(Paréntesis)

Tikkun Olam

Nicolás.

Imposible imaginar cuántos destellos, fulgores, chispas y resplandores distintos habrán visto tus ojos antes de que yo te enseñara a llamarlos a todos igualmente luz. Cuántas lluvias y brisas irreconciliables habrás conocido antes de que yo las encasillara en una sola, cuántas lunas.

El deseo de perderse

Typus Orbis Terrarum.

Al principio me gustaba compararlo con los planisferios que me enseñaban en la escuela, “corregir” las imprecisiones en el trazo de la península de Yucatán y el Golfo de México. No fue hasta que me dediqué a observarlo con detenimiento cuando descubrí los dibujos de fantásticas bestias marinas acechando los barcos exploradores.

Apuntes para un siglo sin nombre

paris-cafe-1920s-natl-geographic1

El hastío y el desasosiego que permean este siglo de placeres efímeros es justamente lo que nos obliga a desear consciente o inconscientemente un Apocalipsis que nos redima y termine de una sola vez la tarea lenta y minuciosa de la descomposición.

Umbrales

espejo04

El cuerpo ha sido pensado siempre como un páramo de significados que burlan al lenguaje, vehículo de las sensaciones y de los placeres, impureza mundana y perfección divina. Sin embargo, para mí el cuerpo es un umbral. El límite entre mi mundo y el mundo de los otros.

Navegar los abismos interiores

André Gide

El diario íntimo como género literario jamás se le habría hecho posible a Aristóteles, su auge es prácticamente nuevo. Y es poco probable que antes de André Gide los escritores se plantearan sus diarios como material publicable. Escribir un diario con la intención de publicarlo es una contradicción fascinante…

Los cuadernos en blanco

nina con libro

Chihuahua, como todos los estados fronterizos, siempre fue un lugar peligroso, marcado por el tráfico de drogas, de armas, de influencias, de personas, de ilusiones y desilusiones. Si se convirtió en mi paraíso fue gracias a mi padre, que me mantuvo lo más lejos que pudo de los rumores que cuchicheaban las señoras que iban a tomar café a la casa.

Para beber el agua envenenada

bartleby

¿Qué ocurre pues con los escritores que en lugar de padecer el síndrome de Bartleby padecen lo que bien podría llamarse el mal de Kafka? Aquellos que adoptan el silencio pero sólo de manera intermitente porque sus vidas se ven tiranizadas por dos fuerzas abrumadoras y contradictorias: la implacable necesidad de escribir y la imposibilidad de hacerlo.

La infamia de leer a Benedetti

Mario Benedetti

Como yo ya leía poetas de verdad ninguno de los dos volvió a proponer que leyéramos juntos al uruguayo. Lo leía yo sola, casi a escondidas, los días que me daba por extrañar mi casa y su mejilla rasposa contra mi frente. Entonces me ponía a llorar como cuando aun tenía que explicarme las palabras difíciles.

La década perdida

Carlos Salinas

Al cerrar la primera década del siglo XXI la realidad nos estaba esperando: nos convertimos en una generación de desempleados. Entonces comenzamos a despertar de la apatía. Ahora sí nos interesamos por lo que ocurre a nuestro alrededor, ahora sí nos duelen todos los muertos y nos indigna la miseria.

Mirar es poseer

1

Jamás he vuelto a saber de la muchacha del supermercado, he llegado a la conclusión de que en donde trabajaba se han enterado de que no sabe leer y la han corrido. Tal vez está de regreso en Guerrero con su familia, tal vez sea lo mejor…

Highslide for Wordpress Plugin