Reventar a patadas

Matate, amor, de Ariana Harwicz

Los días de tanta gente civilizada se han vuelto un atascamiento continuo, una punzada para el secreto con el que se arma, quisiera que su bebé dijera palabras bellas, que su marido se contagiara de ella, o que entendiera su sed que no comulga con el tabaco ni con esa impostada vida de familia establecida.

Matate Amor

Son dos: el bebé y el marido pero la historia es ella, su voz un martillo, una araña tocada por el agua. Le da lo mismo “estar a la intemperie o encerrada en un baúl”, ha parido como una yegua y ese dolor es una “rabia acumulada que podría beber hasta el paro cardíaco o cometer un crimen”, pero prefiere la exigencia en sus delirios. Sabe bien que “todo lo que se pudre forma una familia”. Los días de tanta gente civilizada se han vuelto un atascamiento continuo, una punzada para el secreto con el que se arma, quisiera que su bebé dijera palabras bellas, que su marido se contagiara de ella, o que entendiera su sed que no comulga con el tabaco ni con esa impostada vida de familia establecida, quizá por eso ella busca a alguien que pueda perturbarle el sueño, que la rompa, que le dé más como lo haría un animal moribundo en medio de esa realidad paralela a la que se entrega, quizá por eso ella se rehúsa al calor hogareño de su chimenea, sale a comerse el campo deseosa de que la tierra se la trague viva y es entonces cuando mira y busca y sus ojos lo incendian todo, su deseo: un apetito destructor, una alarma que no se puede desactivar, un grito entrelíneas porque a nadie le gusta ser siamés. Se quiere ir y se va: “La desgracia ajena es un chutazo de caballo”. La suya la condujo hasta el lugar donde hilvanó su locura de Virginia Woolf o de Silvia Plath, “que tenía mucho de hotel al parecer limpio y confortable”, de donde saldrá a ver el mar, a reencontrarse con lo que fue y no quiso, en medio de tractores, vecinos faulknerianos que fuman en sus puertas y aquel ojo dorado del ciervo que la atisba y la salva.

Ariana Harwicz.

Ariana Harwicz.

La primera novela de Ariana Harwicz (Buenos Aires, 1977), Matate, amor [Madrid: Lengua de Trapo, 2012] es consecuencia de una necesidad, de haber estudiado guión y dramaturgia y especializarse en Literatura comparada en la Sorbona, aunque Ariana ha cultivado la literatura desde niña, siempre la había visto desde el estudio, pero un día descubrió su voz creadora en palabras, un día se dio cuenta de que lo onírico se hizo melodía con la saliva de sus gritos. El resultado: una propuesta valiente de dos hombres que tienen y no tienen y una extranjera inconforme con su desgracia que mira las estrellas del cielo con honestidad de especie; revienta a patadas las convenciones magnificadas de traer un hijo al mundo y de una vida en familia donde todos viven y la pasión es el único muerto, el personaje construido por Ariana es una inmolación perturbada por la paz campestre, es un grito. Hay una moto dando vueltas por el bosque y un deseo de matar y morir, un ruego implacable como una caída al vacío. Ariana Harwicz ha parido una dinamita. Cúbranse los oídos… va a reventar. ®

Publicado en: Libros y autores, Mayo 2013

Suscríbete a Replicante

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.