2011 con Ñ

Alfonso André, Dávila 666 y La Vida Bohéme

Propuestas musicales de México, Venezuela y Puerto Rico hechas, o que sonaron, durante 2011 es lo que se presenta en esta ocasión: Alfonso André y su Cerro del Aire, La Vida Bohéme y Dávila 666.

El Cerro del Aire

Un baterista cambia las baquetas para fungir como frontman y tomar el micrófono. Eso sucedió con Alfonso André (Caifanes, La Barranca, Jaguares), quien lanzó en 2011 su disco Cerro del Aire, coproducido por él y por uno de sus colaborados más cercanos, Federico Fong (La Barranca), y que contó con la participación de músicos de la escena del rock y el pop en México, como los demás integrantes de Caifanes (a excepción de Saúl Hernández), Paco Huidobro (Fobia, Los Odio), Aleks Syntek, Julián André, José Manuel Aguilera (La Barranca), Cecilia Toussaint y el baterista y letrista Chema Arreola, entre otros.

Cerro del Aire es distinto a lo que se ha producido en México en fechas recientes, para empezar la alineación que rota en cada una de las canciones marca una diferencia constante a lo largo del álbum, además de que su sonido es introspectivo y por momentos un poco oscuro.

Si se quiere emparentar al Cerro del Aire con alguna obra anterior, a lo que más podría parecerse es a La Barranca, especialmente a los primeros dos álbumes en los que André, José Manuel Aguilera y Federico Fong estructuraron un sonido diferente a lo que se hacía en México a mediados de los noventa, combinando elementos del rock con otros provenientes de la música tradicional.

La introspección está presente en buena parte de las letras, por ejemplo “Todo temor esconde siempre un deseo”, “Estampa” y “Puedo sentir el viento”, indicios de que el voltear hacia adentro no es sinónimo de tristeza sino de la búsqueda de un equilibrio en el cual se puede dar cabida a lo luminoso y a lo oscuro de la vida, sin perder el piso.

En lo musical, cada uno de los cortes es diferente, ya que hay desde acercamientos al rock duro, como en “Muérdeme”; algunos estean más orientados a tintes bohemios como “La mitad de la verdad”, “Penélope”, “La piel” y “Fuga y quietud”; y otros son más cercanos al rock como “Todo temor esconde siempre un deseo” y “Aeroplano”.

Cerro del Aire es un esfuerzo loable por desmarcarse de lo mal llamado indie y de entregar una obra sólida que además zigzaguea entre diversos estilos, géneros y ejecutantes sin que se pierda identidad. Para ver una ejecución de “Todo temor esconde siempre un deseo” puede pulsar en el enlace.

Dávila 666

Tan bajo es el título del álbum de esta agrupación puertorriqueña que se ha permeado poco a poco en algunos medios estadounidenses, especialmente en aquellos que le empiezan a dar cabida al rock en español, como el programa y podcast Alt.Latino, de la National Public Radio.

Aunque se dieron a conocer a una escala más amplia con el cover “Teléfono”, una divertida reinterpretación de la clásica del punk “Hanging on the telephone” de The Nerves, de 1976, que curiosamente no está incluida en Tan bajo, su álbum de 2011 despide un tufo de rock callejero con oleadas de punk.

Su sonido no es tan falsamente alegre como el llamado “happy punk” que estuvo de moda hace un decenio, aproximadamente, pero tampoco presenta la agresividad de clásicos del género como los españoles de La Polla Records o Eskorbuto.

Hay ganchos melódicos y cortes orientados al pop, como “Eso que me haces” u “Obsesionao”; mientras que la rabia y el ansia juvenil vuelve a reventar en “Patitas” y “Mala”, por ejemplo, que dan por sentado que el llamado rock de garage no está muerto y que no es necesario hacer algo forzadamente chistoso que acabe ahuyentando a los escuchas. El humor está presente en sus letras, mas no se abusa, como suele ser una constante en las agrupaciones procedentes de esa región.

Su sonido no es tan falsamente alegre como el llamado “happy punk” que estuvo de moda hace un decenio, aproximadamente, pero tampoco presenta la agresividad de clásicos del género como los españoles de La Polla Records o Eskorbuto. Si desea conocer más de Dávila 666 puede pulsar aquí.

La Vida Bohéme

¿Los noventa están de regreso? Parece que sí, por lo menos en el ámbito musical eso puede verse. Durante 2011 muchos de los discos que más dieron de qué hablar fueron algunas reediciones de discos lanzados en 1991 y cuyo impacto parece haber resistido el paso del tiempo como el Nevermind de Nirvana, el Achtung Baby de U2, el Loveless de My Bloody Valentine o el Screamadelica de Primal Scream.

En cuanto a la música en español, hubo una agrupación venezolana que empezó a dar de qué hablar tanto por su sonido como por los contenidos de sus letras, plagadas de homenajes (uno a los Ramones en “Radio Capital”) y de destellos de canción de protesta. Se trata de La Vida Bohéme, quienes lanzaron Nuestra en 2010 y con el cual se dieron a conocer el año siguiente. En marzo próximo tocarán en el festival Vive Latino en la Ciudad de México.

Su sonido presenta una influencia muy clara que también fue muy común durante los noventa, la obra de The Clash (1976-1985), al presentar guitarras rabiosas combinadas con otros géneros como el reggae. Por momentos también recuerda un tanto a los primeros discos de The Strokes, a su vez influenciados por la banda de Strummer.

En el caso de La Vida Bohéme, las guitarras son las que guían de manera aguerrida a cada una de las canciones, mientras que la base rítmica se mueve con flexibilidad del rock a los ritmos bailables, además de insertar chispazos de electrónica.

Las letras son estampas de la vida cotidiana, la fiesta y algunos destellos de contenido social e incluso histórico y político, tal como pasaba en los noventa con agrupaciones como Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio y Mano Negra, lo que que se percibe en canciones como “El Zar” y “Nicaragua”.

Si bien podrá parecer algo poco innovador, llama la atención que este grupo retome el punto donde los noventa terminaron para seguir adelante. Para ver el video de “Radio Capital”, aquí. ®

Compartir:

Publicado en: Enero 2012, Música


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.