada de Brasil en Japón. Aquí, la versión original en portugués:

O sujeito da fotografia

O sujeito da fotografia é um. Quem aparece na imagem. O fotógrafo. A própria imagem. Você. O sujeito da fotografia é muitos. Generalidade e diferença. Mistura. Resistência ao objeto, ao inerte, ao puro. É sinônimo, heterônimo, o nome e o que nunca acaba de nomear e nomear-se. Subjetivo. Nem completamente coisa, nem completamente aquilo de que a coisa carece. O sujeito é o lugar. Este, todos e outro, que se forma no percurso por estas arquiteturas de sombras, volumes, texturas. O sujeito da fotografia é o avesso de outro rosto no espelho do meu. Semblante. A cara de um ideograma. Trapaça cósmica. O acaso encontrado na volta da esquina. O sujeito não é o centro, mas ao mesmo tempo o caminho e a viagem. Operador e resultado inexato entre aquilo que o viajante carrega, o que encontra e o que deixa. O sujeito da fotografia é metonímia. Cabelos, braço, raiz, sombras, traços, desdobramentos. Está cheio e vazio. É o conteúdo e a forma, tanto quanto a moldura. Não é uma identidade, nem a soma dos eus que confluem na imagem. O sujeito da fotografia é a metade da resposta. A outra metade é pergunta. Ocidente e Oriente. Desidentificado do logo, do logos, do ergo e até do verbo, do ser: probabilidade. Oscilação entre o branco e o preto. Contrariando o lugar comum, a fotografia não é estática nem congela. O sujeito da fotografia é movimento e relação: fazer, experimentar e olhar. Ponto de vista. Luz. Às vezes salta, às vezes ondeia. Corta a imagem e o tempo, e escapa pela mesma brecha que a multiplica e recria. O sujeito da fotografia não se deixa apreender. Escorrega, como a verdade, na superfície lisa, finita e ilimitada da imagem. ®

Aquí puedes replicar
Para poder comentar en este espacio lee antes nuestras Políticas de uso. Replicante se reserva el derecho de publicar los comentarios dependiendo de su seriedad y aportación a una discusión. No se publicarán comentarios desinformados, agresivos u ofensivos. Si encontraste algún error, información falsa o sesgada te agradeceremos que nos lo hagas saber. Gracias.

Replicante recomienda

  • Memoria de mis putas tristes: el cine, la moral y la literatura: Rogelio Villarreal / Letras Libres.— La crítica de la obra de García Márquez muchas veces es parcial pues se contamina con elementos extraliterarios como la moral o su fidelidad a Fidel....
  • Gabriel García Márquez, un mito genial: Cada quien sus recuerdos y el retumbe de la memoria. Cada quien su Gabriel García Márquez, cada quien su modo de tratar con sus escritos y con su sombra y persona; una leyenda. Un mito enorme, un mito —lo confieso— genial. Sin duda, hoy día es el escritor hispanoamericano más conocido y leído de la Tierra....
  • Segunda edición de Desafío #Cuentuitero: Con el Centro de Cultura Digital como sede, Desafío #Cuentuitero llega a su segunda edición, con nuevos lineamientos y un jurado electrizante....
  • Desafío en red: las revistas culturales digitales: Violeta Serrano / Perfil: Desde el siglo XIX, el periodismo no había sufrido un cambio tan drástico como ahora, en tiempos de internet. Junto con las retóricas del hipervínculo y el fin de la propaganda, la pregunta sobre cómo hacer periodismo —y sobre todo, cómo financiarlo— resulta un interrogante capital y conflictivo....
  • Paco Gruexxo y su imperio en Tlatelolco: Georgina Hidalgo Vivas: Irónicamente, cuando la represión a la juventud estaba en su apogeo, políticos priistas se posicionaron gracias al rock que se tocaba en los gimnasios, teatros y deportivos de la Unidad Habitacional Tlatelolco. Detrás de esas tocadas que no había en el resto del DF estaba un personaje sin igual en la historia del rock mexicano....

Suscríbete gratis a Replicante


FacebooktwitterPinterestBoletínRSS
Highslide for Wordpress Plugin