Internet y periodismo horizontal

Mi Voz, la red digital con mayor cobertura en Chile

Patear las obsoletas estructuras verticales de la circulación de información. Ser irreverentes al máximo con los tradicionales manuales de periodismo… Al fin de cuentas, ¿quién dijo que tenían toda la razón?

Cristian Mena se define como “periodista (((radar))) y así cumple su trabajo como subgerente de contenidos en el innovador sitio web Mi Voz, de Chile, donde han encontrado una manera exitosa de incorporar la participación y la expresión ciudadana para convertirlas en verdaderos canales de información. Dividen su trabajo en regiones para asegurarse de que todo el país tenga su correcta y completa cobertura. Innovan y son originales. Tal vez por ello es que se convirtieron en “La red digital con mayor cobertura del país”.

Patear las obsoletas estructuras verticales de la circulación de información. Ser irreverentes al máximo con los tradicionales manuales de periodismo… Al fin de cuentas, ¿quién dijo que tenían toda la razón?

En esta entrevista Cristian Mena dilucida la trama de ideas que hacen de Mi Voz el sitio de participación ciudadana por excelencia para los chilenos.

—¿Cómo surgió la idea de desarrollar este sitio? ¿Dónde detectaron la posibilidad?

—La idea de desarrollar esta red data de 2004. Durante ese año en Chile abundaba la farándula y la crónica roja en la prensa regional, periodo en que además irrumpía la web 2.0 en el país, sobre todo los blogs. Entonces Mi Voz detectó ahí la oportunidad: hacer medios participativos, donde se mostrara la otra cara de Chile, la positiva, la del emprendimiento y la innovación. En todo caso, la crítica no la dejamos de lado, sólo que además promovemos la propuesta, o sea, la consigna es evidenciar lo malo, pero también hacerse cargo y buscar las soluciones.

—¿Cuál es el objetivo fundamental que rige su trabajo?

—De ambos fenómenos mencionados, Mi Voz quiere formar parte y tiene por objetivo cambiar las conversaciones del país, apostar por un mejor ánimo en la población, hacer comunicación responsable de la realidad que construye; todo ello en conjunto con la comunidad que se ve directamente afectada.

“Como lo señalaba anteriormente, antes los medios participativos eran los menos y hoy cualquier persona tiene acceso a las redes sociales, por lo que el rol de los editores, además de generar pauta propia y articular las notas de los corresponsales, es ser un radar de las conversaciones que fluyen en lo digital y elaborar una selección representativa para publicar en el diario ciudadano”.

Cuando comenzaron, ¿había un público chileno cautivo por expresarse o llevó tiempo que se animaran?

—Había una necesidad latente de expresión. En aquel entonces Facebook y Twitter no eran masivos y los medios tradicionales sólo disponían de las cartas al director, espacio para los lectores reducido por la selección y la edición según la línea editorial. Así las cosas, la práctica de participación era reducida y la alfabetización digital estaba en expansión, lo que nos desafió a realizar talleres ad hoc, actividad que realizamos en cada zona donde abrimos un diario ciudadano. Antes era difícil participar de un medio de comunicación, hoy la mayoría de los medios tradicionales han abierto espacios para los ciudadanos, quienes además hoy pueden tener su propio medio con Facebook y Twitter. Sin embargo, las redes sociales pasan y los diarios ciudadanos quedan: mientras una opinión dura lo que demora en transcurrir el muro o el timeline, el diario ciudadano mantiene su archivo digital disponible y los actores de una comunidad consideran seriamente a un medio de comunicación formal, lo cual anima a los líderes locales (o que pretenden serlo) a participar.

—¿Cómo está organizado el trabajo de Mi Voz?

—Mi Voz está constituido por más de cincuenta personas, entre personal estable y free lance. No tenemos una redacción tradicional, sino una compacta y flexible según la realidad de cada diario. Nuestro modelo dispone de un mix, donde hay equipos en la zona de los diarios propiamente como tales y otros funcionan con editores a distancia, pero conectados a la realidad local, ya sea vía los corresponsales, periodistas y redes sociales.

—¿Qué posibilidades han articulado en Mi Voz para recibir la colaboración de los ciudadanos?

—Mi Voz es multiplataforma, por lo que hay secciones de todo tipo. Ahora nuestro fuerte es el texto y la colaboración espontánea vía redes sociales. Como lo señalaba anteriormente, antes los medios participativos eran los menos y hoy cualquier persona tiene acceso a las redes sociales, por lo que el rol de los editores, además de generar pauta propia y articular las notas de los corresponsales, es ser un radar de las conversaciones que fluyen en lo digital y elaborar una selección representativa para publicar en el diario ciudadano.

—¿Qué nivel de participación de la ciudadanía han alcanzado hoy?

—Como ágora digital, nos interesa conversar y debatir en pos del bienestar de las comunidades que estamos insertos, por lo que para incidir logramos en un año que los cien líderes de la región participen de algún modo en el diario ciudadano. La respuesta a estos diversos tipos de participación se ve reflejada en el resultado de visitas y seguidores. Actualmente, según estimaciones, seis de los dieciocho medios de Mi Voz son líderes en sus regiones en internet, mientras que los demás figuran segundos o dentro de los “top-five” de sus zonas. Eso nos dota de una participación medial interesante que la ciudadanía considera y valora. En números, como red, bordeamos los dos millones de visitantes únicos y nuestras redes sociales contabilizan 150 mil seguidores.

—¿Establecen algún tipo de filtro en los contenidos que comparten los ciudadanos? ¿Cómo moderan el sitio?

—Sí, hay filtro. Como medio de comunicación, Mi Voz se rige por la Ley de Prensa de Chile, por lo que el editor de cada diario es un periodista profesional, quien vela por la calidad del producto y por la legalidad de los contenidos. En los diarios ciudadanos garantizamos publicaciones con nombre y apellido de los ciudadanos (previa revisión del contenido), mientras que los comentarios pasan por un filtro de moderación que revisa el cumplimiento de las normas.

—Hemos oído muchas veces en este tipo de proyectos acerca de la dificultad para financiar su funcionamiento, ¿ustedes han encontrado la manera de resolver ese tema?

—La experiencia ha llevado a Mi Voz a un modelo de negocios diversificado que considera publicidad tradicional, tanto regional (dirigida a organizaciones del Estado y empresas de la zona) como nacional (a cargo de agencias y marcas presentes a lo largo del país), además de establecer un área de proyectos (que elabora programas de responsabilidad social empresarial, asesorías y consultorías digitales a empresas e instituciones). Una mezcla que va en constante evolución.

Para concluir el relato de los principios que han llevado a la red Mi Voz a ocupar un lugar preponderante como fuente de información en la vida de los ciudadanos chilenos, compartimos una entrevista realizada para Crónica Z con Cristian Mena en ocasión de presentarse en el 5° Foro Internacional de Periodismo Digital, donde comparte ideas interesantes como la distinción que establece entre reporteros ciudadanos y periodistas. ®

Compartir:

Publicado en: Destacados, Internet hacia el futuro, Septiembre 2012

¿Quieres apoyar el proyecto de Replicante? Aquí puedes donar desde un dólar mensual:
patreon.com/replicante

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.