AL REVERSO DE LA HERIDA

Dos poemas

Es el ojo de Dios

Es el ojo de Dios y observa la soledad del mundo

La luna es tenue y arde en la noche porque no puede dormirse

Su insomnio es también su inteligencia

Es un pedazo de mar congelado y en el cielo

Es agua color de plata

Es el espejo de los adivinos

Algunos afirman que es un barco encallado en una nube

Que es el globo de un niño e hipnotiza a quien la ve

La luna es verde aunque sea blanca

Nació cuando yo pensaba en ti

La luna es el punto G del universo

Tú y el agua son lo mejor que me ha pasado

Se enoja si la enclaustran y hay quienes la han visto escaparse a borbotones

Es fiel a su relámpago y le encanta ser descubierta por la luz

Los que aman, pueden caminar sobre las aguas

La mayoría lo ignora, el diluvio principió con una gota

Conocer implica sumergirse, dar tragos amargos o saciar la sed con tu saliva

Con agua se cultivan claveles y personas

Tengo miedo de la claridad, soy el primero en negar que me hipnotizas

El agua demuestra que irse no significa traicionar. ®

Compartir:

Publicado en: Poesía, Septiembre 2010


Te invitamos al curso Presencia en internet para escritores el próximo sábado 2 de septiembre.
Pide informes y confirma tu participación.

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • Uriel Delgado

    Sublime mi maestro SUBLIME