EL FACEBOOK DE NONJA

¿Cómo puede un orangután llegar a tener más de ochenta mil seguidores?

Las redes sociales pueden ser una gran herramienta para divulgar información, promover actividades, recopilar datos, intensificar el diálogo intelectual, etc., aunque la mayoría de los usuarios pierde su tiempo en Farmville, revisando galletas virtuales de la fortuna o, en este caso, enviándole cariñosos mensajes a un primate.

Hoy día —para algunos— Facebook puede ser tan entretenido como las playeras con frases hechas que pulularon por las calles de nuestras ciudades en 2007 y 2008: “Leáse la parte de atrás en caso de incendio”, decía una en el pecho, y luego en la espalda: “Dije en caso de incendio, ¡pendejo!” Sin comentarios.

Desde la web, la “gran” red social pasa de lo sorpresivo a la futilidad absoluta, verbigracia: (Tamagotchi entró a la red convertido en animales de granjita cuasidisney) “Fulanito recibió una gran recompensa por ser todo un granjero y quiere compartir su éxito contigo (en FarmVille)”; (La obviedad de la futurología) “Aparicio abrió una galleta de la fortuna y su fortuna fue: Tendrás muchas oportunidades en la vida”;  “Macaria tiene un mensaje de amor: Macaria, el amor llegará pronto”; “Zuricaco tiene un trébol: Zuricaco, por suerte o por fuerza te va a ir muy bien”; (El extreme: MafiaWars) “Zopenco dice: I gotta move this money!/ Zopenco le pegó al premio mayor, pero necesita ayuda para lavar su dinero!, los Federales lo están vigilando! Zopenco está ofreciendo una parte a todos los amigos que lo ayuden. (Pero, ¿en este país todavía alguien quiere jugar al mafioso?)

Después sólo hay que sumar fotos, videos y demás exposiciones de cuanto ridículo haya podido hacer. Divertido, sí, claro. Sin embargo, es un enorme mercado. ¿Una muestra no más?: Nonja… y el truco de Samsung Electronics .1

Nonja es un orangután hembra de Borneo (Pongo pymaeus pygmaeus) de 33 años, nacida en el zoológico de Schönbrunn, Alemania, donde siempre ha estado en contacto con seres humanos. Hace unos años la pusieron a pintar; realizó 250 “obras”. Alguien llegó a pagar hasta dos mil euros por alguna de las pinturas.

“Ahora con una cámara Samsung ST1000, Nonja ha descubierto la fotografía y el internet. Usando WiFi la cámara se conecta automáticamente a su cuenta de Facebook. Gracias a la simpleza de la operación, Nonja puede ahora tomar sus propias fotos —las cuales puedes encontrar todas en su Muro”.2

Nonja toma fotos sin ton ni son, el experimento (si lo es) no ha demostrado hasta ahora, aun tratándose de uno de los primates más cercanos a la inteligencia humana, que esté verdaderamente consciente de lo que hace, y la galería de las fotos lo deja ver claro.

El fenómeno no está en Nonja, sino en la red social: la orangután tiene 81,240 admiradores hasta el momento en que se escribía este artículo. Un día antes tenía 80,020.

Admiradores del tipo de Christy Kuhn Perozzi, que le escribe a Nonja el 8 de enero a las nueve de la mañana: “Nonja, a cafe in my hometown has banana flavored coffee. We should meet up there sometime”.

Quizá Christy nunca pase siquiera por el zoológico alemán, pero sabe algo importante para la vida de cualquier cibernauta: Samsumg le dio a Nonja una cámara con bluetooth mediante la cual envía automáticamente las fotos a FB o cualquier red social que el usuario le programe al adquirirla, en cuanto se encuentre en un hotspot. No downloading needed.

Para la antropología social inglesa, el concepto de red social parte de tomar un punto específico, una persona y las relaciones que ésta tiene, la funcionalidad de las mismas y cómo el individuo las utiliza, al tiempo que aporta también una o más. Cada una de sus relaciones es un individuo como él, con los respectivos enlaces y así sucesivamente.

Derivado de este entendimiento, se establecen modelos de análisis de redes sociales que permiten identificar cómo aprovechar de manera más efectiva las relaciones existentes en el entorno y hacia el interior de cada red —como un campo semántico y sus intersecciones— con un fin determinado. En Facebook: el mercado de usuarios, con un potencial económico base para la compra de diversos gadgets como la cámara de Nonja.

“Las interacciones entre individuos y organizaciones en la red social, además de reflejar los flujos de conocimiento y comunicación, podrían tener un impacto relevante en el comportamiento de los actores”.3 Los creadores de FB lo saben, Samsung lo sabe, Nonja lo ignora.

Lo que también sabe Samsung es que FB puede ser un “banco de datos que se puede llegar a convertir en oro molido para cualquier empresa que busque adentrarse en las preferencias de sus clientes potenciales… los corporativos han visto las redes sociales como factores claves en sus medios de publicidad. Los diversos perfiles permiten identificar con mayor facilidad el gusto de los usuarios, así como la creación de grupos que tengan características o gustos afines a la marca o a un determinado producto”.4 81,240 clientes potenciales hasta la mañana de esta redacción lo confirman.

