LA IDEOLOGÍA DE LA MEDIOCRIDAD

Un arte que no crea

¿Por qué lo que en otras artes es delito en el arte contemporáneo es estilo? Porque aquí la falta de talento está amparada por las teorías más necias para permitir que subsista un sistema que va en contra del arte mismo, de la creación y del trabajo.

Five Words in Green Neon, 1965, © Joseph Kosuth

Antoine Watteau se formó como artista en un taller de grabado que realizaba copias en gran volumen de pinturas religiosas y retratos del rey. Estos talleres hicieron que el grabado adquiriera una calidad altísima, así depuraron técnicas y medios. Más tarde, Watteau conoció las pinturas de gran formato que Rubens realizó para María de Medici y se concentró en su estilo, en esa voluptuosidad orgiástica de sus composiciones, y las trabajó dentro de sus temas. La obra de Bacon está basada en la composición de Velázquez y una de sus obras memorables es el retrato del papa Inocencio X, que realizó en diferentes versiones. La creación necesita de maestros, es una regla de los grandes pintores que su aprendizaje técnico y su búsqueda de un estilo personal incluya ver y copiar a los clásicos para entender sus virtudes y hallazgos. Este aprendizaje se traduce en un homenaje que obliga al arte a evolucionar. La circunstancia de Bacon no es la misma que la de Velázquez, su mirada, su talento, su condición personal es totalmente distinta, y la obra se transforma y con esto el arte avanza y nuestra visión y memoria de imágenes se alimenta.

Esto puede suceder si la creación existe, es decir, si el artista hace su obra, dibuja, pinta, esculpe, porque al final el talento crea una originalidad que prevalece por encima de la influencia.

Neon, © Peter Liversidge

En el arte contemporáneo, donde la maestría es directamente proporcional a la falta de creación, se rechaza la autoría original y los artistas plagian obras con los eufemismos de la apropiación, la intervención, o de plano las mandan hacer. Esto marca una diferencia abismal con los ejemplos antes citados, porque partir de una obra para revolucionarla abre posibilidades al arte, en tanto que repetir o robar obras lo estanca, lo depreda y lo convierte en la representación del nulo esfuerzo intelectual. Además, cuando la obra es el material (luz neón, basura, objeto encontrado, un ready-made, por ejemplo) la repetición no aporta ninguna implicación creativa, es irrelevante que sea el mismo objeto (otra vez zapatos, ropa, urinarios) o que cambien de objeto, el hecho es que es una cosa cualquiera y todas las cosas en su esencia son lo mismo: objetos prefabricados. Luego están los que mandan hacer la obra, en la que su trabajo es sólo pensar, y no realizan ni el performance ni el objeto, y hasta personas fornicando se convierten en un ready-made. Intervenciones que alteran una obra terminada y pretenden que así nulifican la autoría original. Entramos en un terreno que en la literatura y en la música está claramente definido y que, en cambio, en las artes visuales se ha convertido en un género: la falta de ideas y la parasitación como obra final. Si la transgresión consiste de robar o intervenir el trabajo de otros, ¿qué sería de las letras con este sistema? ¿Qué harían los escritores tan aguerridos con los derechos de autor si alguien copia sus novelas y se las adjudica como literatura contemporánea? En la música que siempre andan a la caza de la piratería, ¿qué pasa si alguien se adueña de la obra de un compositor y la vende como suya? Ya no digamos el copiado indiscriminado del mercado negro, tomarla y apropiarse de la autoría. O si un escritor manda hacer su libro a otro autor —los libros de negros son obras de no escritores, memorias de políticos, nadie los toma como autores serios—, si se descubre que un autor más o menos respetado manda hacer sus libros éste cae en la abyección. ¿Por qué lo que en otras artes es delito en el arte contemporáneo es estilo? Porque aquí la falta de talento está amparada por las teorías más necias para permitir que subsista un sistema que va en contra del arte mismo, de la creación y del trabajo. La repetición y la apropiación sistemática no cuestionan la autoría ni la originalidad, son un robo descarado y es la deliberada intención de impedir la evolución del arte, instaurando la negación del trabajo como ideología. Esto ha convertido al arte en una secuencia predecible y monótona de obras. Los ejemplos son muchos desde la apropiación de Duchamp por la Mona Lisa, y la que después hizo Warhol de esta “obra” de Duchamp —aquí el francés, muy delicado, no aguantó la broma y se ofendió y no aceptó ir a ver la exposición de Warhol en el MoMA cuando vio “su Mona Lisa” en la invitación.

