IDEOLOGÍA Y REALIDAD

Defensores de DDHH, periodistas de luxe y WikiLeaks

La ideología va por un lado y la terca realidad se empeña en caminar por el lado contrario. Aquí unos cuantos ejemplos proporcionados generosamente por la realidad inmediata.

Ebrard

Según la ideología, privatizar es malo porque es algo que ordenan Los Malos del Banco Mundial con sus “políticas neoliberales”, por lo que gobiernos de Los Buenos nunca deberían hacerlo. Según la realidad, en Cuba, con todo y el “Socialismo o Muerte”, la economía va adquiriendo progresivamente rasgos de libre mercado y se van implementando políticas públicas de privatización.

Según la ideología, El Ponchis es el resultado de “las políticas neoliberales”, como todo lo malo (incluidos los terremotos), puesto que éstas causan pobreza, descomponen el tejido social, hacen que el Estado no invierta en la gente y crean a millones de “NiNis”. Según la realidad, en países que no se gobiernan con “políticas neoliberales” hay casos iguales o peores al de El Ponchis, como el Poderosinho, con todo y ocho años de un presidente de Los Buenos.

Según la ideología los gobiernos de La Izquierda son buenos. Un gobierno de Los Buenos previene el delito con cultura y deporte; y combate a la criminalidad con educación y más y más y más cultura para que todos los jóvenes sean ingenieros, campeones olímpicos o bailarines de ballet.

Según la ideología los gobiernos de La Izquierda son buenos. Un gobierno de Los Buenos previene el delito con cultura y deporte; y combate a la criminalidad con educación y más y más y más cultura para que todos los jóvenes sean ingenieros, campeones olímpicos o bailarines de ballet. Según la realidad el gobierno de Brasil combate militarmente a los delincuentes en sus barrios a los pobres entre los pobres y no con casas de la cultura. No detiene a los criminales de cuello blanco, sino que va contra los jóvenes que en ocho años de gobierno de Los Buenos no tuvieron esas oportunidades de hacerse poetas, intelectuales o líderes de ONG.

Según la ideología, Marcelo Ebrard es un alcalde muy progre; según la realidad es otro gober piadoso, puesto que gastó más de 70 millones de pesos para el culto guadalupano. No para restauración o conservación de patrimonio histórico y cultural, no. Para culto. No para garantizar el derecho a la libertad religiosa, no. Para culto. No para fomento al turismo religioso, no. Para culto.

Según la ideología, la Patria no se vende, se defiende. Según la realidad, el Gobierno del Distrito Federal privatiza el suelo y el subsuelo de la Patria “concesionándolo” a oligarcas extranjeros para que se lleven 44 mil de millones de pesos en los próximos años con la construcción de una “supervía” con el cobro de peaje en perjuicio de los pobres y a costa del deterioro del ambiente. Y nadie… de Los Buenos… hace nada.

Carmen Aristegui

Según la ideología, Los Buenos son sólo y siempre Los Buenos. Emilio Álvarez Icaza,
entrevistado     
en el noticiero mainstream del país, el de Aristegui, objetó los bonos extraordinarios, por desempeño en la CNDH, especialmente el del presidente de este organismo autónomo, “además de los altos sueldos” y “el estado de excepción que tiene la burocracia mexicana”. La realidad es que él fue funcionario público del más alto nivel durante doce años, es decir, que fue parte y jefe dentro de ese estado de excepción. ¿Alguna vez renunció a alguna de sus prestaciones, además de su alto sueldo? No. Desde una perspectiva democrática, de compromiso con la justicia social, de convicción por la austeridad republicana, ir a dizque representar a un organismo ¡local!, no nacional, a Ginebra, para reunirse allá con funcionarios mexicanos, ¡con diputadas! es una sinvergüenzada. Véase si no, un solo ejemplo. Compitió por ser presidente de la CNDH y de haber recibido la mayoría de los votos necesarios para haber ganado, él habría sido quien cobrara ese jugoso bono que le molesta que reciba quien le ganó. ¿Habría renunciado a ese bono y a cualquiera otra prestación? No. Y puedo asegurar que no a partir de datos: pues del Instituto Federal Electoral, organismo en el que contiende para ser consejero, recibió 382 mil pesos como “asesor externo” adjudicados directamente para hacer un “diagnóstico externo” de educación en un plazo de tres semanas, como si los pobrecitos consejeros del IFE no tuvieran asesores en la nómina y no hubiera enemil diagnósticos. Y otros 42 mil 500 pesos para una ponencia en un foro. ¿Es mucho o poco dinero? El CIDE, institución que él cita para fundamentar sus comentarios en la entrevista, cobra entre 700 mil y un millón de pesos por impartir un diplomado con una docena de miembros del Sistema Nacional Investigadores y dos millones por una consultoría en la que participan al menos siete especialistas. El punto es: don Emilio se beneficia de dispendio en el gasto público cuando no es funcionario.

Según la ideología, WikiLeaks causó un 11/9 informativo. Según la realidad, ninguna relación diplomática se ha modificado ni puesto en riesgo.

Según la ideología, Carmen Aristegui es una muy buena periodista, la mejor de todas. Según la realidad, es una entrevistadora que da pases a gol a sus cuates, como Emilio Álvarez (ni modo que le preguntara: “¿En tantos años que fuiste funcionario público no tuviste privilegios que fuesen injustos desde una perspectiva de justicia social, de rendición de cuentas, de evaluación del desempeño? ¿No tuviste caja chica?), y en campaña contra Peña Nieto, pues, según ella, alguien dijo o hubo versiones de que cambiaron el día y la hora de la final de futbol para que su boda tuviera toda la atención de los medios. Cualquier rumor o sospecha sobre Peña Nieto o Televisa tiene cabida, pero nunca poner en duda la congruencia o el estatuto de autoridades morales de los cuates, Los Buenos, sea Emilio Álvarez o Jorge Alcocer. Ya lo decía Zabludovsky, que la amistad tiene prioridad sobre la verdad.

Según la ideología, WikiLeaks causó un 11/9 informativo. Según la realidad, ninguna relación diplomática se ha modificado ni puesto en riesgo. No se confirmó que los extraterrestres estén entre nosotros ni que ordenaron robarle la elección al Peje ni que la CIA mató a Colosio ni que nos manipulan con mensajes subliminales o drogas en el agua. El Imperio sigue ahí. El mundo no es mejor ni peor.

Según la ideología, Assange es un héroe. No es un violín, sino un perseguido político de El Imperio y El Sistema. Según la realidad, el mayor violador al derecho a la información en el mundo es el gobierno chino, censor de las noticias sobre el premio Nobel de la Paz. Al respecto ninguno de Los Buenos ha dedicado un solo tuit de protesta. ®

Compartir:

Publicado en: Diciembre 2010, Letras libertinas

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.