La red, como cualquier otro medio o soporte de comunicación, está viva gracias a quienes la operan y la utilizan. Satanizarla, pues, es ocioso; glorificarla, también. Adentrarse en entenderla es, como con el resto de los medios, harto interesante. Eso seguro tampoco lo sabe Nonja.

Los apologistas de FB y la red definen sus ventajas e incluso las enlistan en señalamientos como: permite integrarse a grupos, propicia contactos afectivos nuevos o recupera los perdidos, comparte afinidades e intereses sin fines de lucro, diluye fronteras geográficas, establece conexiones en el mundo profesional y puede, además, generar movimientos masivos de solidaridad ante una situación de crisis.

¿A quién queremos engañar? A final del camino la red es un espacio elitista del que no cualquiera puede formar y tomar parte. Quizá asomarse de vez en cuando, pero no más.

De acuerdo con la Internet World Stats,5 en América Latina y el Caribe había 18 millones de usuarios de la red en el 2000. Hoy son 179 millones, con un crecimiento de 890 por ciento en casi una década; pero sólo tres de cada 10 de los 586 millones de habitantes de la zona está conectado y es un usuario activo.

De los casi 6,700 millones de habitantes en el mundo, en 2009 se contabilizaron mil millones 733 mil usuarios. Apenas 25.6 por ciento de la población aproximadamente; 2.5 de cada 10.

La aldea de McLuhan, al menos en la red, tiene una pequeña capital con una cabecera nutrida y una amplia periferia de comunidades que apenas y reciben algo de la comunicación, y una mayor que no tiene ni idea de ese mundo seguramente incomprensible. Ah, y no hay que equivocarse: no es una periferia de viejos negados a entrarle al desarrollo de las tecnologías de la información, es una comunidad de pobres sin recursos económicos para incorporarse equitativamente a la posmodernidad. La aldea está hecha de incongruencias y paradojas.

Pero mientras esta reflexión se desarrolla, Nonja sigue tomando fotos y mostrándonos, desde su ingenuidad animal o su sapiencia absoluta por sobre nosotros como especie, que lo que está en medios como FB sólo refleja quiénes, cómo, y qué somos.

En la página de Nonja aparecen comentarios que dejan al citado de Christy Kuhn como una luz en medio de la oscuridad. Cada vez que la orangután activa la cámara y envía fotos en segundos comienzan a contabilizarse comentarios, avisos de “me gusta el estado de…” llegando a cifras entre cinco y seis mil en el transcurso de unas cinco horas.

Se han creado grupos en derredor como Nonja Clan, I Hate Nonja y I Hate I Hate Nonja Group, que demuestran la espontaneidad y profundidad a nivel cuchara de lo puede encontrarse en FB.

Algunas muestras de lo encontrado en el sitio de Nonja en un día cualquiera: Pauline McCallum: “That’s a good picx”; Robin Robinson: “Nonja is pretty cool herself”; Tricia Loscher: “Happy New Year to Nonja and everyone there” (al menos tiene algo de racional dirigirse al resto que sí pueden leer); Silvia Andstop: “This pic is so beautiful Nonja is in my heart”. También hay quien aprovecha el espacio: Oliver Mayershofer: “I bring you Finest Chill-Music from Berlin www.myspace.com/chubbanakclub”; los que se pasan: Ritva Nybacka: “The 1st pic is scary! Nonja, you could work on a thriller film… I hope they will teach you to use Youtube and share some music with us:))”, y, por supuesto, los que la odian, como Jeffrey Lamb: “Nonja doesn’t like you… she’s a bloodthirsty mongrel of a beast. You would shoot Nonja in the face if she walked into your room”, “They should give Nonja a 44. Magnum and then let the fun begin”, “I bet Nonja smells like pure doo-doo”.

…¿Qué estás pensando? Estoy pensando qué carajo hago en esta página web y en por qué no encuentro otra manera de aprovechar mi ocio. Ah, no, claro, nunca se me ha dado lo sociable y creo que no soy anathomically polite para los cánones sociales actuales, creo que ya me voy a pasar con el número de caracteres de esta cosa. Igual podría estar leyendo, viendo una película en el cine con alguien, o en casa, o viendo videos en YouPorn y masturbá/

…¿Qué estás pensando? Hacerme amigo de Nonja. En este momento ya llegó a 81 mil 270 admiradores, y contando… yujuuu! ®

Notas y referencias
1. El facebook de Nonja.
2. Los fans de Nonja.
3. http://www.ipp.csic.es/doctrab2/dt-0307.pdf
4. http://www.infosol.com.mx/espacio/cont/aula/redes_sociales.html
5. www.internetworldstats.com
Compartir:

Publicado en: Abril 2010, Tecnología, educación y cultura


Te invitamos a tomar nuestro curso en línea Presencia en internet para escritores.
Conoce el programa e inscríbete.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.