Juicio experto

El método clínico y el método mecánico

En psicología, y en muchas otras ciencias de la salud, el diagnóstico y los tratamientos están basados en su mayoría en un sentido “mágico” de los expertos, o intuición, que es sumamente falible.

Había algo raro en esa escultura que no les checaba a los expertos. Parecía auténtica, pero aun así creían que había algo mal, pero por más que le buscaban no encontraban qué era. Se trataba de una escultura de un joven, supuestamente antigua, que alguien quería vender a un museo por una buena cantidad de dinero. Justo antes de comprarla se dieron cuenta de que era una falsificación.

Ésta es una situación que describe Michael Gladwell en su libro Blink sobre la intuición, en el que dice que los expertos apelan a su intuición para saber si algo es auténtico o no. Aunque no siempre le atinan, de hecho, es más común que fallen, por más expertos que sean.

En psicología, y en muchas otras ciencias de la salud, el diagnóstico y los tratamientos están basados en su mayoría en un sentido “mágico” de los expertos, o intuición, que es sumamente falible.

Dos métodos

Las críticas comenzaron desde hace mucho tiempo. En 1954 Paul Meehl (uno de los creadores del MMPI: Minnesota Multiphasic Personality Inventory, Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesotta) realizó un análisis de la toma de decisiones clínicas y delineó dos aproximaciones: el método clínico y el método mecánico. En este segundo se usa un algoritmo o reglas de decisión como criterios para determinar si alguien está enfermo o no.

Lo que demostró Meehl, para sorpresa y enojo de muchos, es que la predicción mecánica era constantemente más precisa que el juicio experto de los clínicos. Desde entonces se ha repetido la investigación de Meehl y se ha encontrado lo mismo [Grove y colaboradores, 2000]: es mejor la predicción mecánica que la clínica para un amplio rango de temas que van desde el diagnóstico psiquiátrico, la efectividad de la psicoterapia, la predicción de suicidios, el desempeño en la escuela y militar, las carreras de caballos, cuánto tiempo va a estar hospitalizado alguien y las probabilidades que tiene de morir.

El método mecánico es mejor

Es más, a estas alturas no se sabe de una sola área dentro de las ciencias de la salud en la que el juicio clínico sea francamente mejor que la predicción mecánica. ¿Por qué? Pues debido a que se basa en la bibliografía de investigación, la cual usa muestras más grandes y representativas que las que cualquier clínico va a poder llegar a tener en su práctica diaria.

Otra razón es que los expertos no están libres de los sesgos cognitivos que todos nosotros tenemos a la hora de observar, interpretar, analizar, guardar y recuperar información [Meehl, 1992]. Los clínicos le dan demasiado valor a su experiencia personal y no a los resultados de las investigaciones, lo que los hace caer en errores.

Otro error del método clínico es que no es consistente, es decir no tiene confiabilidad; por diversas razones los expertos no coinciden entre sí y muchas veces ni consigo mismo, si es que les llegan a dar el mismo caso. Incluso se ha demostrado que sus predicciones no mejoran casi nada con el paso del tiempo, de tal manera que casi no cambia su juicio comparándolos cuando eran recién graduados a cuando ya son unas eminencias en su área [Garb, 1999].

Resistencia

A pesar de décadas de investigaciones, los psicólogos clínicos no se convencen de lo contrario. En una investigación realizada por la Asociación de Psicólogos de Estados Unidos (APA) 22% de los psicólogos afiliados creen que la forma mecánica de evaluación y predicción es menos eficaz que el juicio experto; incluso, había 3% de ellos que jamás habían oído de los métodos mecánicos de toma de decisión, y claro está que jamás los habían usado [Grove y Lloyd, 2009].

Otra razón es que los expertos no están libres de los sesgos cognitivos que todos nosotros tenemos a la hora de observar, interpretar, analizar, guardar y recuperar información [Meehl, 1992]. Los clínicos le dan demasiado valor a su experiencia personal y no a los resultados de las investigaciones, lo que los hace caer en errores.

Otras razones que se han encontrado [Grove y Meehl, 1996] para que el mito del juicio experto perdure es que se cree que si predominara la predicción mecánica podría reemplazarse a los clínicos por computadoras (una objeción sin fundamento puesto que los clínicos hacen algo más que realizar decisiones), o bien que los expertos pueden usar los dos tipos de juicio, tanto el clínico como el mecánico (lo cual no tiene sentido porque cuando uno de los métodos entre en conflicto con el otro se deberá decidir entre cualquiera de los dos, volviendo con ello al problema en que habíamos iniciado).

