Las edecanes, la libertad y un par de libros

Un vistazo político a la FIL

La serenidad con que el doctor Miguel Carbonell expone sus ideas se cimbra con los gritos estentóreos de cientos de jóvenes de secundaria que expresan de esa manera su admiración por personajes paridos por la abyección televisiva como Facundo, Omar Chaparro, Tamara y La Garra. Otros cientos de escolares deambulan como tribus perdidas por los pasillos de la Feria sin atreverse a tocar un libro, mucho menos a comprarlo.

Dice mi amigo Pavel, ingeniero de sistemas de Cisco, que no volverá más a la FIL porque ya compró todos los libros que debe leer —clásicos, en su mayoría—, y que las edecanes están más buenas en la Expo Ferretera. Ni cómo alegarle. Aunque, si Pavel se interesara un poco por la situación y el análisis de lo que pasa en el país, sobre todo en el cambio de gobierno, podría haber asistido a la presentación del libro Desafíos a la libertad en el siglo XXI, del doctor en Derecho Miguel Carbonell, publicado por la editorial ecuatoriana Jurídica Cevallos. Un estudio crítico sobre el deterioro de las libertades y la seguridad en el sexenio de Felipe Calderón y la precipitada guerra contra el crimen organizado. ¿Tuvo otras opciones el ya casi ex presidente antes de emprender el combate al narco? Carbonell responde afirmativamente. Sí. Las tasas de criminalidad —secuestros, asesinatos, extorsiones— venían bajando sensiblemente en los últimos años, por lo que era necesario planear estrategias más inteligentes y menos estridentes y mediáticas. Un grave error de Calderón fue el no haberse planteado los términos de una eventual victoria y un plazo para terminar con esa guerra. El saldo es de miles de muertos, inocentes y criminales, y un conflicto que se hereda al próximo gobierno.

La serenidad con que el académico expone sus ideas se cimbra con los gritos estentóreos de cientos de jóvenes de secundaria que expresan de esa manera su admiración por personajes paridos por la abyección televisiva como Facundo, Omar Chaparro, Tamara y La Garra. Otros cientos de escolares deambulan como tribus perdidas por los pasillos de la Feria sin atreverse a tocar un libro, mucho menos a comprarlo —bueno, con esos precios prohibitivos en su mayoría pocos nos atrevemos a hacerlo. Hordas casi iletradas que harían las delicias de los sagaces teóricos del movimiento 132.

Un libro que debería avergonzar a sus autores es el engendro titulado Pienso, luego estorbo. Textos en defensa de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, coordinado por Claudio Albertani y concebido para atacar a la rectora de la UACM, Esther Orozco, quien se atrevió a señalar el fraude educativo en que se convirtió casi desde su fundación esa universidad, creada por Andrés Manuel López Obrador. “El libro es un auténtico testimonio de la lucha democrática de la comunidad uacemita”, escribe alegremente Román Munguía Huato en su apología “Nada humano me es ajeno”, en la que no duda en acudir a Marx para justificar lo injustificable: la UACM es un fiasco [Milenio Jalisco, 29 de noviembre de 2012], aunque digan lo contrario coautores como el funcionario transpartidista Víctor Flores Olea o el tramposo periodista cultural Humberto Musacchio —¿que no? Echen un vistazo a su Historia del periodismo cultural en México y luego hablamos. ®

Compartir:

Publicado en: FIL, Noviembre 2012

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.

  • ROMAN MUNGUIA HUATO

    En defensa de la educación pública
    CRIBAJesús Anaya Rosique
    MILENIO, 2012-12-06 • Política

    Luego de 92 días de huelga, el movimiento de estudiantes, académicos y administrativos de la UACM logró el pasado jueves 29 su principal reivindicación: constituir legalmente el Tercer Consejo Universitario, conforme a los acuerdos propuestos por la ALDF que finalmente fueron aceptados por las partes en conflicto. El Consejo Estudiantil de Lucha aceptó entregar a este Tercer Consejo Universitario los planteles ocupados, aunque la rectoría y su minoría de consejeros se han retirado de las sesiones, violando en los hechos los acuerdos firmados y obstaculizando la normalización académica, que será factible solo con la destitución de la esperpéntica rectora Orozco.

    Este libro, escrito y compilado por un destacado profesor de la UACM (reprimido por su actividad sindical), es un aporte para la comprensión cabal de lo que ha sucedido en la UACM, desde su fundación, en 2001, hasta la ejemplar lucha en curso emprendida para restablecer la legalidad universitaria y defender el modelo educativo original, “una conquista democrática enmarcada en la ola de resistencias planetarias contra la expropiación del conocimiento”. El título de la obra es una frase coreada por los jóvenes indignados españoles.

