Sara Mandarina de la Rosa

Sara Mandarina. Georg Simmel dice que “cada ser se distingue en aquello que le brinda el más alto grado de éxito con la mayor pereza posible”. Yo no tengo mucho éxito ni holgazaneo tanto como quisiera, pero de veras disfruto dar clases y escribir (confieso que disfruto aún más recibir clases y leer). Aunque mi vocación real es la de la contemplación. Me imagino que el color de la felicidad es el sepia. Ahora mismo estoy en medio de una aparatosa lucha contra el desánimo, que me lleva a suspirar y a sonreír un montón. Soy autora del blog llamado Indefectiblemente Sara Mandarina y actualmente estoy a cargo de un proyecto personal llamado “Cómo conquistar el mundo laboral sin terminar prostituida”. Pero, al final del día (a cada rato, de hecho), recuerdo que nada tiene sentido y entonces suelto pacífica, perezosa y exitosamente el cuerpo sobre las sábanas.

    Artículos