A 25 años de Master of Puppets

El último disco con Cliff Burton

James Hetfield cantando, Kirk Hammett en la guitarra, Cliff Burton en el bajo y Lars Ulrich en la batería. Considerado por algunos como el mejor álbum de metal, sería el último que grabaría esa alineación junta, Burton fallecería súbitamente tras un accidente del camión en que viajaban durante la gira de promoción.

El otoño en Dinamarca es la estación más desangelada del año. Recién acabada la euforia de un verano que a regañadientes da dos o tres semanas arriba de 25 grados, a los habitantes de este país conformado por más de 400 islas no nos queda más que prepararnos psicológicamente para un larguísimo invierno. No puedo estar seguro, pero tampoco me atrevo a dudarlo, que el otoño de 1985 no hizo diferencia climática alguna. Sin embargo, en Copenhague sí sucedió algo extraordinario en aquel último tercio del año. Entre el 1 de septiembre y el 27 de diciembre el recinto de Sweet Silence Studios, ubicado al sur de la capital danesa, sirvió de laboratorio para dar vida a un complejo prodigio llamado: Master of Puppets.

Por aquel entonces, James Hetfield, Kirk Hammett, Cliff Burton y Lars Ulrich a penas rebasaban los veinte años. La primera vez que escuché el Master of Puppets estaría a la mitad de mi trayecto adolescente. Quién se hubiera imaginado que, tan solo unos años después, vería la cara de una Metallica que comenzaba a envejecer y que parecía estar obstinada en la edificación de su propia tumba: pataleando en algún lugar en medio de los desacertados mellizos que fueron Load y Reload,y el descalabro (con una orquesta) que fue S&M. Pero todas estas recientes decepciones no me afectaron ni a mí ni al número incontable de greñudos imberbes que nacimos con retraso de un lustro. Master of Puppets nos marcó.

La primera vez que escuché el Master of Puppets estaría a la mitad de mi trayecto adolescente. Quién se hubiera imaginado que, tan solo unos años después, vería la cara de una Metallica que comenzaba a envejecer y que parecía estar obstinada en la edificación de su propia tumba.

Master of Puppets representaba un salto virtuoso que daba continuidad a la transformación que había comenzado en 1984 con el Ride the Lightning. Atrás, pues, había quedado esa actitud irrefrenable reflejada en el desenfado adolescente del que están impregnadas las melodías del Kill ‘Em All. Para entonces, a pesar de la poca distancia en el tiempo, a esta ópera prima de los músicos de San Francisco se le miraba ya como se mira un terreno distante. Si bien los de Metallica mantenían el ímpetu de los días de Metal up your ass (Demo, 1982), su música había tomado definitivamente un curso distinto, mucho más sofisticado. El rasgueo y la rítmica se mantenían dentro de los velocísimos estándares del Thrash, sin embargo, Ride the Lightning había impulsado a la banda en una nueva dirección: estructuras épicas, expansión en el plano instrumental (inclusión de guitarras acústicas) y un entorno lírico más vasto, ensayando temas que iban desde la pena capital hasta las plagas de Egipto. Master of Puppets continuó con el mismo tenor, ofreciendo ocho complejos tracks que trataban asuntos como la psicosis, la guerra y las adicciones.

Es precisamente el tema de la adicción a las drogas el que conforma el núcleo de la mejor pieza que da título al mejor álbum de la historia de Metallica. Desde el staccato sinfónico de la introducción hasta la amenazante risotada (sí, un poco forzada) del desenlace, “Master of Puppets” compite por uno de los grandes momentos del Heavy Metal. Es una de las piezas más rápidas de la banda, y también una de las más extensas. A lo largo de los colosales 8 minutos y 38 segundos, la melodía serpentea entre tantos riffs, interludios y solos que el momento es por sí solo suficiente para catalogar todo el álbum como un clásico.

http://www.youtube.com/watch?v=_z-hEyVQDRA

Pero “Master of Puppets” no es un bote perdido en el océano. Le acompañan otras piezas maestras, como la batiente abridora “Battery” y “Welcome Home (Sanitarium)”, un trayecto que va de la sobriedad melancólica hasta la inopinada aceleración del delirió thrashmetalero.

