JAMES, REZNOR Y REY PILA

Tres al hilo

James está en forma

La agrupación inglesa James, que en fecha reciente lanzó su mini-álbum The Night Before y que se presentará en la Ciudad de México y Guadalajara en octubre próximo, demuestra con los años la firmeza de su propio estilo. A principios de agosto se lanzará la continuación, llamada The Morning After, el cual aparentemente contará con canciones lentas y oscuras.

The Night Before no reinventa el sonido de la banda, tampoco es su obra cumbre, pero sí es uno de sus mejores trabajos en los últimos años. Podría considerarse un despliegue de experiencia pues rescata muchos de los elementos que les han dado reputación desde los ya lejanos años ochenta. Es una especie de Lo mejor de pero condensado.

Hay insinuaciones políticas sin llegar a caer en los extremos de Bono, aunque con una postura muy clara en “Dr Hellier”, mientras que “Porcupine” arranca como una de esas baladas oscuras a las cuales la banda, especialmente Tim Booth, sabe sacarles todo el jugo para posteriormente cambiar a algo más melódico. Este corte recuerda a lo que hicieron en Laid (1994), considerado por muchos su obra maestra.

Sólo queda esperar la segunda parte de este trabajo de pop fino, con letras que cubren diferentes esferas de la vida, desde la política hasta las dudas cotidianas, como se refleja en “Ten Below”, en la que Booth canta sobre el cambio de la alegría de la infancia a la amargura de la edad adulta: “Tenía sentimientos, pero ahora lo único que siento es un agujero”, y la negación ante el miedo interno: “Llamando desde el teléfono público/ tratando de no llorar/ sintiendo que voy a morir/ te digo que estoy bien”.

Aquí, un minidocumental de la gira que están realizando ahora.

Reznor no se jubiló

[wpaudio url=”http://www.revistareplicante.com/audio/The-Believers.mp3″ text=”The Believers” dl=”0″]
[wpaudio url=”http://revistareplicante.com/audio/The-Space-in-Between.mp3″ text=”The space in between” dl=”0″]

How to Destroy Angels (HDA) es el cumplimiento de la promesa de Trent Reznor de no dejar de hacer música una vez que sepultara, por tiempo indefinido, a Nine Inch Nails (NIN). Ahora se hace acompañar por su mujer, Mariqueen Maandig, y Atticus Ross. La primera impresión puede ser de desconcierto, ya que en ocasiones HDA suena a una especie de NIN Light.

Después de escucharlo varias veces uno llega a la conclusión de que HDA tiene lo suyo, a pesar de que la principal influencia es NIN en sus diferentes etapas, por ejemplo la de The Fragile (1999) por la saturación sonora y los ritmos lentos presentes en cortes como “BBB”, “The Believers” o “Parasite”, o algo bailable en cortes como “Fur lined”, que recuerda a la canción “Discipline” de The Slip (2008).

Lo interesante de How to Destroy Angels, además de la voz femenina sobre densas bases electrónicas, es que se combinan diversos géneros y corrientes basados en electrónica como el hip hop, el ambient, una pizca de trip hop, industrial y hasta algunos destellos del kraut rock. De este modo, el otrora llamado Señor Autodestrucción ha dejado de ser tan ensismismado y en las seis canciones de HDA hay momentos en los que hay un atisbo de luminosidad.

En junio pasado la agrupación lanzó su EP debut de manera gratuita en el sitio How to destroy angels , el cual fue precedido del casi literalmente incendiario video de “The Space in Between”. Ahora Reznor se dedica a trabajar en la banda sonora de la próxima película de David Fincher, The Social Network, por lo que no habrá NIN durante un rato, aunque sí Reznor.

Energética majestad

El rock clásico puede combinarse con el llamado shoegaze, movimiento surgido en Inglaterra a finales de los ochenta en el cual los guitarristas pasaban más tiempo mirando sus zapatos al oprimir los pedales correspondientes para generar sonidos. Rey Pila es el nuevo proyecto de Diego Solórzano (Los Dynamite), en el cual se esa dicha mezcla.

El de Rey Pila es un rock pop con guitarras distorsionadas que a ratos recuerdan a lo hecho por My Bloody Valentine. Por otro lado, hay sintetizadores que le dan un sonido más pop, por momentos un tanto ochentero, además guitarras no tan distorsionadas que llevan la pauta de algunos de los cortes.

Un aspecto interesante de lo que está haciendo Rey Pila es la inclusión de elementos de géneros de la música negra como el góspel o el soul. Esto se percibe especialmente en cortes como “Pictures of the Sun”. En cambio, el primer sencillo, cuyo video ya circula tanto en internet como en televisión, “No. 114”, es un rock pop con diferentes capas de guitarras, lo cual realza la melodía y la lleva por diversos caminos.

Rey Pila, junto con bandas como Furland, demuestra que no es necesario forzar el folclor o, en el menos afortunado de los casos, sacar al “naco” que llevamos dentro para poder destacar en un ámbito como el rockero. Situación que muestra, nuevamente, el acceso a diferentes tipos de música que han tenido algunas generaciones más jóvenes. Para conocer más sobre Rey Pila, que participará en el festival Corona Capital en octubre próximo, visitar http://www.myspace.com/reypila. ®

Compartir:

Publicado en: Julio 2010, Música


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Marcos Fuentes

    Que ironias de la vida! Recuerdo cuando a principios de los 90s, los Djs Underground de las “Discos Moviles” o “Sonideros Disco”,programaban los primeros viniles de NIN y estos eran calificados de nacos, chacales, ignorantes y lumpens que no saben de musica, es decir del “buen” rock; de botepronto la escena cambio para siempre, ahora Moby, NIN, Daft Punk, Kraftwerk, son grupos dignos de reseñas musicales. Porque se denosta y luego se alaba. Cuando en 1989 se programo el tema “Go” de Moby en el Patrick Miller, solo era un exito local, ahora es tema de culto, por los mismos que denigraban los movimientos urbanos. Esa es mi reflexion.