Jonathan Minila se confiesa con Proust

“Me gustaría morirme de risa”

Para mí toda la literatura existente tiene un tinte fantástico. La vida misma lo es. Siempre he navegado en ese sentido. Encuentro la vida como un nido de cosas absurdas, extrañas, donde los seres humanos nos engañamos constantemente para soportar el peso de la existencia.

Jonathan Minila.

Jonathan Minila (Ciudad de México, 1980) ha colaborado en Letras Libres, Vice, Picnic, Lenguaraz, Casa del tiempo, Opción, Generación, Guardagujas, el suplemento Laberinto del periódico Milenio, entre otras publicaciones. Es autor de los libros de cuentos Imaginarios, Lo peor de la buena suerte, Todo sucede aquí y Alto contraste, así como de los libros para niños El niño pájaro, El fantasma sin recuerdos y otras historias para niños extraños, Futuro y El camino de la bruja. En el año 2016 fue coordinador del libro conmemorativo Árboles petrificados de Amparo Dávila a cuarenta años de su publicación. 

Minila, obras completas.

—¿Qué detalle de la vida cotidiana es lo que más te irrita?
Los trámites de cualquier tipo.
Por el contrario, ¿qué detalle de la vida cotidiana es el que te hace más feliz?
Lo que más me hace feliz es reírme de todo, incluido de lo que me irrita.
¿Cuál es tu mejor momento del día?
—Mi momento del día es en las noches, cuando la gente duerme y hay más silencio.
—¿Cuál es tu mayor miedo?
—Mi mayor miedo es haber nacido.
—¿Cuál consideras que es tu gran defecto
—La inseguridad.
¿Qué es lo que más valoran de ti tus amigos?
—No sé qué valoran de mí mis amigos. Mi humor, supongo, nunca he preguntado. Podría decirte en cambio qué valoro yo de ellos y es precisamente eso: su amistad, su tiempo.   
—¿Qué cosa te desagrada más de la gente que te rodea?
—Que me hagan sentir rodeado.
—¿A qué persona viva y muerta admiras?
—Viva, a mi madre Josefina. Muerta, a mi abuela María. Mujeres enormes, luchadoras y muy admirables.
—¿Cuál es tu mayor extravagancia?
—Mi humor negro.
—¿Cuál ha sido tu mayor mentira?
—En la primaria, durante un año, falsifiqué una boleta para que mis padres no supieran que había reprobado. La historia es larga y entretenida, pero nunca más he vuelto a mentir, créeme; de hecho, soy malísimo para hacerlo, me enredo mucho y me aterran las consecuencias.
—¿Te asomas al espejo y qué ves?
—Complicidad.
—¿Cuál es la cualidad que más te gusta en un hombre?
—El humor, la empatía y su amor por los animales.
—¿Y en una mujer?
—El humor, la empatía y su amor por los animales.
—¿Cuál es tu color favorito?
—Soy daltónico.—¿Qué foto tuya no colgarías en casa?—No colgaría ninguna.
—¿Qué palabras o frases usas con demasiada frecuencia?
—“Una vez terminado el juego, el peón y el rey se guardan en la misma caja”.
—¿Cuál ha sido el momento más glorioso de tu vida?
El momento más glorioso de mi vida será la muerte y no seré testigo.
—¿Qué talento te gustaría tener?
—Me gustaría poder teletransportarme, viajar en el tiempo, ser invisible, ser eterno, cosas simples como ésas.
—¿Qué cambiarías de ti?
—Favor de remitirse a la respuesta número 5.
—¿Cuál ha sido tu mayor fracaso?
—Hasta ahora, el amor.
—Si pudieras reencarnar en una persona o cosa, ¿qué serías?
—Un árbol.
—¿Qué lugar te gustaría conocer?
—Me gustaría conocer el fin del universo.
—¿Cuál es tu posesión más preciada?
—Mi posesión más preciada es una carta que me dio mi padre seis meses antes de morir. Pasé siete años o más sin poder leerla. Es lo único que tengo de él. Ahora mismo la tengo en mis manos. Cada vez que tengo problemas, leo: “Nunca me alejaré de ti, mientras pienses en mí”, y qué crees: siempre pienso en mi padre.
—¿Qué es para ti lo más profundo de la miseria?
Lo más profundo de la miseria es la riqueza.
¿Cuál es tu ocupación preferida?
—Leer, escribir, caminar, hacer ejercicio, comer, tener sexo, amar… Mi ocupación preferida es vivir.
¿Cuál es tu comida favorita?
—Tacos, todos, siempre, donde sean. ¡Vamos!
—¿Cuál es la comida que más odias?
—Odio la zanahoria en todas sus presentaciones.
¿Quiénes son los escritores que admiras?
—Franz Kafka, Herman Melville, Horacio Quiroga, Mario Levrero, Francisco Tario, Amparo Dávila…
—¿Cuál es tu banda, cantante o grupo musical preferido?—Cambio por etapas. Mi gusto musical es muy amplio, va de Debussy a Celso Piña. Mi padre era músico, músico e ingeniero, y crecí rodeado de instrumentos: pianos, guitarras, órganos, bajos, baterías… De niño estudié música: ésa fue mi infancia. ¿Banda favorita? De vida diría que The Beatles, aunque ahora no los escuche tanto.
—¿Con qué figura histórica te identificas más?
—Me identifico con todos aquellos que no son recordados.
—¿A qué personaje famoso te gustaría conocer y qué le dirías?
—Me gustaría fumarme un toque con John Lennon y no pensar en qué le voy a decir.
—¿De qué es lo que más te arrepientes?
—De lo que más me arrepiento es de permitir que algunas personas me hagan sentir menos y de dudar de mis capacidades.
—¿Te gusta algún deporte? ¿A qué equipo le vas?
—¡Muchos! ¿Equipo de qué?
—¿Cuál es tu mayor adicción?
—Mi mayor adicción es la comida.
—¿Cómo te gustaría morir?
—Me gustaría morir de risa.
—¿Cuál considerarías que es tu lema?
—Favor de remitirse a la pregunta 16. ®

Compartir:

Publicado en: Apuntes y crónicas

¿Quieres apoyar a Replicante? Aquí puedes donar desde $25 MXN al mes:
patreon.com/replicante

Otras revistas:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.