El arte de la entrevista

Conversaciones con la cultura

Estas Conversaciones son a un tiempo un libro de consulta y un manual del entrevistador: no hay dos entrevistas iguales y cada periodista ha trazado la semblanza de los personajes a su manera, a veces con trazos finos y rápidos, otras con pinceladas pausadas y coloridas, pero en todos los casos con admiración por el entrevistado.

Más de cincuenta conversaciones...

Más de cincuenta conversaciones…

La primera entrevista publicada en el mundo, cuenta Christopher Silvester, fue la que se le hizo al líder mormón Brigham Young en 1859 y salió en el New York Tribune. En su libro Las grandes entrevistas de la historia (México: Aguilar, 2013) Silvester la define como uno de los géneros periodísticos más populares y por medio del cual, “más que en ningún otro momento de la historia, obtenemos las más vívidas impresiones acerca de nuestros contemporáneos”. No todos los entrevistados acceden de buena gana a ser entrevistados, e incluso muchos se niegan a serlo por las más variadas razones. Lewis Carroll, autor de Alicia en el País de las Maravillas, les tenía horror y nunca se dejó entrevistar; V. S. Naipaul dijo que “las entrevistas hieren a alguna gente, que siente que pierde una parte de sí misma”. La desconfianza o la franca hostilidad hacia el periodista que pide una entrevista tiene también larga data, y se origina por la punzante insistencia del entrevistador por conseguir una declaración grandilocuente o escandalosa o al tratar de hacer incurrir en contradicciones al entrevistado, por lo general un político. En el ámbito de la cultura eso ocurre con menor frecuencia, a menos que se entreviste a una celebridad veleidosa o que el propio periodista posea un marcado afán protagónico y tenga una idea prejuiciosa sobre su objeto.

Hay entrevistas, sin embargo, que podrían considerarse extensiones de la obra del entrevistado por la lucidez y generosidad de las respuestas y por la preparación y el conocimiento del periodista. Una pieza literaria y periodística a dos manos —o a dos voces— cuando se da esta conjunción de virtudes.

En estas Conversaciones con la cultura el lector hallará las entrevistas más destacadas que se publicaron en el suplemento O2 Cultura de La gaceta de la Universidad de Guadalajara desde el año de su aparición, 2006, hasta el 2013, poco más de media centena. Insistir en esto es importante porque en un país donde los suplementos culturales, las páginas de cultura de muchos diarios y hasta no pocas revistas de esta noble estirpe tienen a desaparecer, el O2 Cultura continúa una labor de ocho años que comprende la difusión y la reflexión en torno a las más diversas actividades relacionadas con la literatura, el cine, la música, las artes escénicas y, por supuesto, las manifestaciones artísticas más novedosas que resultan de la convergencia de la actividad creadora y las nuevas y asombrosas tecnologías. Un espacio breve pero generoso en el que se han vertido incontables reseñas bibliográficas y cinematográficas, crónicas, ensayos y entrevistas con una extensa galería de escritores, artistas e intelectuales jaliscienses, mexicanos y extranjeros. Entrevistas que merecen releerse o leerse por primera vez en las páginas de una edición más que decorosa que las recupera de la vida efímera de las publicaciones periódicas —tan proclives a ser usadas como envoltorio de viandas, a traspapelarse o desecharse al día siguiente.

El de la entrevista es un género pródigo en formatos que puede y debe trascender la pregunta mecánica y la respuesta forzada. En los dos volúmenes de Retrato hablado de Guadalajara, por ejemplo, de Juan Carlos Núñez Bustillos —publicados en 2013 en esta misma editorial—, el sagaz periodista compila las entrevistas que hizo —y que publicó en el diario Público, hoy Milenio Jalisco— a personajes tan distintos entre sí como un panadero, un líder estudiantil del 68, una cocinera, un agente de tránsito, un funcionario público y un músico callejero, entre decenas de practicantes de los más disímbolos y extravagantes oficios y profesiones, con un acercamiento curioso que convierte el interrogatorio, precisamente, en un intercambio respetuoso y cálido con el entrevistado —sin necesidad de recurrir al falso lenguaje de la corrección política.

La magia embelesadora de la música, las palabras que se acomodan cadenciosamente entre las notas; la experiencia del dramaturgo que moldea y da vida a personajes de ficción; la sagacidad del editor que nos descubre viejos y nuevos escritores; la osadía del fotógrafo para lograr las tomas más oportunas; los lances del cronista que hurga en las incontables historias del mundo; la crítica mordaz del caricaturista inconforme…

Ahora, en Conversaciones con la cultura le corresponde el turno a un gran equipo de jóvenes y versátiles periodistas de mostrar el valioso acervo acumulado en años de intenso y prolífico trabajo. Entrevistas a los creadores de la ciudad y del estado; a los connacionales que han pasado por estos rumbos con motivo de exposiciones, conciertos, conferencias magistrales o presentaciones de libros y a los escritores, músicos, cineastas y artistas extranjeros que han venido a compartir su trabajo con los cada vez más informados públicos locales. Entrevistas que se convierten en testimonios irrepetibles del paso por la ciudad y sus espacios de escritores y periodistas fuereños como Carlos Fuentes, Eduardo Lizalde, Alma Guillermoprieto y Martín Caparrós; de célebres tránsfugas tapatíos como Hugo Gutiérrez Vega o repatriados ilustres como Fernando del Paso. Entrevistas que son también crónicas e instantáneas del momento del encuentro entre dos voces: la del que quiere indagar más sobre el personaje, su obra y su vida para compartirlo con los lectores, y la del creador que borda en derredor de su trabajo y sus motivaciones, a veces insospechadas. Fragmentos de historia. Alejandro Colunga, Enrique Oroz, Martha Pacheco y otros pintores revelan su mundo abismal para gozo y asombro nuestro, en tanto que Werner Herzog, Bruce LaBruce y Doris Dörrie comparten la sabiduría transgresora que los ha llevado a crear obras maestras de la cinematografía.

Werner Herzog durante el rodaje de Grizzly Man, en 2005.

Werner Herzog durante el rodaje de Grizzly Man, en 2005.

La magia embelesadora de la música, las palabras que se acomodan cadenciosamente entre las notas; la experiencia del dramaturgo que moldea y da vida a personajes de ficción; la sagacidad del editor que nos descubre viejos y nuevos escritores; la osadía del fotógrafo para lograr las tomas más oportunas; los lances del cronista que hurga en las incontables historias del mundo; la crítica mordaz del caricaturista inconforme… Conversaciones de matices variopintos y de distinto calado que conforman uno de los mosaicos periodísticos más interesantes y elocuentes del mundo de la cultura contemporánea.

Estas Conversaciones son a un tiempo un libro de consulta y un manual del entrevistador: no hay dos entrevistas iguales y cada periodista ha trazado la semblanza de los personajes a su manera, a veces con trazos finos y rápidos, otras con pinceladas pausadas y coloridas —alejados de formatos estrechos y encorsetados—, pero en todos los casos con admiración por el entrevistado y siempre con el placer de acercar el vasto, fascinante y turbulento mundo de la cultura al público, razón de ser del periodismo. ®

Prólogo a Conversaciones con la cultura. Las mejores entrevistas del suplemento O2Cultura de La gaceta de la Universidad de Guadalajara, Editorial Universitaria, 2014.

Publicado en: Libros y autores, Noviembre 2014

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.