Unos más objetan que la predicción mecánica es irrelevante, porque cada caso que se atiende es individual y único, que cada persona es diferente; por ejemplo, la investigación ha demostrado que la mejor forma de tratar una fobia es exponer sistemáticamente a la persona a sus miedos [Barlow, 2002], pero muchos psicólogos no aplicarían esta terapia porque creen que el sujeto que están atendiendo tiene circunstancias especiales que lo harían una excepción a la regla; pero lo que ha encontrado la investigación [Grove y colaboradores, 2000] es que los expertos rutinariamente encuentran demasiadas excepciones a la regla.

También se impugna por parte de los clínicos que toda probabilidad es irrelevante para entender o predecir a un individuo en particular; pero supongo que si el clínico estuviera jugando a la ruleta rusa (aquella en donde se pone una sola bala en la pistola y se dejan vacíos los demás compartimientos) no pensaría que la probabilidad es irrelevante si en vez de una bala fuera al revés, con cinco balas y una recámara vacía.

Una última objeción es que se dice que se “deshumaniza” la terapia al usarse el método mecánico; este reproche es irrelevante porque sentirse confortable es menos importante que tener un correcto diagnóstico y tratamiento. Ahí está el caso de la serie televisiva Doctor House, quien es un patán que hace sentir horrible a sus pacientes y a sus colaboradores, pero al que le soportan todo porque sabe hacer bien su trabajo.

La cuestión es que, a pesar de que hay amplia evidencia de que los medios mecánicos son mejores que el juicio clínico a la hora de tomar decisiones, siguen sin usarse —lo cual es una pena. Si el juicio y la intuición no son suficientes para identificar cuando una escultura es falsa, o no, y por ello es necesario saber sobre resinas epóxicas o sobre espectroscopía, de la misma manera los profesionales de la salud deberían de servir a sus pacientes de la mejor manera, lo que significa que deberían de usar los métodos mecánicos que en la actualidad rechazan. ®

Bibliografía
Gladwell, Malcolm (2005), Inteligencia intuitiva: ¿Por qué sabemos la verdad en dos segundos?, Taurus Ediciones.

Meehl, P. (1954), Clinical versus Statistical Prediction, Minneapolis: University of Minnesota Press.

Grove, William M.; Zald, David H.; Lebow, Boyd S.; Snitz, Beth E.; Nelson, Chad, “Clinical versus Mechanical Prediction: A Meta-analysis”, Psychological Assessment, vol. 12 (1), marzo de 2000, 19-30.

Meehl, P. (1992), Cliometric Metatheory: “The Actuarial Approach to Empirical, History-based Philosophy of Science”, Psychological Reports, 71, 339-467.

Garb, H. N. (1999), Studying the Clinician Judgment Research and Psychological Assessment, Washington, DC: American Psychological Association.

Vrieze, Scott I.; Grove, William M., “Survey on the Use of Clinical and Mechanical Prediction Methods in Clinical Psychology”, Professional Psychology: Research and Practice, vol. 40 (5), octubre de 2009, 525-531.

Grove, W. M., y Meehl, P. E. (1996), “Comparative Efficiency of Informal (Subjective, Impressionistic) and Formal (Mechanical, Algorithmic) Prediction Procedures: The Clinical-statistical Controversy”, Psychology, Public Policy, and Law, 2, 293-323.

Barlow, D. H. (2002), Anxiety and its Disorders: the Nature and Treatment of Anxiety and Panic (2da. ed.), Nueva York: Guilford Press.

Compartir:

Publicado en: Ciencia y tecnología, Mayo 2012


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Tania

    Sólo tengo una pregunta : ¿cuáles son esas “muchas otras ciencias de la salud” en las que “el diagnóstico y los tratamientos están basados en su mayoría en un sentido “mágico” de los expertos, o intuición, que es sumamente falible” ?

    Yo diría que es todo lo contrario:

    En psicología, a diferencia de otras ciencias de la salud (como la medicina, odontología, enfermería), los padecimientos aún se tratan y diagnostican de manera arcaica.