Por la manera como sucedió, 1986 se convirtió en una cicatriz imborrable para Metallica. Seis meses después de la publicación de Master of Puppets el autobús de la banda se estrelló, provocando súbitamente la muerte del bajista Cliff Burton. Con canciones como “Anesthesia (Pulling Teeth)” y la célebre introducción de “For Whom the Bell Tolls”, Burton se había ya ganado un lugar legendario en lo que a bajistas se refiere. En Master of Puppets, su ejecución fue aún más a fondo, algo que se hace evidente, por ejemplo, en el inquietante prólogo de la devastadora joya thrasher “Damage, Inc.”, o la instrumental “Orion”, cuyo terreno está dominado por el omnipotente sonido del bajo. En todo el disco, los sonidos graves fueron mezclados a un volumen muy alto. Al escucharlo, al día de hoy, es imposible desestimar la aportación esencial que Burton hizo a Metallica durante sus épocas de culmen.

El productor de Master of Puppets, el danés Flemming Rasmussen, hizo asismismo el trabajo del álbum subsecuente en 1988: …And Justice for All. Para entonces, después de un casting exhaustivo, el ex Flotsam and Jetsam, Jason Newsted, ya había sido reclutado por dos de los egos más grandes en la escena metalera: Hetfield y Ulrich. En la mezcla final de…And Justice for All, el bajo de Newsted tiene un volumen tan bajo que resulta casi insultante. Los rumores de una remasterización de este material han sido aplastados por Ulrich, sin embargo, curiosamente, gracias a la hipercomercialización de Metallica en la industria plástica del rock, a través de productos como Guitar Hero, muchas de las líneas melódicas de Jason Newsted han sido ripeadas y subidas a YouTube. Todo esto, como un intento justiciero de los fans por reivindicar el sonido del bajo de Newsted.

Pero “Master of Puppets” no es un bote perdido en el océano. Le acompañan otras piezas maestras, como la batiente abridora “Battery” y “Welcome Home (Sanitarium)”, un trayecto que va de la sobriedad melancólica hasta la inopinada aceleración del delirió thrashmetalero.

Después de …And Justice for All, llegó el que ha sido llamado Black Album. En este material el sonido de la banda dijo adiós al Thrash, dándole simultáneamente la bienvenida al Hard-Rock-llena-estadios del productor Bob Rock. A partir de ahí se vino un periodo de firme y continua decadencia, culminando en ese accidente, a la vez feo, pero inexplicablemente atrayente, St. Anger (platillo que se disfruta más si se adereza con el certificado de defunción de la banda: el documental Some Kind of Monster).

No obstante, algo parece haber resucitado a la vieja bestia. Será, quizá, la presencia a la vez brutal y juvenil de Robert Trujillo. Será, acaso, la mano milagrosa del Rey Midas de la producción musical, Rick Rubin. Tanto es así, que en 2008, Metallica soprendió con un álbum que intenta revivir el lejano espíritu de lo épico, lo pesado y lo veloz: Death Magnetic.

1986 fue un año excepcionalmente bueno para el Thrash Metal. Al Master of Puppets de Metallica se sumaron alhajas como el Reign in Blood de Slayer y Peace Sells… But Who’s Buying? de Megadeth. Desde el 2010, estas tres bandas junto con Anthrax han compartido escenarios como parte de la gira “Big Four”. Después de años de sostenida animadversión entre ambos bandos, es bueno ver que, el líder de Megadeth, Dave Mustaine (relegado de Metallica antes, incluso, de grabar su primer álbum), es ya capaz de convivir con sus ex camaradas.

Todavía desencaja la quijada el recuerdo de aquella escena del documental Some Kind of Monster, en la cual, durante una infame sesión de “terapia de grupo” en compañía de Lars Ulrich, Mustaine afirmó que el rompimiento con Metallica había arruinado los últimos veinte años de su vida: “¿Que si soy feliz siendo el número dos? No.” http://www.youtube.com/watch?v=53VRr-w7mac

En julio de este año, Megadeth lanzará una versión especial de Peace Sells…, para conmemorar su 25 aniversario. Y ¿quién estará colaborando en el anecdotario del booklet? Ni más ni menos que Lars Ulrich.

