El sujeto de la fotografía

Contrariando el lugar común, la fotografía no es estática ni congela. El sujeto de la fotografía es movimiento y relación: hacer, experimentar y mirar. Punto de vista. Luz. A veces salta, a veces ondea.

Fotografía © Daido Moriyama.

Fotografía © Daido Moriyama.

El sujeto de la fotografía es uno. Quien aparece en la imagen. El fotógrafo. La misma imagen. Usted. El sujeto de la fotografía es muchos. Generalidad y diferencia. Mezcla. Resistencia al objeto, a lo inerte, a lo puro. Es sinónimo, heterónimo, el nombre y lo que nunca acaba de nombrar y nombrarse. Subjetivo. Ni completamente cosa ni completamente aquello de que la cosa carece. El sujeto es el lugar. Éste, todos y otro, que se forma en el trayecto por estas arquitecturas de sombras, volúmenes, texturas. El sujeto de la fotografía es lo contrario de otro rostro en el espejo del mío. Semblante. La cara de un ideograma. Trampa cósmica. El azar encontrado a la vuelta de la esquina. El sujeto no es el centro, sino a la vez el camino y el viaje. Operador y resultado inexacto entre lo que el viajante carga, lo que encuentra y lo que deja. El sujeto de la fotografía es metonimia. Cabellos, brazo, raíz, sombras, trazos, desdoblamientos. Está lleno y vacío. Es el contenido y la forma, tanto cuanto el marco. No es una identidad ni la suma de los yos que confluyen en la imagen. El sujeto de la fotografía es la mitad de la respuesta. La otra mitad es pregunta. Occidente y Oriente. Desidentificado del logo, del logos, del ergo e incluso del verbo, del ser: probabilidad. Oscilación entre el blanco y el negro. Contrariando el lugar común, la fotografía no es estática ni congela. El sujeto de la fotografía es movimiento y relación: hacer, experimentar y mirar. Punto de vista. Luz. A veces salta, a veces ondea. Corta la imagen y el tiempo, y escapa por la misma brecha que la multiplica y recrea. El sujeto de la fotografía no se deja aprehender. Resbala, como la verdad, en la superficie lisa, finita e ilimitada de la imagen.

Este texto sobre la fotografía de Daido Moriyama se escribió especialmente para el proyecto Palavras cruzadas del sector cultural de la Embajada de Brasil en Japón. Aquí, la versión original en portugués:

O sujeito da fotografia

O sujeito da fotografia é um. Quem aparece na imagem. O fotógrafo. A própria imagem. Você. O sujeito da fotografia é muitos. Generalidade e diferença. Mistura. Resistência ao objeto, ao inerte, ao puro. É sinônimo, heterônimo, o nome e o que nunca acaba de nomear e nomear-se. Subjetivo. Nem completamente coisa, nem completamente aquilo de que a coisa carece. O sujeito é o lugar. Este, todos e outro, que se forma no percurso por estas arquiteturas de sombras, volumes, texturas. O sujeito da fotografia é o avesso de outro rosto no espelho do meu. Semblante. A cara de um ideograma. Trapaça cósmica. O acaso encontrado na volta da esquina. O sujeito não é o centro, mas ao mesmo tempo o caminho e a viagem. Operador e resultado inexato entre aquilo que o viajante carrega, o que encontra e o que deixa. O sujeito da fotografia é metonímia. Cabelos, braço, raiz, sombras, traços, desdobramentos. Está cheio e vazio. É o conteúdo e a forma, tanto quanto a moldura. Não é uma identidade, nem a soma dos eus que confluem na imagem. O sujeito da fotografia é a metade da resposta. A outra metade é pergunta. Ocidente e Oriente. Desidentificado do logo, do logos, do ergo e até do verbo, do ser: probabilidade. Oscilação entre o branco e o preto. Contrariando o lugar comum, a fotografia não é estática nem congela. O sujeito da fotografia é movimento e relação: fazer, experimentar e olhar. Ponto de vista. Luz. Às vezes salta, às vezes ondeia. Corta a imagem e o tempo, e escapa pela mesma brecha que a multiplica e recria. O sujeito da fotografia não se deixa apreender. Escorrega, como a verdade, na superfície lisa, finita e ilimitada da imagem. ®

Archivado en Apuntes sobre fotografía, Destacados, Mayo 2013

Tal vez también te interese:

Replicante recomienda

  • México: Las ruinas del futuro: La matanza de estudiantes normalistas en Iguala es el acontecimiento más brutal y estremecedor que los mexicanos han vivido y exhibido al mundo en lo que va del siglo XXI. Decimos que es el peor, pero no el único: las recientes ejecuciones de Tlatlaya perpetradas por el Ejército (Estado de México), la masacre de migrantes en San Fernando (Tamaulipas) a manos de una banda asesina, la prolongada ola de feminicidios en Ciudad Juárez, el incendio del Casino Royale ...
  • ¿Quién dejó entrar a Martin Amis?: Por Mónica Maristáin: Lionel Asbo. El Estado de Inglaterra, la novela 13 en la esplendorosa carrera del escritor británico Martin Amis (Londres, 1949) expresa la mejor forma de un autor que ha estado muy ocupado en los últimos tiempos en diversas tareas: cuidar a sus suegros ancianos, llorar la muerte de su mejor amigo......
  • De ratones y conejitas: Quedamos en encontrarnos en un bar de la Avenida Corrientes. Llego primera y me pido una cerveza. Se me antoja más algo caliente (hace frío y llueve torrencialmente), pero pienso que si voy a entrevistar a un guionista porno necesito un poco de alcohol....
  • La Diana Martin Gallery te invita a su exposición anual titulada “Las Historias”: Antes de que se desperdigue por el mundo, conoce el trabajo completo de este ciclo acompañado por las historias que enmarcan la obra de Diana. 22 noviembre en Guadalajara....
  • Deap Vally en el Teatro Estudio Cavaret de Guadalajara: El dúo Deap Vally ya está listo para presentarse este 17 de septiembre en Guadalajara, los boletos cuestan sólo $300, te garantizamos muy buena noche. Abrirá The Black Feet Revolution......

Suscríbete gratis a Replicante


FacebooktwitterPinterestBoletínRSS
Highslide for Wordpress Plugin