“A Loret todo el mundo le contesta”

¡De panzazo! Entrevista con Juan Carlos Rulfo

“La película no importa a partir de ahora, lo que importa es que tú tengas la posibilidad de cambiar tu entorno y que participes en esta conciencia que implique educar a alguien o que tú te eduques a ti misma”, dice Juan Carlos Rulfo.

Loret de Mola y Juan Carlos Rulfo

La educación en México es un asunto espinoso. Entre sus obstáculos se encuentran la relación entre la clase política en turno y el todopoderoso Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y su líder vitalicia Elba Esther Gordillo, además de la corrupción, la abulia de los alumnos y los bajos salarios de los maestros. No es que haya descubierto el hilo negro, pero con su reportaje ¡De panzazo!, Juan Carlos Rulfo y Carlos Loret de Mola rascan el talón de Aquiles del país con cifras y datos duros, entrevistas con maestros, estudiantes y los altos mandos de la Secretaría de Educación Pública y el SNTE. “Es una película de denuncia social completamente”, dice Rulfo, director de documentales como En el hoyo (2006) y Los que se quedan (2008), y que tiene la intención de modificar la perspectiva de los espectadores respecto del estado de la educación exhortándolos a participar con manifiestos, quejas y boletas. Con él charlamos a propósito de ¡De panzazo!

—¿Cómo comenzó a gestarse el proyecto?

—Venía saliendo de Los que se quedan y estaba buscando algo con conciencia social, algo que me satisficiera, como el presente del país y su impunidad. Quería hablar de un corte social y un tema preocupante, tenía que ser lo que engloba todo, no economía, y alguien dijo “educación” y sentí que era justo. Haber tenido la oportunidad y la complejidad de hacerlo era algo inexplorado.

—¿Tiene que ver que se haya estrenado en pleno año electoral? ¿Es con la intención de influir en el resultado?

—No, tal vez incurra. En realidad tuvo muchas historias alrededor, primero creyeron que se estrenaría en seis meses, luego en un año, dos. Fue casualidad. Éste es un gran momento para hablar de política y conciencia social y decidimos que éste fue el mejor momento, pero si algún candidato quiere usarla para sus consignas allá él. Aquí el punto es que la sociedad civil participe con un tema muy oportuno como esto; hay coincidencias y es afortunada para el lanzamiento comercial y para presionar políticamente.

—¿Por que se eligió a Carlos Loret de Mola para la conducción y no a otra figura?

—En realidad fue por la asociación civil Mexicanos Primero de Claudio X. González, que empezó a plantear una serie de reportajes para lanzar algún mensaje y uno de los más potentes para ello era Loret, y se presentaron con esa idea para que los hiciera durante una cierta temporada. Él sugirió que se hiciera una película; llegaron otros, me invitaron, ya sabía que estaba Loret en el proyecto y propuse la estadística y cómo se vería sin que pareciera un Power Point. También estuvo involucrado Alejandro Ramírez [Cinépolis] en la parte mediática. Vimos las reacciones que podría causar en el público. Si ves la película con prejuicio no estamos avanzando, por eso la hicimos así.

—¿Cómo fue el acercamiento a Elba Esther Gordillo?

—Loret ya tenía relación con ella, su ventaja es que tiene los teléfonos de todo el mundo y cualquiera le puede contestar. De hecho muchos invitados políticos a la premiere de la película fueron por Loret. Si él le habla a Alfonso Lujambio le contesta. Tiene mucha influencia. Pidió la cita, la entrevistamos. Ya que ella sea hábil y escurridiza es otra cosa, mis respetos para ella porque eso va más allá de nosotros. Tiene una actitud y una forma de ser muy poderosa y es parte de la historia. Es muy astuta y eso habla de cómo impacta en el país.

—¿Hubo alguna reacción en el SNTE por las declaraciones de “la Maestra” en el documental?

—No sé, hubo rumores de que los maestros irían a tapar las salas, que iba a haber movilización. Lo curioso es que tengan que hacer una campaña para contestar esta crítica que no es directamente hacia ellos sino a la educación. Esa es la agresión que ellos sienten.

Uno de los “ganchos” para que nos dejaran entrar a las escuelas privadas fue decir que iba a ir Loret a entrevistar, mientras algunos lo idolatran para otros era una pésima idea, pero cuando se trata de tomarse la foto todos están ahí y fue así como nos dieron permiso.

—¿Fue invitada a la premiere?

—Hubo una función para el sindicato y algunos fueron y otros no. Hubo hermetismo y no hubo mucha comunicación, tienen una línea muy marcada y nuestra idea es que hubiera una comunicación completa. Puede sonar naive, pero el punto es que nos reuniéramos para sacar el problema, no es de tirarle a nadie sino que nos juntemos. Es curioso que nadie dijo nada en su momento y ahora están contestando. El chaleco se lo pone quien le quede.

