Literatura

Antes y después de la lluvia de cenizas

En el bosque de Katie.

Personajes con su propia complejidad. Justo lo necesario para conseguir una buena novela. La novela se divide en un antes y un después de la lluvia de cenizas. Una vez que ésta llega provoca el cambio brutal no sólo del entorno geográfico sino de los personajes y de sus circunstancias primarias.

Nuestro campo de guerra

Sergio González Rodríguez. Foto © teinteresa.es

México es un territorio en guerra y no hay estrategias ni perspectivas de un futuro que deje en el pasado la inseguridad, la corrupción, la ineptitud de políticos y empresarios y una difícil relación con Estados Unidos.

Grandeza de la literatura infantil y juvenil

El libro y los niños. Ilustración de www.themoatblog.com

La idea que tienen muchos acerca de estos géneros es que son menores, de fácil construcción, con recursos narrativos básicos y, lo que es peor, con lectores que aún no tienen la capacidad para discernir y analizar las grandes obras literarias, por no decir que en ocasiones los niños y los jóvenes son tratados como idiotas por los autores.

Cara a cara sobre el fango

Monsieur Ari Volovich.

En lo personal, me quedo sobre todo con los textos de más largo aliento, aquéllos en los que no sólo está el Volovich suspicaz e irónico de aforismos y prosas, sino también el narrador pulcro y resuelto que brinda a Jet Lag las que sin duda son sus mejores páginas.

Así murió Pedro Infante

Pedro Infante como Pepe el Toro.

La reportera le señaló que, si el relato era cierto —y ella insistía—, era Ruiz Cortines quien lo habría mandado golpear hasta dejarlo estúpido por estarse beneficiando a una de sus queridas, pero Pedro no recordaba nada.

Demonios

20060428092400-amanecer-ojo

Homicidio en silencio, mentiras que desgarran,/ sinceridad perdida que se quiebra y fallece…

Cien años de misoginia

El escritor Gabriel García Márquez y el dictador Fidel Castro.

Hay cuentos en los que las protagonistas tienen muertes trágicas, que se prolongan en el tiempo y el espacio, y comparten un elemento en común —más allá de la necesidad del autor de hacer que sus personajes del género femenino sufran y sufran de verdad—: el estoicismo.

Aquí se vive con mucho miedo

Aquí da miedo...

Con más de veinte años en nuestro país, y sin olvidar su origen caribeño, Odette Alonso transita sin ninguna dificultad de un registro narrativo a otro para mostrarnos en Hotel Pánico la miseria que viven sus personajes en ambas naciones.

El día que se desinventaron los espejos

Pintura de Jorge Sarquis.

Los accidentes automovilísticos se hicieron aún más cotidianos, se le dio más importancia a la pintura y al dibujo, se dejó de pedir visas y pasaportes en el cruce entre países y, por fortuna de las mayorías, la figura de todos se hizo un tanto más redonda.

Genealogía de la soberbia intelectual

Enrique Serna. Foto © El Siglo de Torreón.

En el panorama de la literatura mexicana actual él se mueve despacio. Una cautela casi invisible en cuanto a presencia en los medios. No así con su obra. Digamos que lo suyo es reptar del cuento a la novela. De sus columnas en distintos medios periodísticos a sus polémicos ensayos. De cualquier manera Enrique Serna siempre aparece.

Asociación Internacional de Publicaciones Culturales
Highslide for Wordpress Plugin