    Se intenta responder a varias cuestiones claves: “Qué pasa con la educación en México y en el mundo?” “¿Por qué una pequeña universidad pública, única que ofrece a sectores desposeídos acceso a la educación superior, es duramente atacada?” “¿Por qué el gobierno de Ebrard intenta estrangular un proyecto educativo creado por el anterior gobierno del DF?” En agosto pasado, la rectora desconoció los resultados adversos obtenidos en la elección del Tercer Consejo Universitario (donde los consejeros opuestos a la contrarreforma educativa de Orozco-Ebrard obtuvieron la mayoría), y dio un verdadero “golpe de Estado”, ante lo cual, los estudiantes ocuparon los cinco planteles escolares.

    “Nacido como instrumento de reflexión sobre la lucha de los sectores críticos de la UACM, este libro se dirige a quienes están preocupados por el futuro de la educación en México, en un momento esencial para defender la educación alternativa”. Está articulado en dos secciones, y la primera, escrita por Albertani, por tres capítulos: “¡Autonomía, educación y libertad!”, presenta los lineamientos del proyecto educativo —sus logros, pero también sus limitaciones—, en el contexto de la resistencia contra la privatización de la educación pública. El 2º capítulo, “Crónica de una pesadilla”, es una suerte de cronología: antecedentes (2001-2010); orígenes del conflicto (mayo 2010-febrero 2011); la primavera de la UACM (marzo-julio 2011); un año de difícil resistencia; la huelga estudiantil (agosto-noviembre 2012). En “El jardín de Epicuro”, Albertani expone la fundamentación teórico-histórica del modelo educativo de la UACM.

    En la 2ª sección (“Documentos”), una selección de textos de personalidades intelectuales: M. Aguilar Mora, E. Dussel, M. Pérez Rocha (rector fundador), H. Aboites, G. López y Rivas, D. Huerta, C. Fazio, H. Musaccchio, J. Avilés, entre otros. “Opiniones” (junio 2011-octubre 2012) reúne textos en defensa de la universidad; en “Voces de la comunidad” (abril 2011-octubre 2012), los protagonistas abordan los hitos principales del conflicto desde diferentes perspectivas; y “La huelga estudiantil”, un primer intento de reunir testimonios significativos acerca de este movimiento.

    Claudio Albertani, Pienso luego estorbo. Textos en defensa de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, con caricaturas de Chirín, Juan Pablos, México 2012, $150, 368 pp. ISBN 978-607-711-106-1 [con un CD realizado por los estudiantes Mario Marlo, Marisol Cabrera y Fernando Hipólito]. claudio.albertani@gmail.com

  • A los profesores Albertani y Munguía: http://revistareplicante.com/la-universidad-del-populismo/

  • Claudio Albertani

    Lo único evidente del escrito de Rogelio Villarreal es que no leyó el libro, pues no hay una sola palabra que así lo indique. Por demás queda claro que, en efecto, cuando uno piensa … estorba, lo cual es precisamente lo que pretendemos demostrar. Al señor Villarreal, como a Orozco, a Ebrard y al establishment académico, le estorba la existencia de la UACM, pero igual que muchos otros sólo sabe lanzar insultos. Le agradecemos de corazón ofrecernos una luminosa confirmación de la tesis central del libro: la lucha por la UACM no es contra una persona, sino contra un sistema. La ganaremos muy a su pesar.
    Atentamente,
    Claudio Albertani
    i

  • Román Munguía Huato

    Entre FILias y fobias, en su artículo Las edecanes, la libertad y un par de libros (Filete, FILias, MILENIO Jalisco 30/11/12) Rogelio Villarreal se convierte en uno más de los edecanes y defensores del fiasco de rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) Esther Orozco y Orozco. Villarreal pretende criticar mi artículo: Nada humano me es ajeno (MILENIO Jalisco, 29/11/12), afirmando que es una alegre apología del libro –al que califica de engendro– Pienso luego estorbo. Textos en defensa de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (Juan Pablos Editor), cuyo coordinador es Claudio Albertani.
    Por supuesto que mi artículo es una alegre y convencida apología del libro citado; pero más que una defensa del libro mismo es un reconocimiento pleno a la lucha democrática de la comunidad uacemita. El libro no está concebido para atacar a la rectora y sus engendros porriles y simpatizantes sino para defender legítimamente el proyecto de universidad que la tal rectora ha pretendido desmantelar impunemente atacando los derechos laborales y académicos de los administrativos, académicos y estudiantes. El libro sin haberlo leído y mi artículo le resultaron a Villarreal un pesado estorbo para sus frivolidades y cursilerías retóricas; el Filete editorial le indigesto a tal punto que confundiendo la gimnasia con la magnesia afirma que la cita de Marx es “para justificar lo injustificable”. Desde luego que no, la cita en mi artículo es para relacionar la necesidad política de transformar al tiempo la educación y la sociedad
    Si al menos Villarreal “se interesara un poco por la situación y el análisis de lo que pasa en el país…” otro Filete se comería ¡Ah que edecán tan tramposo con sus abyecciones y filias al mandarinazgo universitario!

    Román Munguía Huato