—¿Intentaron buscar a Felipe Calderón?

—No, se intentó hacer una entrevista pero hay tantas variables. No es el presidente sino las autoridades de las secretarías respectivas. Quizá hubiera ocasionado que se politizara mucho la película.

—¿Como obtuvieron la información y los datos duros que se muestran en el filme?

—En la página hay una parte donde vienen los datos, los números y algunos vienen de 2009, la estadística de cada país y muchas de estas fuentes son de 2011, censos, y éste fue el trabajo de Mexicanos Primero. Es la fuente general de la información.

[Las fuentes mencionadas son el Instituto Nacional de Estadística y la OECD Family Database].

—En cuanto a las entrevistas a los estudiantes, ¿por qué elegiste a alumnos de escuelas secundarias de gobierno?

—Porque ése es el final de la educación media básica, y el punto es que ahí se ve el resultado de la educación. Pude haberme echado un viaje desde el kinder, pero ésa es la cúspide y los jóvenes son el espejo del sistema. No hubo mucho acercamiento a escuelas privadas porque es difícil entrar a una, está prohibido filmar a un chavo y cuando son menores de edad no son responsables. Si los filmas debes tener un permiso de sus padres. Las escuelas privadas son como búnkers, tienen miedo del secuestro, es muy fuerte, toman muchas más precauciones. Las escuelas de gobierno eran el blanco natural y piensas en la educación que dan ahí. Para acceder pides permiso a la Secretaría de Educación Pública.

”Uno de los “ganchos” para que nos dejaran entrar a las escuelas privadas fue decir que iba a ir Loret a entrevistar, mientras algunos lo idolatran para otros era una pésima idea, pero cuando se trata de tomarse la foto todos están ahí y fue así como nos dieron permiso.

—¿El problema de la educación es culpa de los políticos y los sindicatos?

—No creo, es una parte muy fuerte, el estado político es igual de grave o más. También tiene que ver la actitud de los padres, la indiferencia y la parte de información e interés de lo que pasa adentro, los usos y costumbres. Las escuelas no permiten que los padres entren así como no nos dejaron grabar; sí lo hay cuando tienen asambleas, pero nada más. Hay que crear usos y costumbres diferentes. Si hay comunicación puedes continuar y no hacer una separación total de lo que pasa en la escuela y la casa, eso ocasiona serios problemas.

—¿Cómo percibes la educación de tu etapa de estudiante a como es en la actualidad?

—Sí hay diferencias, yo siento que era mejor antes. Había más rigor de que “te doy tus chanclazos” y ahora eso es muy castigado porque el maestro ya ni siquiera puede tocar al alumno. No es que volvamos a lo anterior, pero hay una falta de entendimiento, de construir la ética y el rigor; hay muchas materias que ya no están, han cambiado los libros de texto, los horarios, la actitud de los profesores, tabúes contra el sexo. La fuerza del sindicato ha sido mayor a cuando yo egresé de la primaria que fue en el 76, después de unos cinco o seis años tuvo mas fuerza y se volvió una fuerza política y sí se siente.

—En lo que a ti respecta ¿como buscas inculcar a tus hijos una educación de más calidad?

—Tengo dos hijos. Más allá de la información he tratado de tener más cercanía y dar una mayor libertad de que no hagan lo que se les pegue la gana, pero sí de que hay un rigor en la casa y hay límites. Hay rutinas como lavar el plato, doblar la ropa, eso cuesta trabajo y la constancia de esa noción de orden y el hacer constantemente cosas funciona. No obligarlos a que tienen que cumplir con un plan de trabajo como aprender a leer a los siete años. Ellos están en una escuela no incorporada a la SEP porque no la quiere, no autorizan escuelas que no tengan su sistema.

”Para mí no es tanto la información en los primeros años sino reconocer y entender el mundo que te rodea. Nosotros hacemos mucho trabajo juntos, leemos mucho y están desarrollando la imaginación. No se trata de volverlos adultos tan chiquitos. Hacen falta vínculos entre la gente y la sociedad, se descuida la población a nivel espiritual, en el desarrollo interior del ser humano. La película no importa a partir de ahora, lo que importa es que tú tengas la posibilidad de cambiar tu entorno y que participes en esta conciencia que implique educar a alguien o que tú te eduques a ti misma.

Sic. ®

Compartir:

Publicado en: Cine, Marzo 2012

Suscríbete gratis a Replicante:

Aquí puedes Replicar

¿Quieres contribuir a la discusión o a la reflexión? Publicaremos tu comentario si éste no es ofensivo o irrelevante. Replicante cree en la libertad y está contra la censura, pero no tiene la obligación de publicar expresiones de los lectores que resulten contrarias a la inteligencia y la sensibilidad. Si estás de acuerdo con esto, adelante.