La respuesta a si en algún momento veremos a Mustaine alabando los momentos de gloria de sus ex compañeros, seguirá, por el momento, siendo un misterio. ®

Publicado en: Música

Suscríbete a Replicante

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • ManuelGP

    Creo que los dos sabemos (y con nosotros cientos de miles de personas) que aquel grupo de los ochenta no se puede revivir. No tienen la intención de hacerlo, y se me hace que ya ni siquiera podrían hacerlo. Como todas las grandes bandas, las que innovan y hacen época, era una estructura psíquica, ejecutoria, notacional, social, etc., que no existe más (por ello no es baladí que, por ejemplo, Plant y Page siempre se negaron a revivir a la más grande banda de todos los tiempos). En realidad, que conserven el nombre es lo de menos. Son dos bandas independientes, la que existió antes y la que existió después del Metallica del ’91 (con ese extraño puente que fue el And Justice…). Mueven a polémica y desatan pasiones, porque fueron masivos y rotundos en dos caminos estrictamente paralelos: el underground y el (metal) pop. Y el último es el único camino actual, por más que ahora sea pastichesco. Cabría escribir algo más extenso al respecto, igual unimos fuerzas.

  • Gracias por comentar, Manuel.

    Con respecto al …And Justice for All, para ese entonces Metallica ya era una banda comercial, se vendían millones de copias de sus discos; sin embargo, el sonido todavía conservaba crudeza y rapidez. A partir del Black Album, tú lo sabes muy bien, la comercialización se reflejó en el pop-metal que empezaron a hacer; si bien, no necesariamente malo, sí alejado completamente de las raíces thrashers del Metallica ochentero.

    Con respecto al Death Magnetic, a partir de que comencé a planear este artículo lo escuché varias veces, en orden, en desorden, para dormir, para despertar, etc. Ese “pastiche” al que acertadamente haces referencia es, precisamente, el que yo tengo la intención de subrayar con lo de “revivir el lejano espíritu de lo épico, lo pesado y lo veloz”. Mi conclusión sobre el Death Magnetic (a la que llegué tiempo después del comentario en facebook) es que la música es buena, compleja, pero en la misma proporción, opaca y aburrida. La intención es buena, pero para revivir a Metallica hace falta mucho más. Veremos si, finalmente, Rick Rubin, es capaz de hacerlo en el tan anunciado próximo disco.

    Un abrazo, Manuel.

  • ManuelGP

    No concuerdo con que el S&M sea malo; especialmente en esa época, dominada por Load y Reload; y a la luz de estos, es sobresaliente. Lo que afirmas en general sobre el Master of Puppets es cierto sin asomo de duda: es un axis en la historia no sólo del metal, sino del rock todo.
    Por otra parte, he afirmado muchas veces que el inicio de la comercialización es, justamente, And Justice for All, aunque hay fans de la banda que se retuercen al escuchar esto. Me gustaría conocer tu opinión al respecto.
    No me parece que el Death Magnetic “intenta revivir el lejano espíritu de lo épico, lo pesado y lo veloz” (y pensaba, por un comentario en el Facebook, que a ti no te parecía un disco en ese sentido, sino más bien malo). Más bien lo veo como un disco de auto pastiche; una retoma de cierto sonido de antaño, forzosamente tamizada por lo que son desde hace 20 años, y que dio como resultado un extraño simulacro de sí mismos. Me gustaría escribir algo en extenso sobre eso (para Replicante, claro), pero por ahora no tengo tiempo para ello.
    Lo que también me parece totalmente acertado es tu comentario sobre el St. Anger: la aceptación plena, sin simulacros ni poses seudo underground, de que desde hace dos décadas, lo suyo es el metal comercial muy bien ejecutado. Ese disco me gusta mucho por eso, pero es algo que los fans de la banda, sencillamente, no entienden.
    Saludotes.