De mojado a doctorado

Un mojado en Chicago y cuatro discursos inaugurales, de José Ángel Navejas

José Ángel Navejas relata su propia historia como migrante a Estados Unidos para trabajar y poder construir un segundo piso en la casa de su madre, en Guadalajara, aunque terminó doctorándose en Estudios hispánicos.

José Ángel Navejas.

La frontera norte: tierra fértil para historias dramáticas, trágicas, pero también para encuentros y revelaciones personales. Un tapatío cruza desde la conflictiva Tijuana con el propósito “de construirle un segundo piso a la casa de su mamá”, sin imaginar que la vida que se había planteado daría un giro copernicano más allá de su sueño original.

José Ángel Navejas, autor de Un mojado en Chicago y cuatro discursos inaugurales (Miami: Katakana, 2021), cuenta la historia de un joven aventurero y su paso ilegal hacia Estados Unidos, en la que la literatura castellana funge como revelación. Su periplo narra sus vaivenes por el ambiente restaurantero chicano hasta su transición por la academia, que culmina con tres discursos inaugurales en la Universidad de Illinois, de donde egresó como doctor en Estudios hispánicos.

Noes una crónica periodística ni una autobiografía o historia romantizada de superación personal, sino un profundo análisis social —con un cariz de tristeza— sobre el modus vivendi de los viajeros mexicanos ilegales desde la óptica de uno que parecía destinado a convertirse en un obrero más. Es así como en los albores de los noventa este personaje desarrolla una identidad convencional que culmina con el mérito de ser el primer indocumentado en todo Estados Unidos en lograr un doctorado sin la protección del DACA. Hoy continúa radicando en ese país con todos los claroscuros que implica el racismo, el proceso de adaptación y la falta de oportunidades profesionales, dadas sus circunstancias migratorias.

Palabras como “sarapear” (o set the table), “basketa” (canasta), “chips” (totopos) conforman el argot gastronómico local. “En una pizzería hice “deliberis” (deliveries), computé “las taxas” (impuestos), aprendí a “mapear” (trapear); llamaba al “basboy”, busboy o “garrotero”, y desde el primer día se me instruyó que los “chips” debían servirse en una “basketa”.

Las prácticas y enseñanzas primigenias recibidas en el trabajo meseril resultan peculiares para los ajenos, pero representan todo un universo lingüístico creado por sus integrantes, que repercute en su forma de comunicación e identidad. Palabras como “sarapear” (o set the table), “basketa” (canasta), “chips” (totopos) conforman el argot gastronómico local. “En una pizzería hice “deliberis” (deliveries), computé “las taxas” (impuestos), aprendí a “mapear” (trapear); llamaba al “basboy”, busboy o “garrotero”, y desde el primer día se me instruyó que los “chips” debían servirse en una “basketa”, dice en su libro.

La mezcla del inglés y español informal y sus híbridos modernos surgidos de este spanglish son pulidos por la riqueza de la literatura. El acceso al ambiente universitario y la elitista academia son otros de los papeles que se desempeñan en el rito de paso de Navejas para su transición. “No es raro que la imagen del migrante se haya convertido en espectáculo”, esto, respecto de la gran cantidad de lugares comunes, clichés plasmados en películas, series e historias romantizadas que muestran una versión parcial de la realidad.

A su vez, el controvertido papel del migrante tiene sus conveniencias y beneficios en Estados Unidos de los que poco se habla: “La gente como yo hace que baje el salario de los trabajadores estadounidenses. Nosotros hacemos posible que ellos tengan un estilo de vida cómodo y asequible. Un jubilado, por ejemplo, debería ser aliado de los indocumentados”, dice en otra de sus tantas reflexiones. Aunque, como también lo dice, “En la psicología del documentado, dentro de todo lo gacho, hay algo chido”.

José Ángel Navejas es originario de Guadalajara, donde nació en 1973. Ha publicado otras obras como Illegal: Reflections of an Undocumented Immigrant, un libro autobiográfico que se ha convertido en lectura obligatoria en cursos universitarios a lo largo de Estados Unidos, así como Invierno: Playlist desde Chicago. En 2018 compiló Palabras migrantes, la primera antología de ensayistas mexicanos radicados de manera permanente en una ciudad estadounidense. En 2019 el Pilsen Fest de Chicago le entregó el Premio Literario José Revueltas, y ese mismo año recibió la beca nacional Mellon Fellows Program. En 2020 se le concedió el Premio Inaugural al Intelectual Público otorgado por el Center for Latino Research, de DePaul University. ®

Compartir:

Publicado en: Libros y autores

¿Quieres apoyar a Replicante? Aquí puedes donar desde $25 MXN al mes:
patreon.com/replicante

Otras revistas:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.