Mirar el universo a través de tu ventana

O a través de la pantalla, ¿por qué no?

“Lo único que falta es tiempo para la lectura” es una frase que, a semejanza de un mandala interminable, venimos escuchando desde que el mundo es mundo ante la inmensidad de libros, revistas, periódicos y demás materiales textuales que pululan por el globo.

Sin duda, con hondo pesar, nos resignamos a contribuir a ese abismo informativo a través de los hipervínculos consignados. A partir de este enlace podrás cotejar una selección de los cien mejores artículos de 2010 seleccionados por Conor Friedersdorf para The Atlantic. Unplugged yourself y conéctate al infinito (y de preferencia, como Teseo, llévate un hilo para no perderte en el camino).

David Foster Wallace

Intimando con David Foster Wallace”. Más vale resignarse y evitarse los pucheros. A semejanza de Selena, que se volvió globalmente famosa con su muerte, DFW acabará por volverse un meme de nuestra cultura material. La Rolling Stone estadounidense publica una entrevista con el editor David Lipsky, quien pasó una semana de viaje con el finado: bienvenidos a la alcoba global.

(Y no te olvides de leer este ensayo sobre el chico del pelo raro a cargo de Jonathan Franzen.)

En este cuento sucede algo terrible” y muy cruel que hizo que el autor, posteriormente, lo incorporara en una novela. TRALALA. Una historia amarga y terrible, contada con frenesí: única y espantosa como hay tantas.

Forma-de-vida”. Un ensayo extraordinario a cargo de Giorgio Agamben.

Matando enanos a garrotazos”. Uno de los libros más delirantes del argentino Alberto Laiseca, maestro indiscutible del horror del hemisferio austral. Lo van a disfrutar.

Very special porn! Otra manera agradable de procrastinar frente a la computadora.

ESO NO ¿Cansado de gestionar prácticas amatorias ilegales? ¿Aturdido por no poder consumar las fiebres amorosas per angostam viam? No desesperes, joven amigo, y sigue intentándolo (el que persevera alcanza). En el inter, despáchate estos cuentos sicalípticos de Marcelo Birmajer, que no sólo son un canto potente a los placeres de la sodomía sino también una antología de distintos registros literarios para hablar de un mismo tema. Imperdible (y gratis).

George Orwell, íntimo”. Simon Leys reseña, para The New York Review of Books, los diarios de Orwell y un tomo con sus cartas, géneros que han resurgido en la actualidad —particularmente el diario— cuando la intimidad está obligada a devenir espectáculo. Al respecto, conviene releer los lúcidos apuntes de Elías Canetti contenidos en su libro de ensayos La conciencia de las palabras, concretamente el apartado titulado “Diálogo con el interlocutor cruel”.

El libro de Canetti, por cierto, contiene uno de los mejores textos jamás escritos al respecto de la actividad literaria: “La profesión de escritor”.

Fotografiar lo imposible”. Con su encantadora y fulminante belleza. Eso es lo que ha hecho Tomasz Gudzowaty, un extraordinario fotógrafo polaco que ha recorrido el mundo recolectando imágenes de la naturaleza, pasando por el reportaje social y especializándose con maestría en deportes exóticos. Con sus “ensayos” da cuenta de las maravillas del mundo ocultas a la mirada: ésas que tanto nos emocionan y justifican: todo su trabajo es una dicha.

The Society Pages”. Un sitio para pensar los conflictos epistemológicos y políticos de las ciencias sociales; un punto de encuentro para hacer de la sociología y la antropología discursos plurales para entender nuestra realidad y su tiempo. En resumen, un territorio que agrupa distintos dominios —Context Discoveries, Sociological Images, Economic Sociology— de primera para hacer de la reflexión social, esa lanza teórica, una herramienta seductora y contemporánea. Hay textos de todo y para todos (por ejemplo “Cyborgology”, un entrecruce entre Terminator y Niklas Luhmann).

Entrevista con Alan Pauls”. “El psicoanálisis a mí me interesa mucho; incluso hoy, que está tan desacreditado. Sin embargo, jamás lo aplicaría a un sujeto. Lo mejor que el psicoanálisis ha hecho con la literatura, y ha hecho cosas muy extraordinarias con la literatura del siglo XX, lo ha hecho siempre con las obras y los textos. En general, el mal psicoanálisis es el que ha tratado de analizar a los escritos como personas, o a través de una obra pretender acceder a la interioridad o al inconsciente de un sujeto”.

Entrevistas breves con hombres repulsivos”. En 1999 David Foster Wallace publicaría la colección de relatos Brief Interviews with Hideous Men (publicada en español con el título Breves entrevistas con hombres repulsivos, en traducción de Javier Calvo). En 2009, bajo la dirección de John Krasinski, se estrenaría la versión cinematográfica, que ahora consigno y que puedes disfrutar sin mayor problema por Cuevana. ¡Qué maravilla vivir en tiempos de la red!

Buster Keaton

“The Cameraman”. Una de las películas imperdibles de Buster Keaton; para disfrutar en un aciago día de lluvia, neblinoso y húmedo, a la manera de Londres o Xalapa.

Para no volver a salir de casa: ¡JAMÁS!” En este fantástico sitio canadiense —y cuando digo fantástico es exactamente lo que quiero decir— se encuentra toda suerte de documentales: increíbles, aburridos, experimentales, sobrios, alternativos, animados, políticos, ecológicos, sexuales, sublimes y casi cualquier adjetivo que en el mundo ha sido. Es verdaderamente impresionante la cantidad de estímulos sensibles de calidad a la que estamos expuestos en el presente; vivimos conectados a una ENCICLOPEDIA AVASALLADORA en medio de una biblioteca viva en la que se habla en voz alta. Es para volverse loco, de pavor y de contento. Guarda la dirección entre tus favoritos. No lo vas a lamentar.

