Editorial

El sureste mexicano: la otra frontera

Todos los días resuena la palabra frontera en los noticiarios, en referencia al gran muro, la Ley Arizona, los polleros, los muertos, los narcos, la simbiosis cultural con Estados Unidos. Pero pocas veces escuchamos hablar de la otra frontera, la de Tenosique y el Río Hondo, la que colinda con algunos de los países más pobres de la tierra, no con una potencia mundial.

Frontera sur

¿Por qué el sureste sólo aparece en los medios durante la temporada de huracanes y cuando hay inundaciones? La región no cuenta con una gran capital económica como el Distrito Federal, Guadalajara o Monterrey y tiene poca ingerencia en las grandes decisiones sobre el rumbo del país. Su literatura difícilmente se hallará en las librerías de Tijuana, y se ha reflexionado poco sobre su historia reciente, el esclavismo y la herida abierta, como lo han hecho los norteños con sus narcoletras. Del centro para arriba se percibe a estados como Yucatán con una realidad compleja y una historia profunda a través de mitos mediáticos y chistes de poco ingenio.

En este nuevo dossier podrán encontrar reflexiones sobre migración, violencia en la frontera, Tabasco y su presente acuático, maras, neozapatismo; inclusive nos tomamos la libertad de incluir a Veracruz con una excepcional crónica sobre los Zetas. El resto del número está ambientado en la oscuridad de las tupidas selvas chiapanecas y la temperatura tropical de los mares caribeños. Si surfean el índice hallarán reseñas, galerías, crónicas humorísticas, cuentos, poemas, con la marca dactilar del sur.

En este nuevo dossier podrán encontrar reflexiones sobre migración, violencia en la frontera, Tabasco y su presente acuático, maras, neozapatismo; inclusive nos tomamos la libertad de incluir a Veracruz con una excepcional crónica sobre los Zetas.

No podemos dejar de reflexionar sobre la curiosa respuesta a la convocatoria para este número. Por cada diez poemas blandengues que nos enviaron escritores de la región, llegó apenas un ensayo o una crónica. Se quedaron fuera temas vitales, la marginación de los indígenas, la cultura maya, la vida en las costas petroleras, el spring break y el turismo sexual en Cancún, personajes excepcionales como María Sabina o Felipe Carrillo Puerto. ¿Dónde están los ensayistas y los periodistas de la región? ¿De qué están escribiendo? Por otro lado, pensadores de otros rincones del mundo y el país no se entusiasmaron con el tema o reconocieron su desconocimiento del sureste. ¿Qué debemos interpretar de todo esto? ¿Por qué no nos interesa? ¿Por qué se soslaya? ¿O es que solamente les atrae como destino turístico?

En una de las crónicas del dossier se cita una frase concluyente de Carlo Levi para referirse, según el poeta Remzi, a lo que podría ser Albania: todo aquel que ha venido a esta tierra se ha acercado como enemigo, conquistador o visitante incapaz de entender. Seguiremos indagando sobre el sureste desconocido. ®

Compartir:

Publicado en: Abril 2011, Destacados, El sureste mexicano

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.