Ecos de luz

Escultura, luminarias ambientales e instalación de Gabriel Fontanillo/NUR

NUR, que significa fuego en hebreo y luz en árabe, es un laboratorio de ideas donde Gabriel Fontanillo explora cómo a través de la luz puede dar vida a sus piezas, objetos únicos e instalaciones lumínicas

Luciérnagas, Valle de Bravo.

Ecos de luz es una muestra del trabajo reciente de NUR, una editorial de objetos lumínicos creada en 2011 por Gabriel Fontanillo, que explora nuevas formas de construir y habitar el espacio arquitectónico a partir del uso creativo y lúdico de la luz y la experimentación formal con diversos materiales para proyectos de iluminación de diversa índole.

Anémona, Hotel Nena.

Las piezas presentadas en esta exposición combinan características del arte lumínico (light art) con diseño industrial orgánico y juega con la disposición de las esculturas y luminarias en un espacio arquitectónico específico, creando un conjunto de sensaciones dinámicas con el espectador o transeúnte.

Club Playa Nayarit.

Utilizo el término transeúnte porque más que una observación pasiva, como establecen los cánones del arte lumínico, estas piezas demandan ser transitadas a través del espacio expositivo y su efecto es ambiental, atmosférico, dialogando todo el tiempo con el contexto, ya sea éste un espacio público, al aire libre, o privado, acotado por las paredes de un museo, un habitáculo o en lugares de ocio y esparcimiento.

Condominio Valle de Bravo.

En este último caso, por ejemplo un club de playa en la riviera nayarita o un restorán de Valle de Bravo, ambos en México, donde el artista residió diez años y se familiarizó con la rica mitología prehispánica indígena encarnada en los nahuales y aluxes mayas, Fontanillo logró unos resultados espectaculares, creando ambientaciones únicas con un concepto original y efectivo.

Espíritu de árbol.

Este tipo de arte, ampliamente teorizado desde la década de los sesenta y sentando las bases de la posterior interactividad del usuario en la era cibernética, concibe el espacio museístico como una máquina de visión y juego, ya que el espectador al moverse crea espacios cambiantes de luces y sombras y su propio ángulo de visión determina la percepción del conjunto.

Fantasma de árbol.

Cada una de las piezas establece a través de su respiración y temperatura el tipo de juego que propone, ya sea emanando luz propia como esculturas de luz o luminarias ambientales o bien a través de proyecciones ígneas de un emisor externo.

SONY DSC

NUR, que significa fuego en hebreo y luz en árabe, es un laboratorio de ideas donde Gabriel Fontanillo explora cómo a través de la luz —generada por la electricidad y otros recursos— dar vida a sus piezas, objetos únicos e instalaciones lumínicas a partir de diferentes materiales como la madera y técnicas artesanales como el vidrio soplado —técnica que desarrolló en Oaxaca, México—, el vidrio cortado al agua o la porcelana traslúcida.

Yoga Deck El Punto, Valle de Bravo Restorán.

Todo ello combinado lógicamente con soportes industriales como el acero, el PVC, el tyvek de Dupont utilizado en las luminarias de origami o papiroflexia, arte de origen japonés, o las impresiones en 3D, tecnología de última generación.

Mago, San Miguel.

Las preocupaciones formales de NUR, ilustradas en el conjunto de piezas que se muestran en Ecos de luz, giran en torno a las posibilidades espaciales del hábitat, reconectando al ser humano con su esencia y proporción, y la descarga emotiva que produce la disposición de las esculturas de luz, luminarias e instalaciones, su incidencia cromática y los diferentes tonos de luz que emiten, su temperatura y calidez calibrada por intensidades eléctricas, además de las formas orgánicas que nos remiten a un mundo poblado por criaturas mitológicas y animales de una fantástica fauna lumínica como anémonas y luciérnagas.

NUR, showroom.

Un discurso que tiene a la luz como medio de expresión, punto de origen y destino, y como vehículo para el campo de experimentación creativa de percepción y su uso tanto de manera lúdica como aplicada a un entorno.

El Punto, restorán Valle de Bravo.

Dentro de las artes visuales el arte de la luz es el que mejor encarna la idea de juego y experimentación, más allá de las representaciones bi o tridimensionales de imágenes y objetos, puesto que es todo el entorno expositivo el que se convierte en una gran ambientación lumínica con un lenguaje, características y aspectos formales propios.

Luciérnaga ECOS.

Ecos de luz es una experiencia única, básicamente presencial, que ningún registro, por exhaustivo que sea, puede igualar. ®

Compartir:

Publicado en: Arte

¿Quieres apoyar el proyecto de Replicante? Aquí puedes donar desde un dólar mensual:
patreon.com/replicante

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.