Se llamaba Jorge”. Y escribía como nadie, verdad de Dios. Por este lado, una selección de textos autobiográficos de Ibargüengoitia. Por este otro, una miscelánea de su obra.

Finalmente, una de mis crónicas preferidas del cuevanense: “Los Caporetto ya no viven aquí”.

Exquisitos diseños minimalistas de libros”. O de por qué todos los libros debieran devenir libro objeto. A estas alturas resulta demasiado aldeano y mentecato seguir desdeñando el diseño de libros, parte fundamental del fenómeno literario y aun de la literatura.

Los intelectuales públicos, esa especie en extinción”. En este sabroso artículo publicado por The Guardian el periodista John Naughton discurre al respecto de la figura del intelectual en Gran Bretaña, esa figura marcada por la inopia emocional y el cretinismo. De acuerdo con él, figuras que algunas vez fueron tutelares para orientar a la opinión pública del mundo (George Orwell, Aldous Huxley) ahora se ven pálidamente representadas por escritores como Christopher Hitchens y Martin Amis. El autor sostiene que, a diferencia de Francia, Inglaterra nunca ha sido muy adepta a escuchar a sus hombres de pensamiento, por lo tanto su vida intelectual le resulta, en comparación, más gris que la de sus vecinos. El texto no tiene desperdicio.

We’re not murderers… we just attack ships”. Un día en la vida de un pirata somalí. Un testimonio de que la furia, el hambre y el brío aún navegan —y navegarán— las aguas del planeta.

Porque siempre es buena la ocasión para leer a Flaubert una y otra y otra vez”. Contigo el Diccionario de lugares comunes, que no requiere mayor presentación.

The Benefits of Farting”. Un libelo legendario y elocuente a cargo de, quién si no, Jonathan Swift, ese paladín del recto.

Y ya que estamos en ánimo tabernario, lo acompaña con la misma elegancia don Francisco de Quevedo con sus Gracias y desgracias del ojo del culo.

Sólo para fumadores”. Un ensayo decisivo, estupendo y luminoso respecto de esa manifestación de la divinidad del fuego contenida en el cigarro. Firma Julio Ramón Ribeyro.

Intermedio musical”. Una selección bastante lograda a cargo de la gente de The Mixtape Club. Como para dejar de leer y subirle al volumen. Y meter el cerebro en el congelador.

Cerebros ante el efecto internet”. ¿Te sientes ligeramente identificado? Observa los síntomas señalados por Nicolas Carr en su último libro (si es que aún lees esas antiguallas): “Durante los últimos años he tenido la sensación incómoda de que alguien, o algo, ha estado trasteando en mi cerebro, rediseñando el circuito neuronal, reprogramando la memoria. Mi mente no se está yendo —al menos, que yo sepa—, pero está cambiando. No pienso de la forma que solía pensar. Lo siento con mayor fuerza cuando leo. Solía ser muy fácil que me sumergiera en un libro o un artículo largo. Mi mente quedaba atrapada en los recursos de la narrativa o los giros del argumento, y pasaba horas surcando vastas extensiones de prosa. Eso ocurre pocas veces hoy. Ahora mi concentración empieza a disiparse después de una página o dos. Pierdo el sosiego y el hilo, empiezo a pensar qué otra cosa hacer. Me siento como si estuviese siempre arrastrando mi cerebro descentrado de vuelta al texto. La lectura profunda que solía venir naturalmente se ha convertido en un esfuerzo”.

Gadgets, fetiches, fijaciones y otros amuletos”. Una reflexión muy a tono con los tiempos que corren a cargo de Jonathan Franzen con el pretexto de la adquisición de última Black Berry.

Yo, apocalíptico confeso, la encuentro interesante, concreta e ingeniosa.

Si por unas nalgas se perdió Troya”. Cómo no se va a perder la amistad de dos amigos. Luego de incontables especulaciones al respecto, que incluían variadas clases de rumores (en su momento se dijo que los separaban diferencias políticas, secretos ambiguos o vanidades personales), y de acuerdo con este texto de 2007 publicado por The Independent, la famosa riña entre García Márquez y Vargas Llosa de 1976 habría sido originada por un lío de faldas, concretamente a que, en alguna ocasión, el peruano —un ojo alegre incorregible según algunos testimonios— habría abandonado a su esposa Patricia por una azafata sueca tremebunda, ante lo cual su despechada mujer habría procurado el consuelo de Gabo, quien no sólo le habría sugerido que “lo abandonara” —cosa que resulta inverosímil toda vez que ella había sido la dejada— sino también prestado un consuelo que el marido fugitivo habría encontrado inaceptable, sobre todo viniendo de un amigo. La historia, picante en un mundillo singular porque casi nunca pasa nada, se pierde entre dimes y diretes; pero lo que es un hecho es el descontón de Vargas Llosa sobre la humanidad del colombiano, que quedó registrado en esta foto insigne que nosotros celebramos toda vez que el chaparrito tiempo tiene que cayó de nuestra gracia. ¡Salud! ®

Archivado en Junio 2011, Wünderkammern

Tal vez también te interese:

Replicante recomienda

Suscríbete gratis a Replicante


FacebooktwitterPinterestBoletínRSS
Asociación Internacional de Publicaciones Culturales
Highslide for Wordpress Plugin