Pintura y otras distracciones

Obra de Fabio Gámez

Vista a la distancia, la obra de Fabio Gámez parece surcada por la discontinuidad y lo precario. Pinturas pequeñas para vender a los turistas en el malecón, un tiempo. Soportes como el cartón corrugado, puertas de tambor encontradas en el Bordo de Contención y lienzo, en otro. Ha incursionado también en grabado y neográfica.

Su obra se puede caracterizar por un manejo poético del color, así como de su insistente recurrir al cuerpo humano como tema. Hasta donde él recuerda, todo se ha tratado de un experimento, tareas —inconclusas, muchas—, bocetos más o menos desarrollados, pero trabajos completos también, negociaciones afortunadas.
Una obra dispersa y periodos oscuros en su carrera no dejan de llamar la atención sobre lo que prepara. ®

Publicado en: Julio 2011, Plástica

Si te gusta Replicante ayúdanos a cubrir nuestros gastos fijos. Apoya con un dólar al mes o más aquí.

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.