Los cientos de urinarios de otros autores, los grabados de Goya y las pinturas clásicas robadas por Jake y Dinos Chapman y alterados con intervenciones infames; la obra completa de Richard Prince que hurta anuncios de Marlboro y portadas de libros de los sesenta; los letreros de luz neón; las exposiciones con cuartos vacíos u obra fantasma; el found footage que roba fragmentos de películas y los reedita. Desde el primer cuadro pintado de blanco por Malevich en 1918 hemos visto desfilar cientos de versiones hasta llegar al extremo de la luz blanca de un video proyector o el chistorete de Loris Gréaud de afirmar que es su autorretrato con pintura invisible.

Five Words in Green Neon, 1965, © Joseph Kosuth

Lo increíble es que sean ideas tan malas y además se las depreden, las devoren como si fueran fuentes de sabiduría. ¿En sus profundas limitaciones está su grandeza? Estas repeticiones hacen de las exposiciones secuencias sistemáticas y sintomáticas de la degradación en la que han sometido a la creación para que destaque un sistema ideológico. Buscando la libertad absoluta, desligándose del arte del pasado cayeron en una dictadura ideológica: destruir sin aportar. Este arte no crea o propone romper límites estéticos, impone un pensamiento perezoso de fácil manipulación. Sus objetos no son obras, esta repetición es propaganda que impacta por insistencia, el anuncio que se vea más veces es el que va a penetrar en la mente del espectador. Esta reiteración de ideas tiene como fin convencernos de que esto es lo que ahora tenemos que asimilar como arte. Su monotonía responde a que necesita la igualdad para someter, han uniformado al arte como lo hizo el sistema comunista con sus ciudadanos para tiranizarlos intelectualmente y establecer que el valor del individuo no existe, que prevalece el de un grupo. Por eso denuestan la autoría y la originalidad, es un sistema totalitario de igualdad. No existe jerarquía de valores, hay una validez generalizada implícita: si eliges un urinario o un letrero de neón o basura es arte. En este arte la libertad intelectual es falacia y prohibición, han olvidado que la repetición es sumisión sin razonar. La igualdad de la mediocridad. ®

Compartir:

Publicado en: Destacados, El pasado reciclado, Noviembre 2010

¿Quieres apoyar el proyecto de Replicante? Aquí puedes donar desde $20 pesos al mes:
patreon.com/replicante

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  1. jose ignacio

    en verdad si es dificil tratar de comprender el arte actual….hacia donde va el arte¿?………..en donde se encuentra en estos momentos¿?……saludos y disculpen mi ignorancia….

  2. luis blanchard-

    Este arte pergeñado por el sistema neoliberal de consumo, ha sido creado con fines precisos ,el de apuntalar una organización.No se concebiría que ejerciera efectos duditativos,reflexivos, que llevaran a cuestionar a ese sistema social.Y en una de esas hasta revolucionarios,en que la gente se revelara y pidiera un cambio .
    El Arte fue siempre un generador de ideas, por eso fue el principal perseguido de los fascismos, nazismos y dictaduras por el estilo . Pero estos regímenes fueron verdaderos “bebés de pecho” ,se ocupaban tan solo de prohibir a los artistas “degenerados”,y dejarlos que huyeran a norteamerica.
    El nuevo sistema comenzó a aplicar teorías verdaderamente maquiavélicas.
    Para qué prohibir al arte ? Sólo bastaba con premiar a quienes no hicieran
    Arte, a los mediocres , a esa multitud de seudo artistas, diletantes, que en otras épocas ni siquiera podrían ser considerados aprendices.
    Entonces las corporaciones, los bancos , los museos de arte contemporáneo, los llamaron y les dijeron : adelante ! Destruyan !
    El pueblo, una masa que en su mayoria sigue siendo tan ignorante como en la edad media (ahora reciclada a feudalismo electrónico ), se tragó el anzuelo . “La television dice que esto es el Arte , asi será…)

