SOBRE EL CARTÓN POLÍTICO EN MÉXICO

Rius y el capitalismo

Muchos transitamos por una especie de socialismo-guerrillerismo-marxistoide durante nuestra infancia y adolescencia hasta que, de alguna manera, llegamos a enterarnos de que el mundo en blanco y negro de los caricaturistas de la izquierda mexicana era una trampa: que había más y mejores explicaciones para comprender la realidad.

1. Cartón político y estilo

El cartón político en México es una de las formas de periodismo más populares: hay quien, antes de leer los titulares le echa una mirada a los cartones del día, que son auténticos editoriales gráficos, muchas veces con una contundencia superior a la que pueda tener cualquier articulista “especializado”.

Con rasgos propios, formas discursivas muy específicas e incluso técnicas particulares, el cartón político mexicano se diferencia de la caricatura política de otros países; posee un estilo propio, aunque en ocasiones ese estilo parece más una muletilla: los nuevos moneros parecen tratar de alcanzar ese estilo, arrastrando incluso sus vicios: sus lugares comunes, sus técnicas y su manera de resolver los gags. Ted Rall, el monero estadounidense, ha criticado que sus colegas connacionales sigan usando la técnica del ashurado y ha apostado por una camada de caricaturistas “nuevos” (no tanto, pues varios de ellos vienen publicando desde la década de los años ochenta) que han roto con el estilo perdominante en el medio. Línea limpia, trazos en computadora, estilos más modernos. Algunos ejemplos: Tom Tomorrow, Lalo Alcaraz, Clay Butler. Para ahondar sobre el panorama de la caricatura política estadounidense los invitamos a leer este texto [link al texto La nueva subversión].

En México, parece ser, aún no hay quien haya propuesto un viraje de tal magnitud, fuera de algunos ejemplos de caricaturistas que poseen un estilo marcadamente diferente del resto de sus colegas —el tapatío Jabaz fue uno de los primeros en dar ese salto cuántico,amén de Magú y sus bizarros monos. Ya veremos con los años si el cartón político mexicano decide madurar un poco. Por lo pronto, Kabeza, Jans, Paco Calderón y uno que otro pueden ser considerados dentro de ese grupo menos convencional.

2. La Coca-Cola es agua puerca

El pasado mes de enero el diario La Jornada —el Ocosingo Times, como se le ha llamado— y Grijalbo pusieron a la venta los que consideran los doce mejores libros de Eduardo del Río, mejor conocido como Rius. La primera entrega: La Trukulenta Historia del Kapitalismo, editado originalmente en 1976 y que, se explica en la contraportada, “es uno de sus mayores éxitos”. Como Rius explica, “el 50% de este libro fue tomado por cesión de los editores, del libro Historie Boken, de Annika Elmquist, Pal Rydberg, Gittan Jönson y Ann Marie Langemar, editado por Demos en 1971 en Suecia, Noruega y Dinamarca”.

Se trata, también, de uno de los clásicos manuales didácticos del maestro de Zamora, en los que suele explicar de manera muy clara temas en ocasiones difíciles de comprender por un público no iniciado.

En la página 72 nos encontramos con esta extraña joya:

A lo largo del libro se respira una atmósfera naturalmente anticapitalista, a veces rayando en un extremismo militante pro-socialista (hay que tomar en cuenta el tiempo que ha pasado desde que fue editado por primera vez). Desde luego que el capitalismo sí es todo lo malo que se narra en el libro, pero algunas sentencias en verdad que impresionan: “Si es usted capitalista, no necesita trabajar para vivir”, y por otro lado: “Si no es usted capitalista, tendrá que trabajar para vivir (y trabajar para el capital)”. Aún no decido si frases como éstas me resultan cándidas o convenencieras.

Por un lado, resulta que el estalinismo fue, solamente, un bache en la vida del socialismo, mientras que al capitalismo se le endilgan todos los adjetivos pues, a fin de cuentas, es el origen de todos los males de la humanidad. La globalización, por su parte, es sólo un nombre más para llamar al imperialismo. Resulta muy interesante que para explicar ciertos temas se dediquen libros enteros en los que éstos se desmenuzan a profundidad y, para otros, todo se reduzca a explicaciones tan simplonas.

Al final, el maestro se cura un poco en salud:

Este tipo de capitalismo, supongo, sí está bien. Este tipo de publicidad sí es válida. Estos productos sí deben promocionarse, venderse y comprarse. La presentación de esta promoción de La Jornada y Grijalbo —el libro y el cómic que lo acompaña vienen pegados en un cartón, de la misma manera que se promocionan otros productos/ofertas editoriales de colección— sí es correcta.

Varias generaciones crecimos leyendo a Rius. Muchos transitamos por una especie de socialismo-guerrillerismo-marxistoide durante nuestra infancia y adolescencia hasta que, de alguna manera, llegamos a enterarnos de que el mundo en blanco y negro de los caricaturistas de la izquierda mexicana era una trampa: que había más y mejores explicaciones para comprender la realidad. (La actualización al final del libro, hecha en 1998, incluye dibujos tomados de las historietas de El Fisgón, quien sigue la brecha ideológica y discursiva de Rius, sin variaciones).

De regalo con esta promoción se incluye un ejemplar con una historia del libro de Mis Supermachos y que, aparentemente, se completará en las doce entregas semanales de los títulos de Rius. En esas historietas se puede disfrutar el gran sentido del humor de Rius. En ese ámbito, y en la manera de contar historias, no se le puede reprochar nada. Una muestra:

Pero es indudable que su ideología es más maniquea que socialista. En la introducción a Mis Supermachos Rius se justifica así: “En mi descargo diré que debe tomarse en cuenta que tenía treinta años de edad, que militaba en el Partido Comunista, que nunca había hecho historieta y que estaba estrenando mi paternidad responsable”.

Dos días antes de que en los puestos de revistas se pudiera encontrar esta promoción, hojeaba La Jornada en la redacción de Milenio. El día: 19 de enero. La portada del día:

“¿De plano?”, le pregunté a Juan Alberto Vázquez, mostrándole la portada del periódico. “En todo caso”, me contestó, “yo habría puesto eso en la contraportada”.

Buena idea, pero antes La Jornada tenía un compromiso más importante por cumplir en su contra:

®

Archivado en Cómic, Septiembre 2010

Tal vez también te interese:

  • LAIBACH NSK MEX

    En todos lados se cuecen habas, recuerdo cuando Paco Calderon renuncio al Heraldo de Mexico, el director Gabriel Alarcon Jr, le dijo: “te vas como las putas…por dinero; aqui te hicimos…”; los cartonistas de izquierda forman hasta cierto punto una mafia, (salvo sus honrosas excepciones como Helio Flores) organizando remate de sus cartones (para beneficio propio), monopolizando los medios impresos, hasta en la SEP y Conaculta veremos sus cartones, hay algo que no cuadra y siempre uno se expone al criticar a estas Vacas sagradas del carton politico.

  • http://blumpi.wordpress.com/ Jorge Flores-Oliver

    Hola Salvador. No es mala idea, aunque dejé de seguir el trabajo de los moneros hace mucho tiempo, eran demasiado irritantes. Creo que no sé mucho de ellos a estas alturas.Pero El Fisgón sí merece un texto aparte, aunque no quiero escribir sin haber leído aún su trabajo sobre el cartón político y combativo, el cual no he leído aún, por caro. En realidad me interesa mucho más escribir algo sobre Jis, uno de esos moneros sui géneris del país.
    Gracias, y saludos.

  • http://sothsayer.blogspot.com Salvador

    Es una serie de artículos? Pensé que iba a hablar de mas moneros el autor.

Replicante recomienda

  • México: Las ruinas del futuro: La matanza de estudiantes normalistas en Iguala es el acontecimiento más brutal y estremecedor que los mexicanos han vivido y exhibido al mundo en lo que va del siglo XXI. Decimos que es el peor, pero no el único: las recientes ejecuciones de Tlatlaya perpetradas por el Ejército (Estado de México), la masacre de migrantes en San Fernando (Tamaulipas) a manos de una banda asesina, la prolongada ola de feminicidios en Ciudad Juárez, el incendio del Casino Royale ...
  • ¿Quién dejó entrar a Martin Amis?: Por Mónica Maristáin: Lionel Asbo. El Estado de Inglaterra, la novela 13 en la esplendorosa carrera del escritor británico Martin Amis (Londres, 1949) expresa la mejor forma de un autor que ha estado muy ocupado en los últimos tiempos en diversas tareas: cuidar a sus suegros ancianos, llorar la muerte de su mejor amigo......
  • De ratones y conejitas: Quedamos en encontrarnos en un bar de la Avenida Corrientes. Llego primera y me pido una cerveza. Se me antoja más algo caliente (hace frío y llueve torrencialmente), pero pienso que si voy a entrevistar a un guionista porno necesito un poco de alcohol....
  • La Diana Martin Gallery te invita a su exposición anual titulada “Las Historias”: Antes de que se desperdigue por el mundo, conoce el trabajo completo de este ciclo acompañado por las historias que enmarcan la obra de Diana. 22 noviembre en Guadalajara....
  • Deap Vally en el Teatro Estudio Cavaret de Guadalajara: El dúo Deap Vally ya está listo para presentarse este 17 de septiembre en Guadalajara, los boletos cuestan sólo $300, te garantizamos muy buena noche. Abrirá The Black Feet Revolution......

Suscríbete gratis a Replicante


FacebooktwitterPinterestBoletínRSS
Highslide for Wordpress Plugin