Una postal navideña

Algunas carcajadas de regalo

Un Santa Claus rufián, un grupo de villancicos bajo la nieve y unos reyes magos un tanto desorientados sólo podrían ser personajes de la alucinante mente de Terry Gilliam, genio del humor y precursor de las animaciones stop-motion.

Compartir:

Publicado en: Animación y video, Diciembre 2012

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.