    Parafraseando a Churchill , “nunca tan pocos engañaron a tantos …”

    Y aqui estamos con este “arte por decreto” Todo lo que no se aviene a esos parámetros, no existe .Tampoco existen los que crean otras cosas diferentes a las mostradas en museos, autorizadas por curadores (inquisidores del siglo XXI), o comités de selección .
    La gran masa se ha transformado en lo que los rusos llamaban “idiotas útiles” .Aplaude su propia decadencia y muerte .

  3. ERRADICANDO LA ESTÚPIDEZ FUNDAMENTAL DE LA NATURALEZA HUMANA DE MINERVA BAÑUELOS CÁRDENAS, AH ME FALTÓ LA "P", DE PATRICIA COCHINOS!!

    Un día fui a una exposiciòn en Casa Vallarta y no entendí porque todo parecía como la cocina de mi mamá, blanca , como el horno de microondas blanco, como las sábanas blancas , como su ropa interior blanca, despuès vì un cuadro abstracto y juré que era una gallina dibujada, tuve la oprtunidad de acercarme con el artista y le pregunté : Disculpa en este cuadro eso es una gallina o una lechuga, el infame me dijo: qué no lo entiendes , wow!! es una vagina. Orale tenía que entenderlo dije en mi mente y salí más perturbada que ver un cortometraje mexicano contemporáneo con harto movimiento de la cámara.

    Él se burló de mi ignorancia por no entender su ” arte” y tal vez de la ingenua osadía de preguntarle si aquello era una gallina, pero sigo creyendo que no es obligación entender muchas obras u obras no obras , sino simplemente apreciar y callar .
    Pero en este momento estoy tan asqueada del mainstream del arte y las reglas del “culto” y del “creador como artista, que prefiero seguir leyendo Replicante y pensando que mañana conseguiré unas llantas ponchadas y luego tal vez haga arte conceptual jajajajajaj

  4. Ja,ja,ja,ja, hay muchos ejemplos, como la pila de ladrillos (la he visto como en 30 exposiciones con diferente “artista”), la hoja de cuaderno arrugada, je,je,je, Y en la fotografia Mexicana, siempre pulula la pobreza como tema para vender libros y exposiciones.

  5. ¡Maravilloso artículo!
    El “arte” de vanguardia ciertamente es el Traje Nuevo del Emperador y aún se defiende de manera hostil con el mismo y ya muy gastado argumento: “Si no te gusta, si no lo comprendes es porque eres un ignorante y no sabes nada de arte”, mismo que ha bastado para amedrentar a media humanidad porque nadie tiene el valor de mostrarse inconforme e indignado ante este arte carente de oficio y apoyado en el discurso, mi pregunta es: ¿A qué le temen? ¿A la belleza?.
    El “Arte” de nuestro tiempo está en las mismas condiciones que las modelos de pasarela, que son consideradas “las mujeres más hermosas del mundo” sin embargo están deprimidas, anoréxicas y son drogadictas, es decir, ¿Las mujeres más hermosas del siglo XXI son solo una colección de defectos humanos? pienso que lo mismo ha pasado con el arte y la cobardía de la gente lo ha permitido.
    El gusto por el Arte debe ser un acto de convicción y no debe dejarse intimidar por lo que otros digan que está bien.
    Te felicito por tu valor y tu convicción.

  6. La boca llena de razon, y como escribio un amigo, si externas opinion en contra de este “arte” te tachan de ignorante y estupido, por favor los ignaros, estupidos y borregos son otros, que no tienen un sentido de apreciacion estetica. No dudo que los discursos e ideas que manejan algunos ” artistas” conceptuales sean buenos y dignos de estudio, mas no pueden ser materializados y calificados como arte, simplemente se quedan en eso en ideas y estudios que no tienen porque salir del papel. Muy buen articulo. Parecen ser tiempos en donde la mediocridad es hito de albanzaque al final nos convierte en ciegos a la belleza!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *