El caso Florence Cassez

y el efecto corruptor de los medios

Si al final el dictamen de la magistrada Olga Sánchez, votado tres a favor y dos en contra, precisó que “la vulneración a los derechos humanos de la quejosa fueron tan graves que generaron un efecto corruptor en todo el proceso”, ¿dónde están los culpables de ese efecto corruptor? ¿En qué lugar quedan las víctimas que también han sido afectadas con ese montaje?

Florence-Cassez

Florence Cassez fue liberada el 24 de enero no porque se determinara su culpabilidad o inocencia en torno a su presunta participación en tres secuestros relacionados con la banda de “Los Zodíaco”, liderada por su entonces novio Israel Vallarta (alias “el Cáncer”), no. Cassez fue liberada porque, a decir de la ministra Olga Sánchez, quien tuvo a su cargo la elaboración del proyecto que se presentó en la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el montaje televisivo de su detención eliminó la destrucción del principio de presunción de inocencia —lo cual derivó en que ésta se viera impedida de tener una defensa adecuada y, en consecuencia, quedara en estado de indefensión ante la justicia mexicana. Se violaron sus derechos.

Esto, nos guste o no, entra en el marco de la ley, por lo tanto el proceder de la SCJN fue en estricto apego al Estado de derecho. Es decir, al dar nulidad a los testimonios telemontados por la Agencia Federal de Investigaciones, AFI (donde se le acusó directamente), se le concedió a la ciudadana francesa un amparo para que un tribunal ordinario dicte una nueva sentencia y para que ésta, ahora sí, pueda defender su presunta inocencia, pues no hay que olvidar que aunado a lo señalado por la AFI fueron las propias familias de las víctimas y otros integrantes de la misma banda quienes señalaron a Cassez como uno de los plagiarios. De los otros involucrados y que también fueron detenidos en el montaje nada se sabe.

El proceder jurídico se ha visto acompañado de las sentencias que ha emitido el tribunal mediático, específicamente Televisa, la televisora que no sólo puso sus cámaras a disposición del exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, para trasmitir el montaje, sino que ahora ha buscado poner en entredicho la actuación de la SCJN acusando a ésta de liberar a una secuestradora e, incluso, ha buscado influir en la opinión pública concentrando su agenda mediática en este punto y desestimando la participación que tuvo García Luna en el caso al ser éste quien autorizó a la AFI la presentación de esas pruebas y quien aprobó que de manera casi exclusiva Televisa estuviera ahí para grabar y trasmitir “en vivo” el operativo donde se detuvo a “Los Zodíaco” y a Cassez.

El proceder jurídico se ha visto acompañado de las sentencias que ha emitido el tribunal mediático, específicamente Televisa, la televisora que no sólo puso sus cámaras a disposición del exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, para trasmitir el montaje, sino que ahora ha buscado poner en entredicho la actuación de la SCJN acusando a ésta de liberar a una secuestradora.

A este respecto Televisa se dice engañada. Así lo afirmó el titular de Primero Noticias, Carlos Loret de Mola, quien adelantándose al fallo del SCJN la mañana del 22 de enero ya expresaba de manera pública que Televisa (como se expresaría días después) nunca “se dio cuenta” de que el operativo que trasmitieron en vivo el 9 de diciembre de 2005 se trataba de una puesta en escena. Expiando toda culpa y reconociendo la sacudida ética que esto les dejó, el conductor aceptó que cayeron en la trampa. Después aseguró que fueron ellos mismos los que el 5 de febrero de 2006 exhibieron el montaje y documentaron la violación a los derechos de Florence Cassez. Quizá por eso, y en apego a su investigación periodística, el propio López Dóriga en los noticieros del 25 y 26 de enero de este año (y después de conocer la determinación de la SCJN) se refirió todo el tiempo a Cassez como “la secuestradora”.

Televisa se dice engañada. Así lo afirmó el titular de “Primero Noticias”, Carlos Loret de Mola, quien adelantándose al fallo del SCJN la mañana del 22 de enero ya expresaba de manera pública que Televisa (como se expresaría días después) nunca “se dio cuenta” de que el operativo que trasmitieron en vivo el 9 de diciembre de 2005 se trataba de una puesta en escena.

Ahí reside la capacidad de una televisora para generar temas de discusión pública, pues si en un principio “lo público (la cosa pública)” era de pertenencia única del Estado, lo cual después cambió para dar paso al papel de la sociedad civil en la conformación de la opinión pública, hoy parece que el papel de ambos actores está cada vez más mediado por la injerencia que tienen los medios de comunicación en la conformación del debate público, ya que es por ellos que no sólo se da la construcción de la agenda pública sino también el tipo de enmarcamiento político-ideológico que la acompaña.

En el caso de Florence Cassez es claro que existen muchos indicios para poner en tela de juicio la conformación del debate público que se ha impulsado desde los medios, los cuales, más en un papel de jueces que de mediadores, han juzgado como culpable a Cassez y, a la par, han sentenciado el papel de la SCJN, la cual tampoco ha contribuido con sus acciones a generar un contrapeso, pues mientras en apego a derecho concede el amparo y libera a Cassez, por otro lado sólo señala “el pecado” pero no dice si se iniciará un juicio contra quienes fabricaron las pruebas que provocaron la violación de los derechos humanos de la francesa. Al fin de cuentas, y apegados a la ley, eso también es un delito.

Si al final el dictamen de la magistrada Olga Sánchez, votado tres a favor y dos en contra, precisó que “la vulneración a los derechos humanos de la quejosa fueron tan graves que generaron un efecto corruptor en todo el proceso”, ¿dónde están los culpables de ese efecto corruptor? ¿En qué lugar quedan las víctimas que también han sido afectadas con ese montaje? ¿Basta con que la televisora diga “no nos dimos cuenta”? ¿Quedará impune la figura de quien autorizó que el montaje se grabara y se transmitiera “en vivo”? ¿Ya sin montaje de por medio y con libertad para realizar su defensa será posible saber si Florence Cassez es culpable o inocente? ®

Compartir:

Publicado en: Destacados, Febrero 2013, Injusticia e impunidad: crímenes sin castigo

¿Quieres apoyar el proyecto de Replicante? Aquí puedes donar desde un dólar mensual:
patreon.com/replicante

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.