Pensamiento y reflexión

Al son de la vereda

Omara Portuondo, al centro, y de izq. a der.  Eliades Ochoa, Jesús "Aguaje" Ramos, Barbarito Torres y Manuel "Guajiro" Mirabal. Foto © Alejandro González.

No es la primera vez que se presenta en la historia de la música popular latinoamericana un fenómeno con características similares a las de la orquesta cubana. La Sonora Matancera y Fania All–Stars figuran como ejemplos de orquestas que reunieron, con gran éxito, a algunos de los más reconocidos y aclamados intérpretes de la música latina.

La Sonora San Francisco

Panchito y el Tiburón.

Tiene casi cuarenta años de formado y es el grupo tropical más completo y popular de Guadalajara. Han tocado con Celia Cruz y amenizado miles de fiestas, pero los encuentra siempre en el salón Veracruz de la capital tapatía.

La afortunada mala suerte de Eleanora Gough

Anita O'Day.

Si mal no recuerdo fue Ethel Waters (la que después acabaría como secuaz del evangelista Billy Graham) quien dijo que Holiday cantaba como si le apretaran los zapatos. La frase destila un poco de mala voluntad pero contiene un mucho de verdad.

Una mirada al ragtime

Scott Joplin al piano.

El ragtime es y no es jazz, confusión generada porque existen dos tradiciones, dos formas de tocar rags que provienen de dos ciudades distintas. Es ya un lugar común decir que el jazz nace en Nueva Orleans, pero es menos conocido que el ragtime nace en Sedalia, Missouri.

En la mente del ídolo

Atardecer en Acapulco.

Especialista y observador de varios géneros de la música popular, el autor ofrece un vasto ejercicio de imaginación literaria para penetrar en la mente de uno de los más grandes y perdurables ídolos latinoamericanos de la balada romántica. Usted lo reconocerá.

Hobsbawm, uno de los negacionistas del siglo XX

Una víctima del genocidio en Darfur ordenado por Omar al-Bashir.

En la Historia del siglo XX las masacres de Kronstadt y Katin simplemente no existen. En Kronstadt la comuna revolucionaria fue definitivamente aplastada por los bolcheviques y Katin fue la masacre fruto del pacto nazi-soviético. Hobsbawm escamotea la historia.

El cuerpo humano: lugar para la vida y la guerra

Periodistas fotografían a un hombre herido durante los disturbios en Reiger Park, Sudáfrica, en 2008. Foto © Siphiwe Sibeko / Reuters. www.20minutos.es

Para nosotros, que no creemos que un mundo nuevo esté esperándonos a la vuelta de ninguna “revolución”, nuestra única opción es exigir que el Estado laico y democrático haga cumplir la ley, que proteja las libertades individuales y que haga respetar los derechos humanos

La guerra y el colapso del Estado

Tropas francesas en Mali, 2013.

No es casual que las guerras proliferen en países donde no existe la democracia, allí donde gobernantes dictatoriales imponen su voluntad sin restricción. En Estados con libertades, en cambio, la gente tiene la posibilidad de cambiar de políticos cuando éstos no se ajustan a sus deseos.

La furia de Villa

Pancho Villa actuando para las cámaras de la compañía fílmica estadounidense Mutual.

La admiración por el personaje ha dado pie a museos improvisados que prácticamente se convierten en capillas donde algunos, endiosados con la figura de Villa, deciden adorar la herencia de sangre y muerte que el bandolero dejó.

Así en el arte como en la guerra

Cristo yaciente, de Gregorio Fernández.

El país se encuentra en guerra desde hace algunos años. Contra el crimen organizado, contra el gobierno, contra los monopolios, contra los sindicatos, contra los anarquistas, contra el ejército y los grupos de choque, contra el pueblo: contra sí mismo.

Highslide for Wordpress Plugin